Volvemos a Murcia: Águilas

EL HOTEL

El hotel que reservamos en Águilas fue un asco.  El Husa Águilas Resort , de tres estrellas, pero que se merece una como mucho. Está a 1’5 km del centro, pero hay que coger el coche, pues está en las afueras rodeado de campo y caminos de tierra.


Decidimos contratar una suite con desayuno. La habitación era bastante grande, pero todo viejísimo y descuidado, manchas en las paredes, faltaban tiradores de los cajones, habían arrancado un trozo del respaldo del jacuzzi…  Y el desayuno, una decepción. Todo revenío. Podéis ver las opiniones de viajeros en el TripAdvisor y veréis como coinciden conmigo. Es un hotel venido a menos. Ni siquiera cambiaron las sábanas, os lo aseguro.


Además, la última noche que pasamos nos encontramos cucarachas en el cuarto de baño, como mi puño de grandes. Bajamos a recepción y subió un chico a… ¡pisarlas!  Nos dijo que eso era normal, que quién no había tenido, que hasta en su casa había de vez en cuando… Pues una no se espera cucarachas en una suite, la verdad, al menos en España.  Fregó y se fue.

A la hora de hacer el check out, la recepcionista nos preguntó que si habíamos disfrutado de la estancia. Le dijimos que no y le contamos lo sucedido. Nos pidió disculpas, apuntó nuestro email y nuestro teléfono y nos dijo que el hotel nos ofrecería una compensación… que no llegó nunca.

LA CIUDAD

De Águilas visitamos su paseo marítimo, su casino y su castillo. Nos dio el aspecto de un pueblo también venido a menos, muchos negocios cerrados, poca gente… triste, en general.


La subida al castillo se hace atravesando el casco antiguo, con unas casas muy bonitas, pero calles sucias. La entrada cuesta 2€ y gratis para los estudiantes.  Dentro está lleno de maquetas y audiovisuales.






Lo que más me llevo de recuerdo del pueblo es lo bien y barato que se come allí. Aquí tenéis los horarios y precios de todo lo que se puede visitar:



Compártelo

Entradas relacionadas