Nueva Zelanda: Día 9 – Visitando el Glaciar Franz Josef



Un glaciar es una masa de hielo de origen atmosférico que se forma por encima del nivel de las nieves perpetuas. Los que existen en Westcoast National Park  son glaciares de montaña o alpinos. Tienen una zona de acumulación (circo), y una zona móvil (lengua glaciar). Son los únicos del mundo que pueden ser explorados por los viajeros. No hay otro lugar a esta latitud en el que existan glaciares tan próximos al océano.

El glaciar Franz Josef mide 12 km de largo, un descenso de 2.286 km y termina en una catarata de hielo de 305 metros sobre el nivel del mar. Los maoríes creen que se formó por las lágrimas de una chica al morir su amante. Lloró tanto, que sus lágrimas se deslizaron desde la montaña hasta congelarse formando el glaciar.

Su velocidad de descenso es cada vez mayor: un metro o más al día. Diez veces más rápido que los de Los Alpes Suizos. Los restos de un avión que chocó contra él en 1943, a 3’5km de su lengua terminal, llegaron abajo seis años y medio después, a 1’5m al día. 

Desde el aparcamiento al glaciar hay unos 40 minutos andando. El camino es casi todo llano, pero con muchas piedras. Se  debe pasar primero por una zona de bosque.

Luego se sale a un impresionante claro rodeado por las montañas, cruzado por el río, y con cascadas por todos lados. 





Finalmente, se asciende hasta la zona donde empieza el glaciar. Allí hay una valla con las indicaciones diarias de por qué no se puede avanzar más. 


Si se contrata una empresa multiaventura, que valen una pasta, os dan todo el equipo que necesitéis y un guía os llevará mucho más allá de la valla. No se aconseja que os adentréis solos. 


Compártelo

Entradas relacionadas