Nueva Zelanda: Día 6 – Wellington Cable Car


Una de las imágenes que siempre está presente cuando hablamos de Wellington es su famoso Cable Car. Un funicular que lleva operando desde 1902 y que se encuentra justo en la cima de Botanic Gardens. Nuestra última visita de este ventoso día nos llevó a montarnos en este icono de la capital de Nueva Zelanda.

El exitoso hombre de negocios Martin Kennedy consiguió convencer a la Upland Estate Company de incluir este funicular como parte del proyecto de construcción del barrio de Kelburn. Se empezó a realizar en 1899 supervisado por el arquitecto James Fulton y se abrió en 1902. El fin de semana de su apertura transportó un total de 4.000 pasajeros. Dos años más tarde, se añadieron más vagones para incrementar su capacidad a 62 pasajeros por viaje. En 1933, se dejó de usar vapor para ponerlo en marcha y se empezó a utilizar un sistema eléctrico. El sistema que se utiliza hoy se realizó en 1978.

DÓNDE COGER EL WELLINGTON CABLE CAR

El funicular tiene cuatro estaciones. Lo ideal es cogerlo en la base de la montaña o en su cima, para así disfrutar del trayecto completo.

Distancias hacia la estación de la base: Lambton Quay:
  • Desde el Museo de Wellington, Queens Wharf, East West Ferry: 5 minutos andando.
  • Desde la estación de tren, el Parlamento y el i-site: 10 minutos andando.
  • Desde Te Papa Museum y Old St Paul’s Church: 15 minutos andando.
  • Desde Cruise Ship Terminal y Aotea Quay: 25 minutos andando.

Estaciones:
  • Cable Car Lambton Quay. Situada en Cable Car Lane, en frente de Grey Street y al lado de un McDonald’s.
  • Clifton.
  • Talavera.
  • Salamanca (Universidad de Wellington)
  • Kelburn Lookout (cima de Botanic Gardens).

Kelburn Lookout se encuentra a 5 minutos del Carter Observatory. Desde aquí hay unas vistas impresionantes de toda la ciudad y del puerto de Tara.


Justo en frente de la terminal se encuentra el Cable Car Museum, un espacio dedicado a recorrer la historia del funicular. Cuenta con dos plantas. En la de arriba hay fotos, maquetas y dos vagones del original de 1902 y en la planta baja podemos ver el sistema que se utilizaba para que funcionara cuando se construyó.



El Museo es muy pequeño y con diez o quince minutos es suficiente para echarle un vistazo.

HORARIO:
  • De lunes a viernes: de 7’00 a 22’00
  • Sábados: de 8’30 a 22’00
  • Domingos y festivos: de 9’00 a 21’00
  • Cerrado: Día de Navidad.
  • Frecuencia: salidas cada 10 minutos

PRECIO: 4$ Ida y vuelta. No tiréis el ticket, os lo pedirán a la salida. Los descuentos sólo son para estudiantes de Nueva Zelanda, o gente que esté estudiando en este país. El ISIC aquí no me valió para nada. 



DURACIÓN: unos 5 minutos en hacer el recorrido completo.




Compártelo

Entradas relacionadas