Nueva Zelanda: Día 13 – Qué ver en Dunedin (II)


SITIOS QUE VER EN DUNEDIN II: 

Estación de tren: Uno de los sitios más bonitos de todo Dunedin es la estación de tren. Es uno de los edificios más fotografiados del país y con razón. Se empezó a construir en 1903 y en poco tiempo llegó a ser la más concurrida del país, con más de 100 trenes diarios, gracias a la fiebre del oro de Otago.

Destaca su arquitectura eduardiana, su torre del reloj de 37 metros de altura, y el suelo de mosaicos del hall, que cuenta con más de 750.000 teselas.



Hoy en día, con el descenso del número de viajeros y de trenes, la estación tiene otras funciones. En el piso de abajo hay un gran restaurante y en la planta de arriba hay dos zonas imporantes: en un ala tenemos el New Zealand Sports Hall of Fame, un museo lleno de recuerdos de deportistas del país (es bastante caro y si no sois realmente fans no merece la pena su visita).  La otra ala alberga la Otago Art Society.


Cada marzo se celebra en ella la pasarela de moda más importante de la isla sur, que presume de tener la pasarela más larga del mundo.

Todos los sábados hay un mercado en la entrada, lleno de tenderetes de productos que traen los granjeros y también de puestecillos de comida, incluidos los churros, cuya cola superaba con creces a los de los otros puestos.





Taieri Gorge Railway: Desde la estación de tren sale un tren bastante atractivo. El Taieri Gorge Railway se adentra en los paisajes más increíbles de Nueva Zelanda. El tren sale de Dunedin, llega a Wingatui Junction y allí coge el tramo de la garganta de Taieri, con sus diez túneles y su camino serpenteante, muchos puentes y viaductos. El tren hace varias paradas en sitios espectaculares para hacer fotos y estirar las piernas. El trayecto dura unas cuatro horas y se realiza en vagones de la década de 1920 y llega hasta Pukerangi. El precio de ida y vuelta suele ser de 89$. http://www.taieri.co.nz/our-trips/taieri-gorge-railway/


Universidad de Otago: Es uno de los edificios más característicos de la ciudad. Construida en 1869, es la universidad más antigua de Nueva Zelanda. Hoy en día tiene un gran prestigio internacional. El campus es enorme pero os aconsejo que os acerquéis por allí para echar un vistazo a los edificios antiguos que alberga. A sus estudiantes los llaman los Scarfies, por las bufandas tan largas que llevan. 




Compártelo

Entradas relacionadas