Nueva Zelanda: Día 7 – Colonia de focas de Cape Palliser


Esta visita no tiene desperdicio. Si tenéis tiempo y ganas de coger el coche, no perdáis más tiempo en Wellington y dirigiros a la Seal Colony del Cabo Palliser. A 2’30h de Wellington, hay que atravesar una carretera de montaña muy serpenteante, primero subirla y luego bajarla, con un paisaje increíble; luego, hay que seguir por grandes pastos verdes que acaban en la carretera del Cabo, justo al lado del mar.


Nada más que el paisaje en el coche ya merece la pena: caballos abrigaditos con un frío que pela y ovejas por todos lados, que parecen bolitas en las colinas.



Aseguraos de que tenéis el depósito lleno porque por la zona no hay ni una gasolinera, los pueblos son pequeñísimos y son unas cuantas casas diseminadas.

Antes de llegar al cabo, paros un poco en el pueblo pesquero de Ngawihi, Ngawi, pronunciado Nae wee. A 5 kilómetros del Cabo Palliser, donde os llamará la atención los bulldozers que utilizan para llevar las barcas al mar, ya que no tienen puerto, ni ningún otro acceso al océano, como no sea la peligrosa playa. Presumen de ser el pueblo con más bulldozers por persona del mundo.


El cabo se encuentra en los pináculos de Putangirua, una reserva paisajística preciosa. Se accede a ellos por un sendero cercano al aparcamiento de Cape Palliser Road, siguiendo el cauce de un arroyo y se tarda 1'30h en llegar.



Nosotros dejamos el coche cerca del aparcamiento, en un grupo de casas que hay al lado. No nos atrevimos a pasar el coche por el camino porque estaba en muy malas condiciones por las lluvias y lleno de grava.

Empezamos a andar y pronto sentimos un fuerte olor que no reconocimos, pero que pronto nos daríamos cuenta de que así es como huelen las focas. Y no es precisamente muy agradable. Pero se pasa pronto con la alegría que da el descubrirlas.

Me iba a acercar a una roca para sentarme un rato, cuando me sorprendió un gruñido que me acojonó. ¡La roca era una foca! Menos mal que no llegué a acercarme del todo. El camino estaba lleno de ellas. 





Esta es la mayor colonia de focas de la isla sur. Había por todos lados. En la playa nos encontramos con dos lugareños que nos llevaron a la colonia de bebés. Atravesamos con ellos las rocas, pasando muy cerquita de las focas grandes para disfrutar de las vistas. Y los gruñidos, cuando nos acercábamos demasiado, eran aterradores. No obstante, nuestros guías sabían mucho del lugar y de las focas, porque habían vivido toda su vida allí. Nos dijeron que no debíamos acercarnos demasiado a las grandes y que siempre les teníamos que dejar visible un camino de escape al mar. Porque gruñen cuando se sienten amenazadas y salen corriendo buscando el agua llevándose todo lo que pilla por medio, incluso pueden llegar a morder si están muy asustadas.





Íbamos a seguir nuestro camino hasta el faro, donde nos esperaban sus 250 escalones, pero nuestros amigos nos dijeron que había peligro de inundaciones y debíamos volver pronto a Wellington, pues ya había varios accesos cortados.

Como no sabían si podíamos volver o no, y nosotros teníamos miedo porque debíamos coger el ferry por la noche, nos llevaron a su casa – a la que entramos quitándonos los zapatos, como buenos neozelandeses. Allí empezaron a llamar a amigos que vivían cerca de los puentes inundados, para saber si podíamos pasar o no. En un mapa nos apuntaron  los caminos de cabras alternativos y nos dijeron que teníamos que correr porque de los tres caminos posibles, sólo seguía abierto uno, porque los demás estaban inundados. Y éste último era muy probable que lo cortaran pronto.

Gracias a su amabilidad, nos fuimos siguiendo sus indicaciones. ¡Menos mal que no seguimos nuestro plan inicial de continuar hacia el faro! Fuimos el último coche en atravesar el puente. Después de nosotros, las autoridades lo cerraron al paso.

Aun así, el camino de vuelta fue horroroso. Lluvia torrencial, viento de Wellington y, encima, niebla en la zona de montaña… bufff. Hubo unos tramos en los que tuve que cerrar los ojos y todo porque patinaba el coche en las curvas…  




Compártelo

Entradas relacionadas