Nueva Zelanda: Día 9 – Visitando Punakaiki: Pancake Rocks


Con más lluvia que ninguna otra región del país, el paisaje de Westcoast consiste en una primitiva y exuberante selva tropical bordeada de verdes pastos. Costa, los Alpes del Sur y los glaciares, son los principales atractivos de la zona.

Empezamos nuestro día saliendo de Westport tras haber echado gasolina allí: la más barata de toda la que nos encontramos en la isla sur. Después de hacer algunas paradas para ver las playas cercanas a Westport, partimos hacia Punakaiki.


Es impresionante. A la izquierda de la carretera hay un parking gratuito, un i-site, una cafetería, una tienda de recuerdos y aseos gratuitos. La visita se hace sin guía y también es gratis.


La entrada a las Pancake Rocks está justo en frente del parking. Y el camino se hace muy ligero y bonito. Gracias a la erosión, la piedra caliza del Dolomite Point ha creado unas formas en la playa parecidas a miles de crepes amontonadas unas encima de otras. A ciertas horas el mar entra por las grutas que hay entre las crepes y suben chorros de agua enormes, el blowhole. La visita es más que recomendada.



Estas formaciones se crearon hace más de 30 millones de años. El lecho marino subió por encima del nivel del mar debido a los terremotos que ayudaron a formar la costa y los acantilados. El Mar de Tasmania, la lluvia y el viento han azotado desde entonces la piedra caliza para formar las crepes que podemos ver hoy, compuestas de capas duras (restos de animales marinos) y blandas (restos de plantas) alternadas.



Punakaiki se encuentra casi en el centro de la “Coast Road”, una de las carreteras más espectaculares del mundo.  

El camino para disfrutar de las rocas es muy accesible y tan sólo se tardan 30 minutos en recorrerlo. Además, si lleváis prismáticos, podréis disfrutar de la vista de los delfines. 



Compártelo

Entradas relacionadas