China: Día 13 – Kunming: Shi Lin 石林 Stone Forest, el Bosque de Piedra

Después de volver a la furgoneta, fuimos a comer. Nada, que el Bosque de Piedra ni aparecía. Mientras comíamos en una mesa todos juntos, estaban anunciando en un escenario pinturas chinas para venderlas. Nuestro amigo chino, nos miró, pensó un rato y nos dijo: “No shopping, No shopping.” Supongo que después de asustarse por la clavada que nos habían metido en la excursión, le daríamos pena y no querría que nos timasen más.



Bueno, después de comer por fin nos llevaron a Shi Lin. Nos metieron por un camino alternativo, detrás de un cartel de publicidad donde había escombros y chabolas. Pero así, pudimos llegar a la misma puerta, porque los autobuses y las excursiones te dejan a dos kilómetros de la entrada para que tengas que coger taxis o coches eléctricos. Así, negocio seguro.





Como no había mucho tiempo, vimos un poco del parque andando y luego nos montamos en un coche eléctrico (sin pagar más, ufff). Pero el paisaje era impresionante. Las fotos hablan por sí mismas.





Visto lo más representativo del bosque, nos llevaron a un complejo enorme, con un montón de tiendas. Todas ellas dedicadas al té Puer, una variedad de té rojo, muy famoso en Yunnan. Nos metieron en un edificio y nos sentaron en una habitación. Unas chinas con vestido tradicional, nos mostraron en chino los beneficios de este té como si fuera un anuncio de la Teletienda. Nos bebimos tres vasos de té distintos, pero nadie compró. Las chinas primero se asombraron de vernos, luego no paraban de mirarnos y sonreír. Pero nuestro amigo seguía insistiendo en el “no shopping, expensive”.



Cuando salimos de la habitación, las chinas empezaron a hablar con la guía. Supongo que le dirían que ninguno habíamos comprado nada y… puso una cara de cabreo que le duró todo el resto del viaje.


Nuestra siguiente parada fue un centro comercial a las afueras de Kunming. Aquí nos bajamos para vendernos…¿cremas? Pues sí, el caso es vender. Nos sentaron en una mesa y nos explicaron los beneficios de unas lociones. Al ver que nadie estaba interesado, las chinas que nos lo explicaban empezaron a hacerle preguntas a nuestro amigo sobre nosotros. Nos miraban con mucha curiosidad. Por los gestos de nuestro amigo entendimos que les estaba contando que nos habían timado con el precio de la excursión y que por eso no íbamos a comprar nada. Las muchachas nos pusieron cara de pena y compasión y se despidieron de nosotros.

Cuando salimos volvió a ocurrir lo mismo: la guía estaba mucho más cabreada porque nadie había comprado nada y ella iría a comisión. Por usurera, que ya nos había timado bastante.
Cuando íbamos a montarnos en la furgoneta, literalmente nos echó. Empezó a gritarnos sin sentido, no nos enterábamos de nada. De repente, se montó ella y… ¡se fue!

Nos dejó allí tirados a todos. Los demás empezaron a parar taxis. Nosotros lo intentamos, pero al vernos occidentales no nos cogían. Se paraban y se iban. Estábamos desesperados, en mitad de ninguna parte y sin tener ni puta idea de dónde estábamos.

Vimos una parada de autobús y nos montamos en el primero que vimos, sin saber ni adónde iba. Y es que se acercaba la noche y no queríamos estar en mitad de un polígono.

Por suerte, el autobús tiró para el centro. Nos bajamos en lugar con mucho bullicio, con la esperanza de que fuera céntrico y alguien nos ayudara a volver al hotel, pero como en esta puñetera ciudad no encontrábamos a nadie que hablara inglés, pues… nada.

Con cara de pena y ya casi llorando, conseguí que uno de los taxis parara al verme tan desconsolada. Le rogué que nos llevara al hotel, que le pagábamos lo que pidiera. El tío se portó bien, nos llevó y nos salió barato. Resulta que estábamos relativamente cerca, habíamos atinado con el autobús. Pura suerte.

CÓMO LLEGAR A SHILIN
  • Por vuestra cuenta la entrada cuesta 175 yuanes. El paraje abre de 8’30 a 18’00.
  • Desde la Kunming East Coach Station salen autobuses cada 20-30 minutos. 

Compártelo

Entradas relacionadas

2 comentarios

comentarios
Anónimo
17 de noviembre de 2013, 19:44 delete

Me estoy quedando a cuadros¡¡¡ Y no solo por la pena que me dais sino xq me estoy quedando aterrada, ya que nosotros vamos en Mayo a China aunque no a Kunming. Por cierto que en las fotos Shilin se ve precioso, pero con lo que os pasó a mi me destrozan el viaje.
Porque no cogisteis directamente uno de los autobuses que salen directamente desde la Kunming East Coah? os habeis enterado después de haber vuelto?
Enfin, voy a seguir leyendo a ver si la cosa va mejorando

Reply
avatar
17 de noviembre de 2013, 20:39 delete

Hola. Gracias por tu comentario.
Como ves debéis llevarlo todo muy preparado en cuanto a mapas y demás y tener muy claro dónde está todo y cómo ir :) China es difícil si vais por vuestra cuenta.
Kunming en concreto fue un sitio muy difícil para nosotros, pues fue la única ciudad de China en la que no encontramos a nadie que hablara inglés, bueno, ni a nadie que quisiera ayudarnos. Todos se apartaban al vernos, ningún taxi nos cogía... en fin, una odisea. Sabíamos que de la estación salían estos autobuses pero no sabíamos ir a la estación y no había modo alguno de que alguien nos prestara ayuda. Ante estas perspectivas, decidimos hacer la excursión del hotel porque nos asegurábamos ir a Shilin y "volver al hotel" (qué ilusos).
Lo cierto es que en Kunming sólo nos cogió un taxi cuando me vio casi llorando y al día siguiente cuando en el hostal (que sí que por fin hablaban algo de inglés) nos dieron folletos y tuvimos suerte.
Y no tengas miedo por tu viaje. Estos sustillos lo hacen todo más interesante, y luego te ríes al recordarlo. China es precioso y merece la pena. No te arrepientas de ir, antes de que el país cambie del todo.

Reply
avatar