China: Día 9 – Guilin: Llegada al hotel (Green Forest Hostel)

Cogimos el vuelo a de Hong Kong a Guilin a las 8’50 y en 1h25’ ya estábamos allí… con dolor de cabeza de los niños chinos maleducados que había detrás de nosotros y cuyos padres pasaban de ellos o se reían. Tuvieron a todo el avión hasta los…

Reservamos en la propia web de la compañía Dragonair, que también nos dio comida, a pesar de ser un vuelo de tan poca duración. Los dos billetes nos salieron por 3520 HK$.

Para llegar al centro, cogimos el autobús del aeropuerto, que nos dejó en el Edificio de la Aviación. Allí había multitud de chinos esperando timarte con los taxis. Después de mucho regatear conseguimos uno barato que… nos dejó en el quinto c… y mira que teníamos la dirección escrita en chino.

Cuando nos dimos cuenta de los lejos que estábamos nos iba a dar algo, pasamos por mitad de verdaderas chabolas, de barrios enteros sin asfaltar… eso sí: a todo al que preguntamos nos ayudó.


Así, después de dos horas y media. Conseguimos que una mujer muy amable llamara a nuestro hostal para que nos guiaran y ella misma nos llevó a la puerta.

El Green Forest Hostel fue el primer hostal que visitamos en China y el que con más cariño recordamos. La reserva la hicimos con Hosterworld.com y nos costó 270 yuanes, habitación con cama de matrimonio y baño privado.

Los empleados son gente joven que habla perfecto inglés. El ambiente es muy hogareño, parece que estás en familia. Y todo está lleno de mochileros occidentales, y es que Guilin está de moda.

Nuestro futbolín del Barça-Madrid en Guilin

El hostal organiza visitas a los puntos más importantes de Guilin: como Yanshuo o las Terrazas de arroz. Pero si buscáis un poco podéis encontrarlas más baratas. Al final da igual, porque las visitas las realiza una empresa externa que aglomera a los clientes de todo Guilin, por lo que nosotros acabamos yendo en un bus con gente de nuestro hostal pero pagando menos.

La limpieza es… pues china. No está tampoco mal y se nota que lo están renovando porque lo estaban pintando cuando llegamos.

El baño sí que nos dejó un poco impresionados, pues era la primera vez que veíamos una ducha que consistía en una alcachofa y un agujero en medio del cuarto de aseo. Pero luego nos acostumbramos al verla en más sitios.



Lo mejor de todo, además de su carácter hogareño, es su comida. Con que ansia nos comíamos los desayunos, ansia viva. Y unas pizzas excelentes. Echábamos en falta ya algo occidental de vez en cuando.


Además, los empleados os ayudan en todo. Llaman a las excursiones, os hacen reservas para otros hoteles para que prosigáis vuestro viaje… lo único es que no gestionan reservas de tren. Pero esto lo hacen en muy pocos.

Tras llegar, descansar un poco y pegarnos un atracón de comer, nos paseamos por la ciudad: una de las más bellas de China (hasta que la destrocen con tanta construcción – como vimos – y con tanta empresa turística. 

CUIDADO:

Hay otro hostal en Guilin que en chino se pronuncia y se escribe casi igual que éste. Aseguraos de apuntar bien la dirección y de explicársela bien al taxista, porque si no acabaréis como nosotros. 

110-25, South Zhongshan road: 桂林市中山南路110-25号(南门桥旁)
Nombre del hostal en chino:  桂林瓦岗瓦舍(原小洋楼国际青年酒店)

Cómo llegar:
  • Dese Guilin South Train Station: 12 minutos andando. camina hacia la izquierda unos 700m, pregunta por el hotel OSMANTHUS (丹桂大酒店), al lado hay un CITS, cruzar la calle por el paso de cebra pero no atraveséis el puente, dejad el puente a vuestra izquierda, allí os encontraréis unos árboles al lado del río y veréis una estatua blanca. detrás de la estatua hay gente jugando a las cartas y pescados en barreños en el suelo. Veréis unas escaleras por fuera y el cartel de Green Forest.
  • Desde el aeropuerto: coged el autobús que hay a la entrada y que acaba en el edificio de la aviación. Allí coged un taxi hasta el hostal, o hasta la South Train Station.



Compártelo

Entradas relacionadas