China: Día 20 – Datong: Llegada al Datong Hong An International Hotel

Después del incidente con la “inteligente” del hostal, conseguimos llegar a tiempo a la estación de tren de Pingyao. Allí pudimos coger el único tren en el que conseguimos ir en litera dura, ya era algo, si consideramos que las literas blandas son casi inexistentes para la gente de a pie.


Al caer la noche llegamos a Datong, cada vez estábamos más cerca de conseguir nuestro objetivo: dar la vuelta a China.


Como era muy tarde, decidimos no calentarnos la cabeza y pillamos un taxi no muy caro, después de negociar con muchos. Precio pactado, que ya nos sabíamos el truco del GPS (si te insisten en que lo ponen, desconfía porque normalmente están trucados para cobrarte más). Y tras unas carreras de infarto, saltándose todos los semáforos que pudo y haciendo verdaderas barbaridades en la carretera a toa hostia y con música dance altísima, conseguimos llegar a nuestro hotel sin que nos diera un infarto.


Lucecitas por todos lados, la estación de Datong parece que siempre está en Navidad,
hasta los árboles están iluminados

Datong Hong An International Hotel

Hartos de hostales, reservamos sobre la marcha un hotel de 5 estrellas con booking.es. Con el desayuno incluido las dos noches nos salieron por  596 yuanes, un lujazo.

El hotel está bastante bien. En recepción sólo un empleado habla inglés, pero lo hace perfectamente.

La habitación que tuvimos fue bastante grande, limpia y con wifi. Contaba con bañera y ducha y tuvimos acceso gratuito a la piscina cubierta. La piscina está genial, sobre todo por la decoración que tiene, llena de plantas artificiales.

El desayuno buffet es bastante amplio: hay un apartado para cocina china, otro para cocina taiwanesa y japonesa; y otro para cocina occidental, con un chino que hacía las tortillas delante de los huéspedes. Había de todo. Lo mejor fueron los dulces y los huevos con bacon.

El hotel también cuenta con 4 restaurantes y una cafetería. El restaurante occidental está en la misma planta donde se realiza el desayuno. La carta con los precios se puede ver a la entrada y es bastante escasa y cara. De hecho, le pusimos una cara a la camarera… primero le preguntamos, después de ver la carta, que dónde estaba el apartado de comida occidental y  nos indicó las mismas hojas que ya habíamos mirado. Asombrados, le dijimos que occidental eso no era, que era todo pescado crudo y cosas raras. Ella se quedó más asombrada aún, con cara de: “Pues si estos que son occidentales dicen que esta comida no es occidental, ¿qué estoy vendiendo yo?”

Decepcionados decidimos no probar el restaurante porque ni los nombres de los platos los ponía en inglés.

El hotel tiene una oficina de información turística, pero nadie habla inglés y todos allí te remiten al mismo hombre de la recepción, el de siempre. Con él contratamos la visita a las Cuevas de Yungang, al Monasterio Colgante y a Henshan. Fue bastante caro y no aceptó negociaciones. Intentamos dar con CITS, pero no la encontramos, visitamos una agencia de viajes que estaba en esa misma calle pero era aún más cara. Total, que al final nos bajamos los pantalones y pagamos lo que nos había dicho el tío al principio.

Pero no desistáis, si tenéis tiempo, buscad CITS (luego la encontramos y no estaba tan lejos) que los precios de sus ofertas suelen ser más baratas.



Como localización el hotel está bastante apartado del centro. Se encuentra en una zona de hoteles y grandes edificios donde no hay nada cercano. Lo único bueno es que está a media hora en coche de las Cuevas de Yungang y a 15 minutos de la estación de tren.  A Xuankong se tarda una hora y media.

Datong Hong An International Hotel   (大同宏安国际酒店
28 Binxi Road - Datong, 037006    宾西路28 (大同, 037006  

Compártelo

Entradas relacionadas