Mostrando entradas con la etiqueta Jaén. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Jaén. Mostrar todas las entradas

Bañarse en el Puente de las Herrerías de Cazorla



Un sitio muy acogedor para pasar un día de campo y bañarse en el río Guadalquivir, en pleno corazón del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. 

La zona no es excesivamente grande, pero posee un amplio aparcamiento y en el área recreativa hay bastantes mesas de picnic y barbacoas. Todas bajo la sombra de una inmensa vegetación, pues el puente está rodeado de higueras, rosales, boj, fresnos y avellanos.


Bajando unas escalerillas llegaréis al río. Por su vertiente derecha se le une el arroyo Maillar, a través de un puente de piedra más pequeñito. Las aguas están limpísimas, pero muy frías siempre.



El Puente de las Herrerías está construido con sillares de roca caliza porosa, que en la zona se la conoce como toba. Según la leyenda, se construyó en el siglo XV, cuando Isabel La Católica viajaba a Granada para conquistarla y no pudo cruzar el río por lo crecido que estaba. Así, en una sola noche, sus hombres levantaron este puente para que pudiera seguir su camino a la mañana siguiente hacia Baza y Guadix. Y, para confundir a los moros que los perseguían, herraron los caballos al revés permitiéndole ganar tiempo para llegar a Granada.


Lo que sí se sabe con certeza es que antiguamente se ubicaba en esta zona una antigua caldera de destilación de esencias de lavanda, que aprovechaba las aguas cercanas.

En el área recreativa no hay nada para comprar comida, ni bebida. Antiguamente había un chiringuito, pero a día de hoy sigue cerrado. Lo más cercano es un camping al que podéis llegar fácilmente andando.

Si seguís caminando siguiendo el río desde el aparcamiento (está señalizado), podréis llegar hasta el Nacimiento del Guadalquivir (a 11 km).


Cómo llegar al Puente de las Herrerías
▪  Desde Cazorla, seguid por la carretera de la Sierra (A-319) hasta el cruce del Empalme del Valle, a 17 km.
▪ Girad a la derecha por JF-7092 y, tras pasar el puente sobre el Guadalquivir (a unos 4 km del Empalme), seguid por la pista de la derecha (JF-7091).
▪ A tan sólo 2 km, veréis el aparcamiento. Es gratuito y no está vigilado.
▪ Se permiten los perros.

Visitando las Huellas de Dinosaurios de Santisteban del Puerto



En la comarca del Condado, a un kilómetro de Santisteban del Puerto, se encuentra el Área Recreativa Huellas de Dinosaurios, reconocida como Monumento Natural. Las huellas se extienden sobre una superficie de 20 metros cuadrados.


Al encontrarse en muy mal estado de conservación por estar al aire libre, se decidió construir una caseta para guarecer las 25 huellas (icnitas) que allí podemos ver y un parque con varias esculturas de dinosaurios que hacen la delicia de los más pequeños y de los que quieren hacerse una foto con ellas.




No se sabe muy bien a que especie pertenecen, pero sí que tienen más de 230 millones de años y que corresponden a antepasados de los podópodos o terópodos, unos dinosaurios bípedos, con movimientos semejantes a los de los canguros.  

Para que se formaran dichas huellas fue necesario que el material sobre el que pasaron estos animales fuese distinto del que se luego se depositara encima. Por ello se cree que se imprimieron sobre los sedimentos del lecho de un río o de una laguna y, más tarde, se cubrieron por otro material que permitió que se conservaran hasta ahora.

La disposición de las huellas, todas en una misma dirección, sugiere la existencia de un grupo de dinosaurios dirigiéndose a un lugar determinado. Los restos fosilizados de vegetación también muestran que la flora de esa época era muy distinta a la actual: coníferas, palmeras y helechos, poblaban la zona, beneficiados por un clima mucho más húmedo y cálido. 

Sin duda, un lugar más en el que parar en nuestro camino a la sierra.



Qué ver y dónde comer en Hornos de Segura



Enmarcado en un paisaje inmejorable, serrano y de olivos, Hornos de Segura se encuentra dentro del Parque Nacional más grande de España, el de Cazorla, Segura y las Villas. Y, aunque llegó durante un tiempo a pertenecer a la provincia de Murcia, hoy constituye uno de los pueblos con más encanto de Jaén. Con sus 700 habitantes, de los que muchos de ellos son gitanos serranos, aquí no hay jaleo, no hay contaminación, y todo rezuma calma.


Hornos está situado sobre un gran peñasco por lo que, desde sus miradores, las vistas del valle cubierto por las aguas del Tranco son inigualables. Los pinares suponen alrededor del 80% de su territorio.

Habitado desde la Edad del Cobre y abandonado un poco después de la Edad del Bronce, vuelve a aparecer en la historia como Fornus, durante la Edad Media. En 1239 fue conquistada por la Orden de Santiago, quitándosela a los árabes y construyendo el castillo que hoy corona al pueblo.

Durante el siglo XV, Rodrigo Manrique, comendador de Segura, habitó estas tierras y se autoproclamó Gran Maestre, luchando e intrigando contra don Álvaro de Luna y los reyes castellanos Juan II y Enrique IV. Para nosotros, siempre pasará a la historia por Las coplas a la muerte de su padre, de su hijo: Jorge Manrique.

Qué ver en Hornos de Segura

El coche lo tenéis que dejar a la entrada para disfrutar de las estrechas calles a pie. Pronto llegaréis al castillo, que hoy alberga un planetario y que realiza visitas tanto diurnas, como nocturnas para contemplar el cielo estrellado de la sierra, sin contaminación lumínica.




Bajando un poco, veréis la Puerta de la Villa, probablemente de origen almohade, y los restos de la muralla.



Si continuáis caminando en dirección contraria, llegaréis a la Iglesia de la Asunción, obra del siglo XVI dirigida por Juan de Mújica. Anexa se encuentra su torre, a la que se accede desde el exterior a través de una escalera de caracol.


A un lado de la plaza del Ayuntamiento está el Mirador del Aguilón, que ofrece unas increíbles vistas del Tranco. En su fondo, se alza cubierta por las aguas, la torre de Bujarcaiz, que servía de punto vigía a Hornos y estaba en mitad de una pequeña aldea.




En medio del pantano, el Castillo de Bujaraiza se ve sobre una pequeña islilla, en estado ruinoso. Cuentan los antiguos que se llegó a usar como cárcel durante la Guerra de Independencia. Se puede contemplar perfectamente desde el mirador Félix Rodríguez de la Fuente, en el km 60,5. El acceso al castillo se puede hacer cuando el nivel del pantano está bajo y se puede caminar hasta él.

Plano de Hornos de Segura


Dónde comer en Hornos de Segura

Mi favorito es el Restaurante Raisa, que también es pensión. Tiene muy buena fama, la atención es inmejorable y las raciones enooormes. Lo normal es que nunca puedas acabártelo todo y siempre vienen a ofrecerme tuppers para que te lo lleves. Además, tiene un horno de leña en el que hacen unas pizzas de masa casera deliciosas, amén de otros guisos de la zona. En los días clave os recomiendo reservar, porque siempre está lleno.
Pizza Locura - Con espaguetis (suena raro, pero está buenísima) 


Fijo: 953 495 023 / 953 495 106
Móvil: 689 973 634 / 607 290 603



Visitando el Monumento Natural de El Piélago - Linares


A 15 minutos en coche del centro de Linares, podéis hacer una excursión rápida para conocer El Piélago.

Cómo llegar a El Piélago

Basta con seguir la carretera A-312 con dirección a Arquillos. Pasado Vadollano hay un desvío a la izquierda en el que aparece ya señalizado.

En pocos minutos llegaréis a vuestro destino.

Hay una pequeña zona para dejar el coche allí mismo, a un lado de la carretera.


¿Qué ver en El Piélago?

Una vez dejado el coche, podéis asomaros al mirador para tener una visión magnífica del entorno. Entre la campiña y las estribaciones de Sierra Morena, aparece un gran puente romano sobre las aguas del Río Guarrizas. Cuando el caudal baja fuerte, se pueden ver dos cascadas que salvan los desniveles del escalón de Linares.



Bajando por las escaleras que salen a la izquierda, llegaréis a una zona arbolada preciosa, toda llena de sombras, con un montón de pájaros y murciélagos. La vegetación que prevalece son los fresnos y los acebuches. Y siguiendo el sonido del río encontraréis el acceso al puente.





Este puente romano se construyó en el siglo III a. C. y está declarado Bien de Interés Cultural. Son los restos de una calzada romana que discurría por la Vía Augusta, que conectaba Cádiz con Roma.



En su entorno también se encuentran los restos de molinos harineros y las ruinas de una fábrica de chocolate que usaba la fuerza del agua para generar la energía para funcionar.



Estado en el que se encuentra

La verdad es que cada vez que voy me da más pena. El sitio en sí es bellísimo y me encanta disfrutar del paisaje y de la tranquilidad del sonido del agua bajo los árboles. Pero cada día está peor conservado. El aparcamiento si ha llovido es un barrizal, los letreros hace tiempo que tuvieron una mejor vida y la basura que hay en la zona cercana al puente… me da pena. Espero que los humanos empecemos a concienciarnos de una vez y a valorar lo que tenemos. 

Si queréis ver más imágenes de Jaén, visitad mi tablero de Pinterest.

Qué ver en Baeza en una mañana


Baeza, ciudad Patrimonio de la Humanidad, tiene mucho que ofrecer al visitante. Pero si no tenéis mucho tiempo para pasear por sus calles, aquí os presento lo imprescindible. El coche lo podéis aparcar al final del Paseo de la Constitución. 



1. Paseo de la Constitución: construido en el siglo XVI, merece la pena pasearse bajo sus soportales y tomarse algo en los bares y cafeterías que hay allí, en los lugares donde se ubicaban los gremios antiguamente. A lo largo del paseo se puede ver la Fuente de la Estrella, levantada en 1868 para conmemorar La Gloriosa, y la Alhondiga, donde se trabajaba el comercio de cereales.

2. Plaza del Pópulo: se la conoce como la plaza de los leones y es que está presidida por una fuente romana sacada del yacimiento de Cástulo (Linares). Alrededor de la fuente hay varias construcciones importantes, como La Antigua Carnicería (donde están los ahora los Juzgados) o la Audiencia Civil o Casa del Pópulo (que alberga hoy la Oficina de Turismo).



3. Arco de Villalar: para salir de la Plaza del Pópulo y adentrarnos por las estrechas calles del casco antiguo, atravesamos este arco de 1521 que conmemora el triunfo de Carlos I sobre los Comuneros de Castilla en la batalla de Villalar.

4. La Antigua Universidad: uno de mis sitios favoritos de Baeza. La universidad de Baeza se creó en 1571 en estilo Manierista. Tuvo muy buena fama en su día, llegando a destacar en toda Andalucía. Sin embargo, surgió un movimiento de exaltación entre algunos alumnos, llamados Los alumbrados, que hizo que La Inquisición metiera a muchos de sus profesores en la cárcel. La universidad duró hasta 1824 y actualmente el edificio alberga un Instituto de Secundaria. Hoy se puede visitar una de sus aulas, donde Antonio Machado dio clases entre 1912 y 1919. Está decorada con la ambientación de la época. Horario: de 10’00 a 14’00 y de 16’00 a 19’00. Entrada gratuita.






5. Seminario de San Felipe Neri: este edificio, justo en frente de la Catedral, fue construido en 1660 y hoy es la sede de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA). Allí he hecho varios cursos y el interior está totalmente modernizado. También tiene un albergue para estudiantes totalmente equipado. En la fachada que da a la Plaza de Santa María se pueden leer vítores o críticas sociales de la época. Su jardín renacentista es de gran belleza. 





6. Palacio de Jabalquinto: adosado al seminario, también forma parte de la UNIA. Este palacio fue mandado construir por el primo de Fernando el Católico, cuyo hijo se casó con la hija de Jorge Manrique. Horario: de lunes a viernes abre de 9’00 a 14’00.

7. Iglesia de Santa Cruz: se encuentra en frente del Palacio de Jabalquinto. Es de estilo románico y se construyó para conmemorar la conquista de Baeza por Fernando III en el siglo XIII. La portada sur ha quedado intacta desde que se creó. Horario: de lunes a sábado abre de 11’00 a 13’00 y de 16’00 a 18’00. Los domingos y festivos abre de 12’00 a 14’00. La entrada es gratuita.



8. Plaza de Santa María: es una de las plazas más bonitas de Baeza. Alrededor de ella se encuentran la antigua sede del concejo (Casas Consistoriales Altas), el Seminario Conciliar de la UNIA y la Catedral. En medio de la plaza se ubica una fuente de 1564 que conmemora la llegada del agua a Baeza.



9. Catedral de la Natividad: símbolo del Renacimiento baezano, se levantó entre los siglos XI y XVI sobre las ruinas de un antiguo templo romano, que fue mezquita hasta la llegada de Fernando III. Contiene elementos moriscos (arcos), góticos, mudéjares y renacentistas. Estos últimos los añadió el gran Andrés de Vandelvira cuando se encargó de su reconstrucción en el siglo XVI.

Horarios y precios de la Catedral de Baeza:

  • Lunes: de 9’30 a 14’00 y de 16’00 a 19’00.
  • De martes a viernes: de 10’00 a 14’00 y de 16’00 a 19’00.
  • Sábados: de 10’00 a 19’00.
  • Domingos: de 10’00 a 18’00.
  • Entrada: 4€. Jubilados y niños: 2€



Qué ver si podéis estar más tiempo en Baeza

Arriba he listado lo que no puede faltar en vuestra visita a esta ciudad Patrimonio. Este itinerario puede hacerse perfectamente en una mañana o en una tarde y combinar la visita con Úbeda o con otro pueblo cercano. Pero si tenéis la suerte de disponer de más tiempo para estar en Baeza, aquí os dejo algunas sugerencias:

1. Torreón de Baeza: uno de los 53 torreones que formaban parte del sistema defensivo de la ciudad. Desde arriba hay grandes vistas de Baeza y del mar de olivos.

2. Ayuntamiento: cerca del Paseo de la Constitución podéis ver este antiguo palacio del corregidos, que también cumplió después sus funciones como cárcel. Data de 1520, y ha sido sede del Ayuntamiento desde 1867. Su fachada es de estilo plateresco. Justo en frente, se encuentra la casa en la que vivió Antonio Machado con su madre.

3. Parroquia de San Andrés: de estilo plateresco, esta iglesia del siglo XVI tiene en su interior el altar mayor trazado por Andrés de Vandelvira, un órgano barroco y una talla gótica de la Virgen del Alcázar en el camarín. La entrada es gratuita.

4. Museo de Baeza: en él podréis conocer la historia de Baeza desde la Prehistoria. Se encuentra en el edificio de Atarazanas, cerca de la Plaza del Pópulo del paseo de las murallas, en una antigua casa nobiliaria del siglo XV. La entrada cuesta 2€.

5. Ruinas de la Iglesia de San Juan: construida en 1251, estuvo en funcionamiento hasta 1843. Hoy sólo quedan estas ruinas en la Plaza del Palacio.

6. Ruinas del Convento de San Francisco: Andrés de Vandelvira comenzó su construcción en 1538. Su Capilla Mayor se destruyó en un terremoto a principios del XIX y nunca llegó a terminarse por completo.

Espero haberos servido de ayuda 😉




Qué ver en Baños de la Encina


Baños de la Encina cuenta con poco más de 2500 habitantes, pero su riqueza es inmensa. Repleto de casas solariegas y palacetes de los siglos XVI, XVII y XVIII, hoy se ha convertido en un gran destino turístico de fin de semana. La localidad cuenta con dos hoteles de 3 estrellas (Hotel Palacio Guzmanes y Hotel Restaurante Baños), varias posadas, casas rurales, bares y restaurantes. 

Aquí os muestro algunos de mis monumentos favoritos de este pueblo:



1. El Castillo de Burgalimar: sin duda, lo más representativo de Baños de la Encina es el castillo de Bury al-Hamma. Se levantó en el año 968  bajo las órdenes del hijo de Abderramán III, sobre los restos de un mausoleo romano del que se conservan aún las escalinatas de acceso, aunque también hay evidencias de su pasado íbero durante la Edad de Bronce.




Cuenta con catorce torreones musulmanes y la Torre del Homenaje gótica, construida ya durante el dominio cristiano. Su construcción se realizó con tabiyya, un material árabe a base de arcilla, cal, arena y piedras. Hoy es el conjunto fortificado mejor conservado del Califato de Córdoba y el segundo castillo más antiguo de Europa.

Curiosidad: entre estos muros nació Fernando III el Santo.

Las entradas cuestan 3€. Se pueden comprar en la Oficina de Turismo o en su plataforma online

2. La Iglesia de San Mateo: construida en el siglo XVI en estilo gótico, sus criptas se utilizaron como refugio antiaéreo durante la Guerra Civil. Su portada principal es manierista. Sólo se puede visitar contratando una visita guiada por el pueblo. Los tickets de estas visitas, que también incluyen la entrada al castillo y un paseo por el casco histórico, cuestan 3€ y se venden en la Oficina de Turismo. 




3. El Arco de Benalúa: en mitad del casco antiguo se encuentra esta portada de arco de medio punto que formaba parte de una de las Caserías construidas en los siglos XVII y XVIII.



4. La Plaza Mayor: sitio central del pueblo desde el final de la Baja Edad Media:



5. El Molino de viento: un poco alejado del centro, este molino del siglo XVIII se construyó en el paraje de “Buenos Aires”, un lugar en el que antiguamente abundaban las eras.




6. La Ermita de Jesús del Llano: se puede ver mediante las visitas guiadas a la localidad. Se construyó en el siglo XVIII tras la aparición de la imagen del Cristo de la Luz sobre este mismo punto. A pesar de ser una ermita está en medio del pueblo. Aunque por fuera pueda parecer sobria, guarda un camarín impresionante decorado con elementos vegetales, geométricos y escenas religiosas.



Antes de marcharos del pueblo, no olvidéis pasearos por el paseo que recorre por fuera el castillo para admirar la belleza del mar de olivos jiennense con el Embalse del Rumblar al fondo. 





7. La Ermita de Jesús del Camino y la Ermita de la Virgen de la Encina: las dos están fuera del pueblo. La última vez que fui el acceso era penoso. Un poco más y rompo el coche. Si lo sé, lo hubiera dejado a un lado y hubiera ido andando. Y es una pena, porque los monumentos son bonitos.



La Ermita de Jesús del Camino es la primera en aparecer. Está situada junto a los restos de una calzada romana y la ordenó levantar Alfonso VIII para conmemorar la Batalla de las Navas de Tolosa. El rey ordeno también que se mantuviera en su interior una lámpara encendida siempre. Así se hizo desde el siglo XIII hasta 1936, cuando alguien la robó y destrozó la imagen de Cristo que allí había. Hoy está restaurada.




La segunda está más adelante (a unos 4 km de Baños) y es un gran santuario. En su interior se conservan las antiguas dependencias de una hospedería y de la vivienda para el santero y un camarín barroco. Cerca del templo se conservaba una encina antiquísima a la cual desgraciadamente prendieron fuego y hoy sólo quedan sus restos. 

Si queréis ver más fotos de Andalucía, las encontraréis en mi tablero de Pinterest.