Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía. Mostrar todas las entradas

Ruta de senderismo – Desde la Piscifactoría hasta la Laguna de Valdeazores


No es porque sea mi tierra, pero las fotos hablan por sí solas. Esta es una de las rutas más emblemáticas de la provincia de Jaén. Durante su recorrido te adentrarás en un paisaje de cuento de una belleza extraordinaria y que tendrá como premio final la espectacular Laguna de Valdeazores, la única laguna natural que hay dentro del Parque Natural de Cazorla.


Existen dos itinerarios distintos para llegar hasta la laguna. El más conocido es el que parte de la pista de las Navas, a la altura de Collado Bermejo. Pero para un coche bajo, el acceso al punto de inicio de ruta es un poco difícil. El otro, más sencillo, es el que comienza en la Piscifactoría del Río Borosa. Allí se encuentra la cafetería Borosa Entrepeces y hay un amplio aparcamiento y una fuente.



Tramo I: Piscifactoría – Cerrada de Elías – Central Hidroeléctrica (7’2 km)

Una vez dejado el coche, a unos cien metros verás la piscifactoría, que cuenta con varias piscinas para la cría de la trucha. Un poco más adelante tienes el puente que cruza el río, un quiosquillo y el cruce con la señal de inicio de ruta a la derecha. A partir de aquí ya no puede pasar ningún coche.



Esta primera parte del camino consiste en una pista ancha que sigue el curso del río y el trazado del GR7. No tiene ninguna dificultad, porque es prácticamente llana. Al poco de empezar, verás la Fuente de los Astilleros, otra gran fuente de dos caños cuya agua te sabrá a gloria, sobre todo a la vuelta.


Si estás atento al río, cuando lleves algo más de un kilómetro andado, a tu derecha aparecerá un pequeño salto de agua. Se trata del caudal del Arroyo de las Truchas, que aquí se une a río Borosa. La visión es increíblemente bella.  


El amplio camino acaba en otro puente de piedra: el Puente de los Caracolillos. Hay que cruzarlo, dejando a la derecha el GR que va hacia Vadillo. Detente un poco para observar los grandes pliegues de la Sierra del Pozo. En este punto es donde se encuentra el más espectacular.



Continuando por una senda más estrecha (Vado Rosales) llena de madroños, pronto cruzarás el río de nuevo y llegarás a la increíble Cerrada de Elías, una senda con algunas barandillas que sigue por otro puente hasta llegar a la zona de pasarelas.



Justo cuando cruzas el puente tienes dos fuentes y comienza el recorrido por la zona más estrecha de la cerrada. Fíjate en las paredes de la roca. Están llenas de pinguicula vallisneriifolia, una planta carnívora conocida como grasilla y que es endémica de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.




Para mí, ésta es la parte del recorrido más espectacular. Y sí, aunque no lo parezca, sigues en Jaén.

Dejando la cerrada atrás, cuando lleves unos 6 km andados desde el inicio, te podrás refrescar en la Fuente de Huelga Nidillo antes de continuar hasta la Central Hidroeléctrica.

La central se construyó en los años treinta para suministrar electricidad a varios pueblos de la comarca utilizando una conducción de agua que lleva desde el Embalse de Aguas Negras hasta sus turbinas. Aquí puedes ver unas cuantas casillas que antiguamente servían de alojamiento turístico, pero ahora están prácticamente abandonadas. Justo en frente tienes la última fuente del recorrido. Ya no vas a encontrar más. Descansa un poco junto a ella y llena tu botella de agua antes de enfrentarte a la parte más dura del recorrido: la subida hacia los Túneles del Borosa.



Tramo II: Central Hidroeléctrica – Túneles del Picón del Haza de Abajo

Aquí el camino empieza poco a poco a tener más desnivel. No pierdas de vista el río, porque pronto te encontrarás con una de las cascadas más bonitas del recorrido: la Cascada de la Calavera. Aparece a la derecha, detrás de un pino solitario que llama la atención por su belleza y su emplazamiento. Sólo te tienes que desviar del camino principal medio minuto y allí tendrás la cascada.



De vuelta al sendero pedregoso, la subida empieza ya a hacer un poco de daño. Sobre todo, si vas en verano. No hay ni una sombra hasta que llegues a los túneles.


A medio camino, podrás descasar en el otro gran reclamo de esta parte de la ruta: el Salto de los Órganos, la última gran cascada del recorrido. Un impresionante salto de agua de unos 70 metros cuya fuerza aprovecha la central hidroeléctrica que has dejado atrás. En su poza se suele bañar la gente cuando hace buen tiempo.


La cuesta se acentúa hasta que por fin se ven los túneles. Y se agradece, porque has llegado de nuevo a una zona llana, fresquita y con sombra. Aunque, si vas en invierno… tráete unas buenas botas de agua, porque muchas veces se inundan y el barro te puede llegar hasta las rodillas.



Estos frescos túneles se excavaron en la roca para llevar el agua canalizada hasta la central eléctrica. Se dividen en dos tramos y, aunque tienen varios ventanales, hay zonas en las que la visibilidad es muy mala. Te recomiendo que te traigas una linterna.




Tramo III: Túneles - Nacimiento del Borosa – Embalse – Laguna de Valdeazores

Al salir del segundo túnel, siguiendo el canal de agua, llegarás al pantano. No cruces el puente aún. Continúa por la senda de la izquierda que lleva al mismo Nacimiento del río Borosa. Tan sólo tendrás que recorrer unos 300 metros para contemplar el lugar donde comienza el río cuyo curso has seguido durante toda esta jornada.


De vuelta al Embalse de Aguas Negras, cruza el puente que lo atraviesa mientras disfrutas de las maravillosas vistas del entorno. El río Borosa tiene un aprovechamiento hidroeléctrico compuesto por este minúsculo pantano, de 0,07 hm3, y la Central Eléctrica de Los Órganos, con una capacidad de producción de 1,9 Mw/hora. La cota máxima del agua está a 1250 m. de altitud.


Al final del puente, la senda se convierte de nuevo en una amplia pista que acompaña todo el rato al Arroyo de Valdeazores hasta llegar en un kilómetro escaso a la laguna que da nombre. La Laguna de Valdeazores es la única laguna natural permanente que hay en el Parque. Se formó por un gran deslizamiento de tierras que obturó el Arroyo de la Reina, siendo más tarde construido el muro de contención actual. 


🚽 Valdeazores y el retrete de Franco: Al lado de la laguna, en un recodo del camino, hay una gran explanada a la izquierda. Allí tenía Franco un váter. Sí, has leído bien. Era una caseta de madera en cuyo interior se instaló un inodoro para que lo utilizara el Generalísimo cuando venía a cazar por estos lares, a los que era muy asiduo. 

Después de imaginarte la situación del pobre Guardia Civil que tuviera que limpiar aquéllo, puedes iniciar el regreso por el mismo sitio que has venido para llegar de nuevo al aparcamiento. Antes de irte, puedes tomarte algo en la cafetería en la que también hay un centro de interpretación gratuito con varios acuarios interiores y exteriores o visitar la Torre del Vinagre, que se encuentra a menos de dos kilómetros. 

➽ Si quieres saber más sobre esta laguna, te recomiendo que leas esta leyenda: Origen e historia de la emblemática laguna de Valdeazores.


                            🏃  La ruta es sencilla, pero tiene un fuerte desnivel en cierto tramos.
                            🏃  Llévate agua, crema solar, una linterna y un buen calzado. 
                            🏃  En invierno o si ha llovido mucho: botas de agua en la mochila 
                                  para la zona de los túneles. 
                            🏃  Longitud: 24 km (ida y vuelta)
                            🏃  Dificultad: medio - baja
                            🏃  Duración: unas 7- 8 horas.
                            🏃  Hay varias fuentes.
                            🏃  Recorrido lineal.

Opinión Hostal Puerto Genovés de San José



Ubicación

El hostal se encuentra situado a unos 200 metros de la playa de San José. Está algo apartado del centro, lo cual es una ventaja para los que quieran estar en una zona más tranquila y retirada del barullo del turismo.

El mercadillo de los domingos está a escasos metros. Una oportunidad genial para hacerte con productos de la tierra en plena rambla de San José.

El aparcamiento no es problema. Hay mucho sitio gratuito disponible en las calles aledañas, así como en un cercano parking municipal.

Las habitaciones

Es un lugar tranquilo que cuenta con 18 habitaciones dobles (aunque se proyecta su ampliación). Todas tienen baño, nevera, tele, wifi gratis y aire acondicionado. Mi habitación tenía una bonita terraza con vistas a la rambla. Hasta había botellas de agua de cortesía encima de la mesa.



El cuarto de baño era bastante amplio y contaba una bañera de hidromasaje. Todo limpísimo y cuidado.


Además, si te aburres en la habitación, hay varias terrazas y puedes ir a la zona de sillones de recepción o a la cafetería cuando quieras.


El desayuno

El hostal sirve un desayuno gratuito todos los días. Tienes una parte en la que puedes servirte tú mismo todo lo que quieras (cereales, fruta, zumo, dulces…) y, además, el dueño te sirve tostadas, leche y café, a discreción.

En la cafetería también tienen un área para que jueguen los niños.

Por el personal tan amable y sus servicios, que parecen más de un hotel que de un hostal, elegiría de nuevo hospedarme aquí si vuelvo a estar por la zona.



   HOSTAL PUERTO GENOVÉS   
Calle Balandro, 15, 04118 San José, Almería
Teléfono: 950 38 03 20
www.puertogenoves.com

Bañarse en La Peña del Olivar en las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas




A unos 2 km de Siles, puedes disfrutar de un baño en uno de los rincones más refrescantes de la Sierra de Segura. La Peña del Olivar está ubicada en pleno Barranco de los Tejos, por el que discurre el Arroyo de Los Molinos, que da agua a esta piscina natural.

La zona no es muy grande, por lo que tienes que llegar temprano en temporada alta para poder encontrar aparcamiento.


El entorno de la Peña del Olivar está rodeado de un denso pinar que da sombra en toda el área recreativa. Sin embargo, la piscina cuenta con unas zonas claras por las que el sol pasa y hace que se caliente un poco más el agua de baño que en otras zonas de la sierra, como en el Puente de las Herrerías. Esto no quiere decir que el agua no esté fría, porque el arroyo sigue su curso aguas abajo, pero sí que se agradece tener un poquito de sol mientras te estás bañando.


Además, el suelo de la piscina es bastante llano, con un poco más de desnivel conforme te acercas al puente desde el que se suele tirar la gente al fondo.


Junto a la Peña del Olivar hay barbacoas, columpios, vestidores y mesas de picnic al lado del arroyo.

Cruzando la carretera, hay más mesas, una fuente de agua no tratada, aseos públicos y un merendero que no siempre está abierto. Durante esta temporada de 2019, está cerrado.

Al lado del merendero hay un jardín botánico con especies propias del parque natural, aunque nunca lo he encontrado abierto.




Si el merendero está cerrado, puedes andar unos cinco minutos hasta llegar al camping Río los Molinos. Allí tienes un bar-restaurante para tomarte algo.



Antes de irte, te aconsejo que vayas a la cercana zona de Las Acebeas (15 minutos en coche), donde podrás disfrutar del bosque de acebos más meridional de Europa.

Cómo llegar a la Peña del Olivar

 En el km 22 de la A-310 con dirección a Siles, a menos de un kilómetro de esta localidad sale otra carretera más pequeña justo a la derecha. Se trata de la JR-7012. El área recreativa está a 1’5 km de la A-310 y a 2 km de Siles.

●Desde Úbeda: toma la N-322 en dirección a Albacete. A unos 46 Km abandona esta nacional para dirigirte por la A-310 hacia Siles (24 Km). El área recreativa se encuentra a 2 Km de la localidad de Siles, en dirección a Las Acebeas.


Bañarse en el Puente de las Herrerías de Cazorla



Un sitio muy acogedor para pasar un día de campo y bañarse en el río Guadalquivir, en pleno corazón del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. 

La zona no es excesivamente grande, pero posee un amplio aparcamiento y en el área recreativa hay bastantes mesas de picnic y barbacoas. Todas bajo la sombra de una inmensa vegetación, pues el puente está rodeado de higueras, rosales, boj, fresnos y avellanos.


Bajando unas escalerillas llegaréis al río. Por su vertiente derecha se le une el arroyo Maillar, a través de un puente de piedra más pequeñito. Las aguas están limpísimas, pero muy frías siempre.



El Puente de las Herrerías está construido con sillares de roca caliza porosa, que en la zona se la conoce como toba. Según la leyenda, se construyó en el siglo XV, cuando Isabel La Católica viajaba a Granada para conquistarla y no pudo cruzar el río por lo crecido que estaba. Así, en una sola noche, sus hombres levantaron este puente para que pudiera seguir su camino a la mañana siguiente hacia Baza y Guadix. Y, para confundir a los moros que los perseguían, herraron los caballos al revés permitiéndole ganar tiempo para llegar a Granada.


Lo que sí se sabe con certeza es que antiguamente se ubicaba en esta zona una antigua caldera de destilación de esencias de lavanda, que aprovechaba las aguas cercanas.

En el área recreativa no hay nada para comprar comida, ni bebida. Antiguamente había un chiringuito, pero a día de hoy sigue cerrado. Lo más cercano es un camping al que podéis llegar fácilmente andando.

Si seguís caminando siguiendo el río desde el aparcamiento (está señalizado), podréis llegar hasta el Nacimiento del Guadalquivir (a 11 km).


Cómo llegar al Puente de las Herrerías
▪  Desde Cazorla, seguid por la carretera de la Sierra (A-319) hasta el cruce del Empalme del Valle, a 17 km.
▪ Girad a la derecha por JF-7092 y, tras pasar el puente sobre el Guadalquivir (a unos 4 km del Empalme), seguid por la pista de la derecha (JF-7091).
▪ A tan sólo 2 km, veréis el aparcamiento. Es gratuito y no está vigilado.
▪ Se permiten los perros.

Visitando las Huellas de Dinosaurios de Santisteban del Puerto



En la comarca del Condado, a un kilómetro de Santisteban del Puerto, se encuentra el Área Recreativa Huellas de Dinosaurios, reconocida como Monumento Natural. Las huellas se extienden sobre una superficie de 20 metros cuadrados.


Al encontrarse en muy mal estado de conservación por estar al aire libre, se decidió construir una caseta para guarecer las 25 huellas (icnitas) que allí podemos ver y un parque con varias esculturas de dinosaurios que hacen la delicia de los más pequeños y de los que quieren hacerse una foto con ellas.




No se sabe muy bien a que especie pertenecen, pero sí que tienen más de 230 millones de años y que corresponden a antepasados de los podópodos o terópodos, unos dinosaurios bípedos, con movimientos semejantes a los de los canguros.  

Para que se formaran dichas huellas fue necesario que el material sobre el que pasaron estos animales fuese distinto del que se luego se depositara encima. Por ello se cree que se imprimieron sobre los sedimentos del lecho de un río o de una laguna y, más tarde, se cubrieron por otro material que permitió que se conservaran hasta ahora.

La disposición de las huellas, todas en una misma dirección, sugiere la existencia de un grupo de dinosaurios dirigiéndose a un lugar determinado. Los restos fosilizados de vegetación también muestran que la flora de esa época era muy distinta a la actual: coníferas, palmeras y helechos, poblaban la zona, beneficiados por un clima mucho más húmedo y cálido. 

Sin duda, un lugar más en el que parar en nuestro camino a la sierra.