Mostrando entradas con la etiqueta Yacimientos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Yacimientos. Mostrar todas las entradas

Cómo es la visita guiada a Numancia, la ciudad que resistió a Roma hasta la muerte



Al principio, Numancia no se encontraba en guerra con Roma. Sin embargo, el cercano pueblo de Segeda sí que lo estaba. Éstos les pidieron ayuda a los numantinos lo que dio lugar a tres años de intensos enfrentamientos. Desgraciadamente, el gran Escipión fue enviado a Numancia para acabar con ella. Construyó un cerco y la aisló durante once meses en los que sus habitantes acabaron con todas sus existencias de comida y de otros bienes necesarios para subsistir.

Finalmente, la mayoría de los numantinos acabaron suicidándose y los pocos que se quedaron con vida fueron vendidos como esclavos.

Recomiendo que reserves tu entrada online para visitar Numancia y puedas asistir a una de las completas visitas guiadas que ofrece el personal del yacimiento. La visita dura un poco más de una hora y merece mucho la pena, porque se aprende bastante de lo que aquí ocurrió y de cómo vivían los numantinos. A lo largo de ella se hacen distintas paradas para conocer más de este increíble núcleo que resistió a Roma hasta la muerte.



Qué se ve durante la visita a Numancia

1. Muralla y puerta norte: Numancia estaba fortificada con una gran muralla que tenía cuatro puertas en cada punto cardinal. Hoy se ha reconstruido un tramo en la puerta norte para que el visitante tenga referencia de los límites fronterizos que tenía.

2. Cerco de Escipión: cansados de los veinte años que llevaban en guerra con Numancia, los romanos mandaron a Escipión (quien había asolado Cartago), para acabar definitivamente con ella. Con una tropa de 60.000 soldados, cercaron la ciudad en la que quedaron aislados durante once meses 4.000 numantinos. En la visita se pueden ver las marcas donde los romanos pusieron sus campamentos, que estaban unidos por un muro de 9 kilómetros, y sus fortines.

3. Baños romanos: en el año 1842 se empezó a construir un monumento a los héroes de Numancia, que nunca se llegó a acabar. Este monumento está erigido sobre los restos de unas pequeñas termas romanas, de las que aún se pueden intuir algunas de sus partes más representativas.


4. Edificio público y desagüe: esta gran construcción romana ocupaba toda una manzana, tenía dos alturas y un patio central porticado del que se pueden ver las bases de sus columnas. A la derecha del edificio queda el desagüe que sacaba los vertidos de la ciudad.

5. Aljibe y encrucijada de calles: este aljibe de forma redonda se construyó en un cruce de caminos y era de uso comunitario. La disposición de las calles y de las casas estaba pensada para evitar el duro viento del norte. Si vas en otoño-invierno, lo sufrirás.

6. Aljibe con escaleras: este aljibe rectangular era de uso privado y se encontraba en el patio de una casa.


7. Casa romana: en esta reconstrucción se puede entrar a una casa de la época imperial de Roma. Delante tiene un patio con aljibe y un horno de pan. Dentro hay un vestíbulo con molinos manuales y un telar, una cocina, las habitaciones y un granero-almacén. También tiene un pequeño corral.



8. Muralla celtibérica: se puede subir a esta reconstrucción de un muro de la original muralla.

9. Casa celtibérica: para ver las dos etapas en las que estuvo dividida y superpuesta Numancia, la celtíbera y la romana, se han reconstruido la casa romana ya visitada, y ésta otra en la que se también se puede entrar para ver cómo vivían sus habitantes originales. Ésta es mucho más pequeña y sólo tiene tres habitaciones. Una con molino y telar, una familiar organizada en torno a un fuego central, y otra usada como almacén. También tiene un pequeño corral y una trampilla en el suelo que daba acceso a la bodega.


10. Barrio sur: era el barrio rico romano, que construyeron en el siglo I sobre uno celtíbero anterior. Hoy se pueden ver restos de estas dos etapas superpuestos.


11. Casa del médico: como ejemplo de caserón del rico barrio sur, esta casa muestra los restos de un patio porticado del que aún quedan algunas columnas y las escaleras que daban acceso a la vivienda. Posiblemente perteneció a un médico, por todos los utensilios quirúrgicos que se encontraron en ella.



➤ Si vas en invierno, abrígate tanto como puedas para protegerte del viento y del frío. Si vas en verano, gorra y crema para protegerte del abrasador sol, porque no hay sombras.

➤ A la entrada hay una gran tienda de souvenirs donde puedes comprar cualquier recuerdo de la ciudad.

➤ Precio de la entrada a Numancia: 5€

➤ La entrada incluye la visita guiada o un servicio de audioguía. Se puede reservar en esta web. http://numanciaonline.es/

➤ Duración de la visita: un poco más de una hora.

Visitando el Yacimiento de Tiermes, la Petra Hispana



El Yacimiento Arqueológico de Tiermes se encuentra a 7 km de la pueblo  soriano de Montejo de Tiermes y muestra los vestigios de una ciudad celtíbera. Sus orígenes se remontan al neolítico y a la Edad de Bronce, como muestra el poblado que se halló bajo la necrópolis celtíbera de Carratiermes. Los habitantes del oppidum pertenecían a los arévacos.

Durante las guerras con Roma, Termes y la cercana Numancia se vieron atacadas por sus tropas. Ambas aliadas y arévacas, cayeron en manos de los atacantes. En el año 98 a. C. el cónsul Tito Didio les obligó a abandonar el cerro en el que se asentaba Tiermes iniciando así su romanización y sometiéndolos a tributo.

En época de Tiberio, un siglo después, se le concedió a los termestinos la ciudadanía romana y se llevaron a cabo remodelaciones importantes en su urbanismo, comenzando a vislumbrarse la ciudad hispano romana.

 Edificio de viviendas de seis pisos de altura

 Restos de pinturas murales

Lo que más llama la atención de sus edificaciones es la técnica rupestre, como si de Petra se tratara, al excavar la roca para crear cimientos, bases de edificios, estancias completas e infraestructuras. Esta técnica la heredaron de los primeros celtíberos y la siguieron usando en sus construcciones.


 Casa privada de 1800 m²



 Foro

Durante la época visigoda y musulmana Tiermes se pierde la historia, contando con muy pocas referencias a esta ciudad. Sin embargo, vuelve a nombrarse durante la Reconquista, cuando se construye una iglesia y un monasterio dedicado a Santa María de Tiermes, iglesia que acabaría convirtiéndose en ermita en el siglo XVI al haberse trasladado toda la población a otras urbes cercanas.

Actualmente en esta ermita se celebran dos romerías al año. Una el primer sábado de junio y otra, el 12 de octubre.


El acceso al yacimiento es gratuito y cuenta con un amplio aparcamiento. Desde éste se accede al inicio de la visita, que recorre 13 áreas importantes del gran enclave, incluida la ermita.

Para disfrutar completamente del recorrido recomiendo documentarse antes sobre la historia de Tiermes y sobre lo que vas encontrarte en el yacimiento. Asimismo, es una buena idea visitar primero el Museo Monográfico de Tiermes o apuntarse a una visita guiada.


➤ Precio de la entrada al Museo Monográfico de Tiermes: gratis

 Precio de las visitas guiadas al Yacimiento Arqueológico de Tiermes: 5€ por persona.

Mapa del Yacimiento Arqueológico de Tiermes



Día 4: Corea – Visitando el Centro Histórico de Gyeongju



Por la mañana temprano fui a la estación de trenes de Seúl y allí cogí el KTX hasta Gyeongju. El billete lo había comprado un mes antes a través de la página de Korail, por lo que no tuve ni que canjearlo. El tren estaba limpísimo y se parecía mucho a los españoles. Además, el wifi gratis funcionó perfectamente durante todo el trayecto y contaba con enchufes para cargar el móvil.

A las dos horas llegué a la estación de Singyeongju. Es un asco porque el KTX para aquí y no en la estación de Gyeongju, así que hay que salvar los 20 minutos que hay hasta llegar al centro, cogiendo un taxi o un autobús. En la Oficina de Turismo de la estación cogí un mapa y me informaron de dónde se cogía el bus al centro, el número 700.


Me bajé en la parada que creía que era más conveniente para ir a mi hotel y empecé a dar vueltas y más vueltas andando y cargada con la mochila. Los campos se sucedían y allí no aparecían más que casas en ruinas. A final resultó que el hotel no estaba en la dirección que aparecía en Google Maps y que si lo buscabas en un GPS Coreano o en el Naver metiendo el nombre en coreano, salía otra ubicación. Agotada, con el calor húmedo del mediodía en Corea en agosto, llegué al Serroa Guesthouse. Un hanok renovado, en el que había reservado una habitación con baño y cocina. El suelo, muy duro. Pero lo demás estuvo bien.

Después de ducharme y descansar un poco al fresquito del aire acondicionado, empecé a patearme el centro histórico de Gyeongju.

Gyeongju es conocida como el Museo sin paredes. Es el lugar con más tumbas, templos, pagodas… de toda Corea del Sur. En el año 57 a. C., al mismo tiempo que Julio César se apoderaba de la Galia, Gyeongju se convertía en la capital del reino de Silla, llegando en el siglo VII a ser la capital de toda la península coreana. Fruto de todo este esplendor hoy podemos ver muchos monumentos importantes en el centro de Gyeongju, en la vecina montaña de Namsan y en los alrededores, llegando su influencia incluso hasta el mar, en Gampo.

El hotel estaba a unos escasos 10 minutos del primero de los famosos monumentos de la ciudad: el Observatorio Astronómico. Para llegar a él, basta con cruzar la gran avenida y entrar al Parque de los túmulos (Tumuli gongwon), en el que se encuentran más de 23 tumbas de la familia real de Shilla. Por fuera parecen colinas, pero por dentro albergaban los restos fúnebres y tesoros (no se puede entrar en ellas).


A la entrada del parque hay un puesto de información turística en el que puedes coger un plano lleno de huecos donde poner los sellos de los monumentos que vayas visitando en Gyeongju, a modo de colección. También te puedes alquilar uno de los vehículos con forma de gusanos y otros bichos para recorrer el parque. Hay tanta afluencia de ellos, que resultan muy molestos.

El Observatorio Astronómico de Cheomseongdae fue construido en la época de la Reina Seondeok de Silla, en el siglo VII, siendo el observatorio astronómico más antiguo del este de Asia. Su forma de botella lo hacen muy característico.


Siguiendo el camino del parque y esquivando a todos los escarabajos con ruedas, llegué a otro gran parque lleno de flores. Estaba impresionante. Es un lugar muy especial, donde van los novios a hacerse fotos.


Un poco más adelante, subiendo una pequeña colina, aparecieron los restos de la Fortaleza de Wolseong. El lugar donde se alzaba el palacio real de la dinastía Silla es hoy un yacimiento arqueológico que sigue en excavación y estudio. Del palacio sólo quedan un nevero, partes de la muralla y un estanque (Haeja).



Mientras paseaba, me sorprendió un extraño ruido en el suelo, justo a mi lado. He aquí la culpable:


No puedes olvidar que Gyeongju está rodeada de naturaleza, lo que quiere decir: bichos. Así que iba de Goibi hasta las orejas, para evitar a los mosquitos.

Bajando de nuevo la colina, atravesé el Bosque de Gyerim.  Según la leyenda, un hombre que paseaba por este bosque fue sorprendido por el sonido de un gallo. Fue en su busca, pero, en su lugar, encontró una canasta de oro que contenía un bebé. Este hecho llegó a oídos del rey Talhae, quien le puso el nombre de Gim Al-ji, que derivó en Gyerim. 

Al final del bosque se encuentra el Gyochon Hanok Village. Ubicado donde estaba el palacio de la princesa Yoseok, hoy es un poblado ampliamente dedicado al turismo. Está lleno de casas tradicionales coreanas (hanok), restaurantes, cafeterías, talleres… y también una de las atracciones más raras que he visto en Corea, me dio grima. Eran una especie de robots con forma de ratones, que llevaban a los niños paseando. Parecía que estuvieran caminando. 


Saliendo del parque, volví a la avenida principal a comer en uno de sus puestos y a comprar el dulce más típico que tiene Gyeongju: los Hwangnam ppang, unos bollitos rellenos de pasta de judías rojas (anko: pasta dulce de judías de arroz). Se venden en cajas o en bolsas de, mínimo seis.


Después de descansar otro poco en el hotel, me dediqué a visitar la zona que, para mí, fue la más bonita de Gyeongju: el lago Anapji. 

Visitando el yacimiento de Recópolis - Horarios y precios



En la Feria del Libro de Madrid conocí al historiador Ian Gibson, le dije que era de Linares y estuvimos hablando un ratillo sobre la ciudad de Cástulo, que él había visitado. Me recomendó encarecidamente que visitará el yacimiento de Recópolis, debido a su importancia por ser la única ciudad visigoda en Europa que se construyó desde cero, donde no había ningún asentamiento previo. Hoy es una gran desconocida para muchos y debería reseñarse más en los libros de historia de la escuela. Así que, seguí sus consejos y me planté allí una mañana de invierno.

Durante mucho tiempo se pensó que su nombre se debía a su hijo Recaredo. Sin embargo, estudios actuales ponen esto en cuestión. ¿Por qué Leovigildo elegiría como nombre el de su hijo menor? ¿Por qué se acortó el nombre de Recaredo a Rec y se le añadió “polis”? ¿Por qué no se llamó Recaredopolis? No hay en el mundo tardo-antiguo ningún lugar fundado en el que el nombre se acorte. Por todo ello, actualmente se piensa que el nombre proviene de Rexopolis, Ciudad del Rey. Además se corresponde con las monedas de la ceca que escriben el nombre de la ciudad Recopolis con una sola c, mientras que Recaredo en los textos es escrito Reccaredo, con dos «c».

En el Centro de Interpretación compré la entrada y me dieron un libro muy bien impreso, con fotos a todo color, con un montón de información referente al yacimiento, así como del castillo de Zorita de los Canes (visita con la que completé después mi mañana). Me sorprendió que fuera gratis un libro así. Y supuso que ese sería uno de los motivos de que la entrada valga tan cara: 5€ tanto si aprovechas la visita guiada, como si no y decides ir por libre.


En el centro tenéis varios paneles informativos sobre el origen del asentamiento y veréis un vídeo sobre el mismo. La visita continúa viendo el yacimiento in situ. Para ello hay que dejar atrás el recinto y subir una cuesta hasta que veáis el cartel de Recópolis. Hacer la visita sin guía os dejará un mal sabor de boca, después de haber pagado los 5€. Los restos los recorreréis en unos diez minutos y no os enteraréis de mucho, pues algunos de los paneles están tan deteriorados que no se puede leer nada. Si buscáis por internet opiniones sobre Recópolis ésta será la principal queja de los visitantes que os encontraréis. Así que, os recomiendo que prestéis bastante atención al vídeo y que vayáis un poco documentados antes, para que vuestro paso por Recópolis sea más placentero y dure más. 

Breve historia de Recópolis

Leovigildo mandó construir este asentamiento en el año 578 para consolidar su poder y el del reino visigodo de Toledo, tomando como referencia al Imperio Bizantino, de hecho, se ha llegado a sugerir que su diseño pudo estar inspirado en la ciudad de Constantinopla. Adopta atributos reales y acuña su propia moneda imponiendo un sistema de recaudación fiscal para mantener la ciudad.

El conjunto estaba rodeado por una muralla cuyas puertas monumentales le daban prestigio a la ciudad. En el centro se encontraba el palacio, formado por varios edificios de dos plantas organizados en torno a una plaza.



El otro edificio importante fue una Basílica palatina de la cual uno de sus capiteles corintios se encuentra en el Castillo de Zorita, en el que se reutilizó como pila bautismal de su iglesia. En el interior de la basílica se encontró en los años cuarenta un tesoro lleno de monedas pertenecientes a las primeras acuñaciones de Leovigildo.



A ambos lados de la puerta monumental se encontraban dos edificios comerciales con tiendas y talleres de orfebrería, vidrio y bienes procedentes de distintas zonas mediterráneas.


Recópolis también cuenta con el único acueducto que se conoce de la época visigoda.

Durante el siglo VII la importancia de la ciudad disminuye debido a la decadencia del Estado Visigodo. Un siglo después es ocupada por musulmanes bereberes, quienes la abandonaron en el siglo IX. Sus restos fueron utilizados como cantera para construir Zorita. A finales del siglo XII, como parte de la repoblación tras la Reconquista, se asienta una comunidad de campesinos cristianos, quienes aprovechan lo que queda para construir sus casas y una iglesia. La que vemos actualmente es una ermita del siglo XV consagrada a la Virgen de la Oliva.


La ciudad fue descubierta  en 1843, pero las primeras excavaciones no se hicieron hasta 1945. Actualmente aún siguen realizándose excavaciones de vez en cuando. 


Una vez acabada la visita, os aconsejo que sigáis la senda que conecta Recópolis con Zorita de los Canes para disfrutar de las maravillosas vistas del Tajo y de su castillo.

Horario y precio de la entrada a Recópolis:

El horario pertenece al Parque Arqueológico Recópolis, del que el Castillo forma parte. El Castillo sólo se puede visitar en visitas guiadas de grupos de mínimo cuatro adultos en los siguientes horarios:

Horario de verano (del 1 de abril al 31 de agosto)
  • De miércoles a viernes, domingos y festivos: de 10:00 a 17:00
  • Sábados: de 10:00 a 19:00.
  • Semana Santa: de 10:00 a 20:00
Horario de invierno (del 1 de septiembre al 31 de marzo)
  • De miércoles a viernes, domingos y festivos: de 10:00 a 17:00
  • Sábados: de 10:00 a 18:00
Sólo se puede acceder al castillo mediante una visita guiada. El precio es de 5€ la entrada general y de 3€ la reducida. 


AVISO: Recientemente me han informado de que los horarios pueden cambiar debido a un cambio de empresa que gestiona las visitas, pero que no lo han actualizado en la web. Para evitar sorpresas recomiendo llamar por teléfono al Centro de Interpretación o mandarles un email.

Teléfono de contacto: 949376898

Email: info@recopolis.com


Otras entradas que os pueden interesar:

- Dónde comer y qué ver en Pastrana en una mañana


Qué ver en el centro histórico de Castro Urdiales



Castro Urdiales es uno de los municipios costeros más poblados de la costa cantábrica y lugar de veraneo de la burguesía desde el siglo XIX. Aparcar cerca del centro puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla. Así que… id preparados.

Sus callejuelas aledañas al Paseo Marítimo, están llenas de bares y tascas con vinos muy baratos, restaurantes y gente. Su cercanía con Bilbao, y la carestía de la vivienda allí, ha hecho que Castro Urdiales gane habitantes cada año.


Su casco histórico, también conocido como Puebla Vieja, tiene origen medieval y se encuentra a orillas del mar. Fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1978.


Qué ver en el centro histórico de Castro Urdiales

1. La Iglesia de Santa María: la iglesia gótica más importante de la región, data del siglo XIII. Comenzó a construirse bajo el mandato del rey Alfonso VIII de Castilla y sus trabajos se prolongaron hasta el siglo XV. Dentro alberga una colección de tallas del siglo XIII al XVII, orfebrería gótica y un cuadro de Zurbarán que muestra a un Cristo crucificado.
Horario: de lunes a viernes, de 10’00 a 12’00 y de 16’00 a 18’00 y los sábados, de 10’00 a 12’00.  Entrada gratuita.


2. El Castillo medieval de Santa Ana: su construcción comenzó en el siglo XIII y en sus orígenes estaba unido a la Iglesia de Santa María formando parte de la fortificación de la villa. En 1853 se hizo en su torreón sureste un faro y hoy, dentro, podemos visitar un museo. 
Horario: de lunes a sábados de 10:00 a 13:00 y tardes de 16:00 a 18:00.


3. El Puente medieval: el faro del castillo está unido al puerto a través de este puente, también llamado romano o puente viejo. De estilo gótico, tiene un solo arco, su función era la de permitir el paso a la Ermita de Santa Ana.

4. Las Ruinas de la iglesia románica de San Pedro: data del siglo XII y es por tanto el edificio más antiguo que se conserva en la localidad. De estilo románico tiene una planta rectangular y una puerta con arco apuntado. Era también lugar de reunión de los concejos castreños.

5. La Ermita de Santa Ana: ermita de planta rectangular y abierta al exterior con tejado sobre madera.

6. Las Ruinas de Flavióbriga: el origen de Castro Urdiales se encuentre en el año 74 a. C., cuando los romanos fundaron la ciudad llamada Flavióbriga, un asentamiento que sirvió de base para sacar hierro de las minas cántabras y exportarlo a través de su puerto. Las ruinas están enterradas a dos metros de profundidad y se pueden ver algunos restos en la calle Ardigales.


Paseando por sus calles encontraréis un montón de muestras de arquitectura tradicional de la zona, con sus casas con balconadas de madera, así como edificios modernistas.



En Semana Santa se celebra, durante el Viernes Santo, la Pasión Viviente, escenificada por los vecinos del pueblo. Los días previos al Viernes Santo, es posible también ver los ensayos, que son muy interesantes y en los que no hay tantísima gente.



Visitando las Huellas de Dinosaurios de Santisteban del Puerto



En la comarca del Condado, a un kilómetro de Santisteban del Puerto, se encuentra el Área Recreativa Huellas de Dinosaurios, reconocida como Monumento Natural. Las huellas se extienden sobre una superficie de 20 metros cuadrados.


Al encontrarse en muy mal estado de conservación por estar al aire libre, se decidió construir una caseta para guarecer las 25 huellas (icnitas) que allí podemos ver y un parque con varias esculturas de dinosaurios que hacen la delicia de los más pequeños y de los que quieren hacerse una foto con ellas.




No se sabe muy bien a que especie pertenecen, pero sí que tienen más de 230 millones de años y que corresponden a antepasados de los podópodos o terópodos, unos dinosaurios bípedos, con movimientos semejantes a los de los canguros.  

Para que se formaran dichas huellas fue necesario que el material sobre el que pasaron estos animales fuese distinto del que se luego se depositara encima. Por ello se cree que se imprimieron sobre los sedimentos del lecho de un río o de una laguna y, más tarde, se cubrieron por otro material que permitió que se conservaran hasta ahora.

La disposición de las huellas, todas en una misma dirección, sugiere la existencia de un grupo de dinosaurios dirigiéndose a un lugar determinado. Los restos fosilizados de vegetación también muestran que la flora de esa época era muy distinta a la actual: coníferas, palmeras y helechos, poblaban la zona, beneficiados por un clima mucho más húmedo y cálido. 

Sin duda, un lugar más en el que parar en nuestro camino a la sierra.