10 monumentos que ver en Vinuesa en una mañana


Vinuesa, a los pies de los Picos de Urbión y de la Sierra de Cebollera, cuenta con menos de mil habitantes, pero presenta un gran patrimonio histórico y forestal. Prueba de ello es el sobrenombre que ha adquirido como “La Corte de los Pinares”. Está llena de palacetes construidos con las ganancias del comercio de lana y del dinero traído de América en siglos pasados.

La antigua ciudad romana de Visontium, a media hora de Soria capital y a escasos kilómetros del Duero, tiene grandes monumentos, un montón de bares y restaurantes y dos supermercados (uno de ellos abre también los sábados por la tarde). Hoy el turismo ha marcado mucho la vida de los visontinos.

Qué ver en Vinuesa en una mañana

1. Calzada Romana: se conservan bien 4 kilómetros de esta calzada del siglo II que se unía a la Astúrica-Cesaraugusta. Desgraciadamente, se encuentra en la Lista roja de patrimonio en peligro.

2. Casa de los Ramos: de 1778, su arco de medio punto tiene grabados el año en que se construyó y quién fue su promotor. Es uno de los edificios que mejor representa la arquitectura alpina y desde 1996, está considerada Bien de Interés Cultural. Tiene dos pisos, un zaguán y un jardín delantero.  

3. Casa del Indiano: se encuentra al lado de la ermita de la Soledad. Con sus tejados puntiagudos y su torre, presenta un ejemplo novedoso de este tipo de arquitectura que se trajo a la localidad de las Américas.

4. Ermita de la Soledad: está a la entrada del pueblo, junto al humilladero, y viene acompañada de un crucero de granito. Se construyó en el XVI y en su interior se puede ver un retablo gótico. En su plaza se levanta un mayo durante las fiestas de agosto.

5. Iglesia de Nuestra Señora del Pino: data de 1591 y es de estilo gótico renacentista, presentando una gran planta de cruz latina. Dentro hay varios retablos rococós, siendo el retablo mayor de estilo barroco. Cerca de ésta se encuentran importantes casas renacentistas, como la de los Marqueses de Viñuela.

6. Lavadero: servía para la lavar la lana de oveja antes de trabajarla y venderla.

7. Palacio de Don Pedro de Neyla: construido en el siglo XVII por el Arzobispo de Palermo, a quien debe su nombre, perteneció a la Iglesia hasta que Matías Ramos Calonge lo compró y lo donó al pueblo para que albergara las actuales escuelas.

8. Palacio de los Marqueses de Vilueña: del siglo XVII, tiene un gran arco de medio punto en la entrada y cuatro balcones sobre los que se alza el escudo familiar, cuyo linaje llega hasta nuestros días.

9. Plazuela de la Picota: este rollo señorial es una prueba de la adquisición jurisdiccional de villa en 1776, durante el reinado de Carlos III. simbolizaba la autoridad justiciera de Vinuesa.

10. Puente Romano: hundido bajo el Pantano de La Cuerda del Pozo sólo se ve cuando las aguas bajan mucho. Forma parte de la calzada que unía la antigua Visontium con Uxama, cerca de El Burgo de Osma.  

Fuera del centro de Vinuesa

11. Casa del Parque Natural de la Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión y Museo del Bosque: está a 3 km del municipio, en dirección al puerto de Santa Inés. En su interior hay un Bosque Sensorial que reproduce sonidos y olores típicos de cada estación, el Rincón de la Memoria, para conocer la historia de la comarca, una sala de información sobre la explotación maderera, otro centrado en la Laguna Negra y una Oficina de Información Turística.

12. Fuente de El Salobral: está en el paraje de Vailengua. Para llegar a ella hay que seguir una pista forestal que sale justo detrás del Puente Romano. En sus alrededores hay un refugio y un área recreativa.

13. Pantano de La Cuerda del Pozo: con una superficie de 2176 hectáreas regula el río Duero y da agua potable a Sora y a Valladolid. En su costa se puede disfrutar de la famosa Playa Pita, una playa fluvial enmarcada por un cuidado bosque de pino albar cercano a la confluencia del río Ebrillos con este pantano formado por el río Duero y diversos afluentes.

14. Ermitas: Además de estos monumentos, Vinuesa cuenta con otras tres ermitas: la de San Mateo, la de San Pedro y la de San Antón.



Compártelo

Entradas relacionadas