Qué ver en Portomarín, la ciudad que casi quedó sumergida



Cruzando el enorme puente de más de 350 metros de largo acabamos la etapa del Camino de Santiago Sarria-Portomarín. La entrada a Portomarín se hace por uno de los arcos del puente romano-medieval. Subiendo la escalinata, llegamos al centro del pueblo. Allí, bajo los soportales, Portomarín aparece lleno de restaurantes, albergues y pensiones, que rodean la zona de la iglesia de San Nicolás. 

En 1962 se construyó el embalse de Belesar, en el río Miño, justo donde estaba ubicada la localidad de Portomarín, por lo que ésta se reubicó en el Monte do Cristo. En él se empezaron a reconstruir sus monumentos más destacados. Su iglesia fue trasladada piedra a piedra y muchos palacetes se colocaron en la nueva plaza principal. Cuando baja el nivel del pantano, aún se pueden ver los restos de los edificios originales.

El pueblo es famoso por su producción de aguardiente. Cada Domingo de Pascua se celebra la tradicional fiesta de este licor. 

Qué ver en Portomarín

1. La iglesia de San Nicolás: trasladada piedra a piedra a su enclave actual por los propios vecinos, su origen se remonta al siglo XIII, cuando perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén, y en su tímpano están representados los veinticuatro ancianos del Apocalípsis. Hoy todavía se puede ver la numeración de cada piedra.


2. La Escalinata y la Capilla de las Nieves: aprovechando el antiguo puente medieval que se encontraba originalmente al lado de la villa, han construido una escalera de granito que lleva a la Capilla de Nuestra Señora de las Nieves, protectora del paso del río.


El antiguo puente medieval fue destruido en 1126 por Doña Urraca para evitar el avance de las tropas enemigas, pero, más tarde, le encargó su reconstrucción a Pedro Peregrino. No hay muchas referencias históricas sobre este arquitecto de la época, aunque se rumoreó que pudo ser el padre del Maestro Mateo, creador del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago.

3. El Ayuntamiento: se ubica sobre un antiguo pazo.


4. El Pazo del Conde da Maza: construido en la época medieval.

5. La iglesia de San Pedro: construcción románica de los siglos X-XI.


6. La fachada del palacio del General Paredes: originaria del siglo XVI, detrás oculta el polideportivo.



Compártelo

Entradas relacionadas