Camino de Santiago - Etapa 3: de Sarria a Portomarín (22.75 km)


La etapa hasta Portomarín discurre desde la vega sarriana, hasta el embalsado río Miño. El firme es bastante variado: caminos de tierra, pistas asfaltadas y tramos empedrados. 

Según el Códice Calixtino, hasta Barbadelo se deplazaban falsos agentes de los hosteleros compostelanos para engañar a los peregrinos. 

El Camino comienza desde el Convento de la Magdalena en Sarria. Salimos del pueblo bajando hasta el medieval ponte da Aspera y cruzamos la vía del tren para acercarnos al Castro de Paredes.

1. As Paredes: 501 m (13 habitantes) ➨  Tras cruzar un arroyo por una pasarela de madera, seguimos por un repecho, caminando entre castaños, y subimos hasta esta aldea en la que se asienta un castro prerromano.

2. Vilei:  521 m (51 habitantes) ➨ Por una pista llegamos hasta Vilei, en la que hay una escultura en honor a Germán Arias y un área de descanso en el km 108, con varios negocios.

3. Barbadelo: 570 m (13 habitantes) ➨  En Barbadelo merece la pena descansar un rato para disfrutar de las vistas de la iglesia románica de Santiago y de su cementerio anexo. Ésta data del año 1009 y perteneció a un cenobio agregado a Samos.  Nueva subida y buenas vistas sobre el lejano pico Oribio.


4. Rente:  600 m (19 habitantes) ➨ Dejando a la derecha el albergue de Barbadelo, continuamos por una pista asfaltada hasta Rente. 


5. Mercado da Serra: 626 m (19 habitantes) ➨ Cuenta con una taberna en el cruce de la LU-5709. Al cruzar la carretera, seguimos de frente por un corredor arbolado. A pocos minutos aparece una fuente decorada con la mascota Pelegrín y, un poco más adelante, vemos el Molino de Marzán, de 1920. Atravesamos el pasal de invierno para no meter las botas en el agua y cruzamos la LU-633 para pasar Leiman.


6. Peruscallo:  638 m (37 habitantes) ➨ Aquí hay un bar y algunos hórreos pintorescos. Se sale de la aldea, junto a un monumental roble, por una senda con pasadoiros bajo una gran arboleda.



7. Cortiñas: 640 m (16 habitantes) ➨  Un castaño centenario saluda al peregrino. Conviene estar atento a los carteles e indicaciones para no desviarse del Camino. 

8. Lavandeira:  644 m (13 habitantes) ➨ Tramo de calzada irregular.


9. O Casal: 640 m (6 habitantes) ➨  Al otro lado del arroyo de Chelo ya se ve A Brea.

10. A Brea:  661 m (7 habitantes) ➨ Después de una granja aparecerá un falso mojón de los 100 km hasta Santiago y, un poco más adelante, el verdadero. A partir de aquí, se podría obtener ya la Compostelana



11. Morgade: 650 m (5 habitantes) ➨  Junto a la capilla de Santa Mariña, existe una fuente con la cara de un demonio. Una dura subida nos lleva sobre un camino de tierra a Ferreiros. A la izquierda, los bosques se extienden por el valle del río Loio. 

12. Ferreiros:  643 m (25 habitantes)  


13. Mirallos: 633 m (2 habitantes) ➨  Aquí podemos ver la iglesia románica de Santa María, que se llevó allí piedra a piedra desde Ferreiros en 1790. Por una pista asfaltada, llegamos a A Pena. 




14. A Pena:  645 m (32 habitantes) ➨ Sobre el asfalto nos dirigimos al casal de O Couto y a la aldea de As Rozas, donde los prados dan paso a los pinos repoblados. 

15. As Rozas: 634 m (12 habitantes) ➨  Una senda sube a la Pena dos Corvos, un bonito mirador sobre el valle del Loio.

16. Moimentos:  580 m (15 habitantes) ➨ Después de dejar a la izquierda una cruz de madera enrollada con alambre de espino y cruzar la LU-4203, llegamos a Moimentos. 

17. Moutrás:  533 m (17 habitantes) ➨ Aquí hay una parafarmacia, un supermercado pequeño y tiendas de artesanía. Tras una cuesta asfaltada llegamos a Parrocha. Desde aquí, sólo queda descender hasta Portomarín. 




15. A Parrocha: 483 m (16 habitantes) 

16. Vilachá:  425 m (18 habitantes) ➨ Aquí el sudafricano Gordon Bell abrió un albergue y un restaurante vegetariano. Un brusco descenso nos lleva hasta el Miño. 

17. Portomarín:  387 m (495 habitantes) ➨ Cruzando el enorme puente de más de 350 metros de largo acabamos la etapa. La entrada a Portomarín se hace por uno de los arcos del puente romano-medieval. Subiendo la escalinata, llegamos al centro del pueblo. Allí, bajo los soportales, Portomarín aparece lleno de restaurantes, albergues y pensiones, que rodean la zona de la iglesia de San Nicolás. 




¡Cuidado!, si en el último tramo, en la bifurcación, os decidís por seguir el Camino histórico, llegaréis a la carretera atravesando una dura bajada con piedras enormes. Muy desaconsejable si vais con una mochila pesada o si ha llovido y está más escurridizo aún el camino.



Otras entradas que os pueden interesar:




Compártelo

Entradas relacionadas