Opinión Pensión Portomiño – Portomarín



A mitad de camino reservamos en esta pensión, sin muchas pretensiones, para descansar un poco de tanto albergue, al menos por un día.

No pretendíamos los lujos de un hotelazo, sino algo humilde, cómodo, que estuviera limpio y que tuviera baño privado.

Su cometido lo cumplió esta pensión que, por el precio que tiene y viniendo de albergues, está bastante bien.

El alojamiento se divide en dos edificios. El primero que se ve, y donde está la cafetería, es el del hotel. En otro edificio en la calle de al lado, se encuentra la pensión.

No está en el centro del pueblo, pero tampoco está lejos. Caminando unos escasos 100 metros ya estamos en el Ayuntamiento.



Nuestra habitación estaba en la planta de abajo, al lado de la puerta de entrada, por lo que el ruido del trajín de los peregrinos entrando y saliendo nos molestó un poco. El cuarto era amplio, con tele, wifi, y un baño con ducha de hidromasaje. Las camas eran cómodas y estaba todo limpísimo. La mujer encargada de la cafetería fue la que nos lo enseñó todo, nos puso el sello en la Credencial y nos dio hielo para cuidarnos las rodillas maltrechas.

Lo único más desagradable fue el ruido que escuchábamos del pasillo y de las demás habitaciones, pero con los tapones de los albergues nos apañamos. Por lo demás, un sitio que cumplió nuestras exigencias para pasar una noche algo más cómoda.


   PENSION PORTOMIÑO   
C/ Sánchez Carro, 23
27170 Portomarín (Lugo)
Teléfono: 982 547 575

Compártelo

Entradas relacionadas