Opinión del Albergue Acuario - Santiago de Compostela


Elegimos este albergue por sus buenas opiniones y por su buena ubicación, ya que está cerquísima de la estación de autobuses. Se encuentra en un parque y para llegar al centro basta con caminar unos escasos 20 minutos.

Su ambiente y su decoración son bastante místicos, muy hippie. Y esto le da un aspecto interesante y lo hace diferente a los demás.




El personal fue muy amable durante toda nuestra estancia. Nos ayudaron con todo, incluso nos esperaron por la noche despiertos para que no nos encontráramos la puerta cerrada (aunque te pueden dejar la llave si la pides). En el mostrador y en el recibidor tienen un montón de información sobre el Camino y sobre su continuación: El Epílogo del Camino hacia Finisterre y Muxía. De ahí sacamos las ganas para otro año emprender otra aventura.


Las habitaciones son sencillas y cómodas. Nuestra habitación era de tres plazas: una litera y una cama normal. Y estaba muy limpia. Aunque no me gustó mucho que la parte de arriba de los tabiques no estuviera unida al techo, ni que en vez de puertas hubiera cortinas. Supongo que esto mejora la ventilación, pero también hace que se escuchen más ruidos. Bueno, siendo el último albergue del Camino, ya estábamos acostumbrados. Unos buenos tapones y listos.




Lo que más me gustó fue la tranquilidad del sitio. 

                                               ➽  Precio de la cama en litera: 14€
                                               ➽  Incluye: sábanas, mantas y almohada.
                                               ➽  Hay wifi gratis.
                                               ➽  Amplio comedor.
                                               ➽  Lavadora y secadora.
                                               ➽  Cocina a monedas.
                                               ➽  Hora de cierre: a las 00'00


   ALBERGUE ACUARIO - SANTIAGO DE COMPOSTELA   
Rúa de Estocolmo, 15707 Santiago de Compostela, A Coruña
Teléfono: 981 57 54 38

Compártelo

Entradas relacionadas