Qué ver en Olivenza, uno de los pueblos más bonitos de España



Olivenza sólo es española desde 1801, cuando las tropas españolas la ocuparon durante la Guerras de las Naranjas. Antes fue portuguesa, por eso nuestros vecinos aún sigue reclamándola como suya. Desde 1986, con la integración en la Unión Europea, esta antigua disputa territorial ha sido relegada a un ámbito menor en las relaciones bilaterales, aunque a veces surgen movimientos que recuerdan estas ideas. De hecho, actualmente sus habitantes tienen la opción de ser españoles y portugueses. Ochocientas personas han adquirido ya la doble nacionalidad entre oliventinos, cónyuges y descendientes directos.

Hoy Olivenza vive de ese pasado fronterizo entre España y Portugal y su gran patrimonio ha hecho que esté en el listado de los Pueblos más bonitos de España desde 2019.

Qué ver en Olivenza

1. Alcázar de Olivenza: su origen está en los templarios, a quienes Alfonso IX cedió la aldea como pago por su ayuda contra los musulmanes. Cuando Olivenza fue de dominio portugués, lo amurallaron y construyeron su torre del homenaje, que resultó ser la más alta del país. Ésta se integraba en una frontera formada por doce atalayas, de las que sólo se conservan cinco. La mayoría de lo que vemos ahora son el resultado de las reformas realizadas durante el siglo XIV. En su interior se puede ver el Museo Etnográfico González Santana, en el que se recrea la vida en estas tierras, así como acceder por medio de unas rampas a la Torre del Homenaje.


2. Murallas: de las cuatro murallas que tuvo Olivenza, hoy sólo se tienen restos de la primera, construida en el siglo XIV, y de la última, perteneciente al siglo XVII. Se puede dar un paseo tranquilo alrededor de éstas viendo también los nueve baluartes que conserva.



3. Iglesia de Santa María del Castillo: situada al lado de la fortaleza, se construyó sobre una antigua iglesia templaria en el siglo XVII. Su exterior es clasicista, aunque la torre y una puerta lateral son de estilo manuelino. Dentro, en su Capilla del Evangelio, se puede ver un retablo de madera en el que se representa un árbol genealógico con los doce reyes de la cada del rey David.


4. Iglesia de Santa María de la Magdalena: realizada en el siglo XVI, es un buen ejemplo del estilo manuelino. Su interior está decorado con retablos barrocos y azulejos blancos y azules.


5. Palacio de los Duques de Cadaval: actualmente es la sede del Ayuntamiento. Lo que destaca del edificio es su portal manuelino del siglo XVI en el que está el escudo de la villa.


6. Casa de la Misericordia: este antiguo hospital del siglo XVI, ahora realiza las funciones de residencia de mayores. Lo más llamativo es la Capilla del Espíritu Santo, toda engalanada con azulejos portugueses. Se puede entrar durante las horas que permanece abierta.

7. Pasos: repartidos por la ciudad hay cinco pequeños altaritos en las fachadas de algunas casas. Están decorados con mármol y azulejos portugueses azules y blancos. Popularmente son conocidos como pasos y representan escenas religiosas.

8. Pastelería Casa Fuentes: en ella se vende Técula Mécula, el dulce más famoso de Olivenza y cuyo su origen proviene de una antigua receta que encontraron y registraron los propietarios de esta pastelería. Sus ingredientes básicos son almendras, huevo, azúcar y una base de hojaldre. 









Compártelo

Entradas relacionadas