Qué ver en Medellín en una mañana – Badajoz



El lugar de nacimiento de Hernán Cortés se encuentra al norte de la provincia de Badajoz. Una localidad de unos dos mil habitantes que cuenta con un gran patrimonio monumental, fruto de las diversas civilizaciones que la han ido moldeando a lo largo de los años.

De fundación romana, época en la que se conocía como Metellinum, la ciudad logró mucha importancia por estar ubicada cerca de la Vía de la Plata. Aunque sus orígenes son incluso anteriores, habiéndose descubierto restos tartésicos que la han permitido identificar con Conisturgis, capital de los conios.


Caída en poder de los musulmanes, quienes aprovecharon para reconstruir la fortificación romana y hacerla más grande, en el siglo XIII Fernando III la reconquista definitivamente y la incorpora a la Corona de Castilla.

Durante la conquista de América, durante los siglos XVI y XVII, más de 280 personas abandonan Medellín para colonizar el nuevo continente. Entre ellos, Hernán Cortén.

Aunque durante la Guerra de Independencia y la Guerra Civil, la ciudad quedó devastada, hoy es un importante enclave turístico, gracias a su patrimonio. Puedes dejar el coche en el aparcamiento del castillo, aunque es mejor que lo dejes en el pueblo e inicies tu camino andando. Lo más representativo se encuentra en la colina y sus inmediaciones, a excepción del Puente de piedra.

Qué ver en Medellín

1. Puente de piedra: su estructura actual data del siglo XVII, aunque el original fue de origen romano. Mide 400 metros y tiene 20 arcos que descansan sobre el río Guadiana. Para evitar su deterioro prohibió el tráfico pesado y se construyó un segundo puente que obtuvo el premio a la mejor obra extremeña de 2002.

2. Teatro Romano: se sitúa a los pies del castillo medieval y al lado de la Iglesia de Santiago, que actualmente es el Centro de Interpretación. El teatro pertenece al siglo I d.C. y se puede ver parte de su graderío, escenario y algunos elementos decorativos. Todavía está en proceso de excavación. La entrada es guiada y cuesta 3€. Cierra los lunes y los martes sólo abre en horario de tarde.


3. Castillo Medieval: Sus cimientos son romanos, aunque quedaron modificados durante la conquista musulmana, época de la que sólo se conserva el aljibe. En el siglo XIV, Pedro I lo mandó destruir entero por rivalidades con el entonces alcalde, Alfonso de Alburquerque. Enrique II fue el encargado de su reconstrucción, pero su forma actual no la adquirió hasta el siglo XV. La entrada cuesta 2€. Cierra los lunes y los martes sólo abre en horario de tarde.


4. Iglesia de San Martín: en tu camino de vuelta, bajando la cuesta del castillo, te encontrarás con este pequeño templo del siglo XIII, construida sobre un antiguo templo romano. Su fama le viene dada por ser la iglesia en la que fue bautizado Hernán Cortés.


5. Iglesia de Santa Cecilia: construida en el siglo XVI sobre una iglesia menor para dar cabida a una población más amplia en Medellín, presenta un estilo renacentista. Del rico patrimonio artístico que se sabía que guardaba en su interior, hoy apenas se conservan algunas piezas, como el retablo lateral del presbiterio que pertenece al siglo XVIII.










Compártelo

Entradas relacionadas