9 lugares imprescindibles que ver en Toro en un día



Cuando la gente piensa en Toro, también lo hace en el animal. Sin embargo, su nombre poco tiene que ver con éste. Se debe a las palabras Campus Gothorum, que significa Campo de godos.

Sus orígenes se supone que están ligados a los pueblos celtíberos, habiéndose descubierto en sus tierras yacimientos propios de una antigua ciudad vaccea identificada con Arbocela.  Durante la Edad Media, sobre sus cimientos, se cree que los visigodos fundaron Villa Gothorum.


Lo que sí que se sabe a ciencia cierta es que en el año 899 se llevó a cabo su refundación, ya con el nombre de Toro.

Desde lo alto de un cerro desde el que se divisa el Duero, la ciudad tiene una gran riqueza patrimonial como lo demuestra el haber sido declarada Conjunto Histórico-Artístico. Sus calles te ofrecerán un maravilloso paseo en el que disfrutarás de monumentos tan importantes como los fundados en su día por María de Molina, bodegas y vinos con Denominación de Origen, dulces excepcionales y tapas tan apetitosas como los platos de calandraca, con salchichas, jamón york y queso.


Qué ver en Toro en un día

1. Torre del reloj: situada sobre la Puerta del Mercado, es un vestigio de la antigua muralla que rodeaba la ciudad. Atravesándola llegarás a la peatonal calle Mayor. Su construcción es barroca y cuenta la leyenda que el mortero se amasó con vino, en vez de agua, por abundar más en estas tierras.  


2. Colegiata de Santa María la Mayor: inspirada en la Catedral de Zamora, se empezó a construir en el siglo XII en estilo románico de transición. Su portada norte está formada por cuatro arquivoltas de medio punto con decoraciones vegetales, bustos de ángeles y la representación del Juicio Final, con una corte de 24 ancianos del apocalipsis que portan instrumentos musicales medievales. Su portada occidental es la más famosa, llamada portada de la Majestad. Conforma una impresionante obra escultórica que conserva casi toda su policromía original, llevada a cabo por el pintor Domingo López, criado del rey Sancho IV.


3. Alcázar de Toro: sus cimientos son del siglo X, aunque ha sufrido muchas reconstrucciones a lo largo de a historia. Está ubicado en un cerro sobre el río Duero y cuenta con murallas flanqueadas por siete torreones. En él fijaron su residencia los Reyes Católicos.


4. Pulida Magallonera: a un lado del castillo están los Jardines de Magallón, en los que destaca un monolito con una pequeñita réplica de la Pulida Magallonera, una pieza imprescindible del repertorio de la jota aragonesa, compuesta por Ramón Salvador y que muestra los lazos de unión entre Toro y esta localidad zaragozana desde la Guerra de Sucesión Castellana, cuando batallones aragoneses, integrados por magalloneros, se desplazaron a Toro para participar en el conflicto bélico entre Isabel La Católica y Juana la Beltraneja por la sucesión de la Corona de Castilla.



5. Paseo del Espolón: realiza el recorrido que une el Alcázar con la Colegiata de Toro a través de un maravilloso mirador el valle del Duero.


6. Iglesia de San Lorenzo el Real: construcción románico-mudéjar del siglo XII en la que se encuentran enterrados algunos miembros de la familia Castilla-Fonseca, descendientes bastardos de Pedro I el Cruel. Se cree que es la iglesia más antigua de Toro.

7. Iglesia de San Salvador de los Caballeros: obra románico-mudéjar de principios del siglo XIII y que perteneció a la Orden del Temple hasta su desaparición. Actualmente su interior alberga el Museo de Arte Sacro.

8. Iglesia de San Sebastián: dentro puedes ver las pinturas murales del Real Monasterio de Santa Clara, de estilo gótico.

9. Monasterio del Sancti Spiritus el Real: convento renacentista del siglo XVI que cuenta con una gran colección de sargas policromadas del siglo XVI con escenas de la Pasión. La obra más importante del museo es el sarcófago mausoleo de Beatriz de Portugal.

Existe un bono por 5€ que incluye la entrada a la Colegiata y las iglesias de San Salvador, San Sebastián de los Caballeros, el Santo Sepulcro y San Lorenzo el Real. Una vez vistos sus monumentos, puedes visitar alguna bodega e irte de tapas por los bares que hay por la Plaza Mayor.



Compártelo

Entradas relacionadas