Cómo es la Fiesta de la Rosa del Azafrán de Consuegra


A finales de octubre, Consuegra vive cada año la Fiesta de la Rosa del Azafrán, cuyo objetivo es dar a conocer la esencia cultural de Castilla-La Mancha a través de la artesanía, la historia, las tradiciones culturales y la gastronomía.

Su historia se remonta al año 1963, cuando comienza esta celebración por iniciativa del entonces alcalde D. Pedro Albacete y del cronista Francisco Domínguez, para promocionar el azafrán de la tierra y crear un producto turístico.  El programa de la primera edición no pudo ser más sencillo: visita a los campos de azafrán para conocer el proceso de recogida y monda, misa en la parroquia, pregón y acto de Exaltación Manchega a cargo del poeta conquense Federico Muelas y almuerzo manchego. Hoy, más de medio siglo después, Consuegra bate sus propios récords, acogiendo más y más visitantes cada año.

1. Visita a un campo de azafrán

La actividad comienza con la visita a un campo de azafrán. Al lado del aparcamiento habilitado para los turistas, un vecino del pueblo nos muestra un pequeñito campo de azafrán y nos cuenta las características de su siembra, cuidado y cosecha. Y nos obsequia con unas bonitas flores.


Antaño, Consuegra fue uno de los centros más importantes de siembra de azafrán. En 1963, cuando comenzó esta celebración, llegó a cotizarse a 1.300 pesetas la libra. Un dineral para la época. Su cultivo se introdujo en La Macha durante la Alta Edad Media y se sabe que, en el siglo XII, Alfonso VIII reservó para la corona un tercio del azafrán recogido en este pueblo.

Hoy son pocos los que se dedican a este cultivo, según nos cuenta el vecino, “porque los jóvenes no quieren hacer tantos sacrificios como exige el campo. Ellos son más de botellón.” A pesar de que pueda alcanzar los 3.000€ el kilo.

A continuación, nos montamos en un autobús que nos deja en la entrada al castillo.

2. Visita guiada al castillo de Consuegra

El Castillo de la Muela es uno de los mejor conservados de toda La Mancha. Sobre el cerro del Calderico, ya aparece mencionado en la Historia de España de Alfonso X. Perteneciente a los musulmanes, éstos lo cedieron por pacto matrimonial a Alfonso VI, quien poco después lo perdió al ser derrotado en la Batalla de Consuegra en la que murió luchando Diego Rodríguez, el único hijo varón del Cid.



Las tropas napoleónicas lo destrozan a su paso en 1814 y, tras la desamortización, queda aún más arruinado. Hoy pertenece al Ayuntamiento, que lo ha restaurado consiguiendo un buen resultado.

Durante nuestra visita podemos ver el interior del castillo con sus diferentes dependencias, aljibes, nave archivo, nave ermita y sala capitular, entre otras.



3. Visita a un molino de viento

Consuegra cuenta con doce molinos: Clavileño, Espartero, Rucio, Caballero del Verde Gabán, Chispas, Alcancía, Cardeño, Vista Alegre, Sancho, Mochilas, Mambrino y Bolero.

Nuestro guía hace dos grupos para acceder por turnos al Molino Rucio, donde hay pequeña tienda de recuerdos y productos típicos y cuya maquinaria tradicional se puede observar.




Mientras un grupo descansa y hace fotos del inigualable paisaje que nos rodea con los molinos y el castillo de fondo, el otro grupo sube las estrechas escaleras del molino para conocer cómo funciona. Allí podemos tocar los restos de la harina molida y podemos ver cómo se mueven las aspas en función de la dirección del viento.

Por la tarde se realiza una demostración de la molienda a la que todo el mundo puede asistir y en la que te puedes llevar de recuerdo un saquito de harina molida en El Bolero.

4. Exhibición de monda

A los pies del siguiente molino, nos espera una vecina del pueblo para explicarnos y hacernos una demostración de cómo se realiza la monda del azafrán. Consuegra tiene varios concursos con esta temática, incluido uno de categoría infantil, en los que se premia la rapidez en la extracción de las hebras de la especia de las flores.



En su mostrador también podemos comprar jabones de azafrán a tan sólo 1 ó 2 euros.

5. Degustación gastronómica

El Gastromolino se ha convertido en un bar de degustación de platos manchegos. En frente de su puerta, los organizadores han dispuesto un chiringuito en el que podemos pedir un plato de migas y beber vino manchego del porrón. Nos dicen que podemos repetir si queremos.


Por si alguno se queda con hambre, en el chiringuito también se pueden comprar otros platos y bebidas, como bocadillos, chorizos, chuletas…

Aquí acaba la visita organizada a la Fiesta de la Rosa del Azafrán, pero el evento continúa durante todo el día. Dulcinea, elegida entre las muchachas del pueblo, ameniza todas las actividades que se realizan en Consuegra vestida con su traje tradicional. Danzas, coros, rondas, concursos, exposiciones, torneos… todo eso forma parte de una fiesta en la que participan todos sus habitantes con gran orgullo, dando a conocer sus tradiciones a los miles de turistas que pasan por allí en estas fechas, destacando la cantidad de autobuses llenos de chinos que vienen interesados por las flores.

La visita cuesta 9€ e incluye:
  • Guía
  • Autobús desde el parking hasta el castillo y vuelta.
  • Visita al campo de azafrán.
  • Visita guiada al castillo de Consuegra.
  • Visita guiada al molino.
  • Exhibición de monda del azafrán.
  • Plato de migas manchegas y vino.

Si tenemos en cuenta que el precio de la visita al castillo+molino+museo es de 7€, sale bastante rentable contratar esta excursión.

Fecha: a finales de octubre y principios de noviembre.

Se tiene que contratar por adelantado contactando con la Oficina de Turismo: 



Compártelo

Entradas relacionadas