Visitando Ochagavía, un pueblo de cuento


Ochagavía parece un pueblo sacado de una postal. En pleno pirineo navarro, con sus poco más de 500 habitantes, se llena los fines de semana por ser la antesala de la Selva de Irati. Se hace dificilísimo aparcar allí, a pesar de tener una zona habilitada.

El pueblo se encuentra en pleno Valle de Salazar, en la confluencia de los ríos Zatoya y Anduña, sobre los que se conservan seis puentes de piedra que ofrecen una estampa preciosa. En esa confluencia da la bienvenida al pueblo un crucero del siglo XVI.

Según la leyenda, su nombre quiere decir “Ocho casas”, justo las que quedaron en pie cuando los franceses invadieron y quemaron el pueblo en 1794, durante la Guerra de la Convención. Aunque hay pruebas de que el pueblo ya se llamaba así mucho antes de aquel suceso.

Qué ver en Ochagavía

Lo más interesante es tan sólo dejarse llevar paseando sin rumbo mientras se disfruta de la estampa. La arquitectura navarra rural lo merece.



La casa más antigua del pueblo y del valle es de 1612. En su fachada está el escudo de armas del pueblo: un lobo negro con una corona dorada y un cordero plateado atravesado en la boca. Caben destacar los palacios medievales de Urrutia, Iriarte y Donamaría, y algunas casas blasonadas de los siglos XVIII y XIX.



Nada más entrar al pueblo nos encontramos con el río Anduña y su puente medieval. La ribera derecha está llena de restaurantes y bares. Alrededor de la Plaza de la Blankoa hay un parque infantil, una fuente y un centro de salud. Un poco más adelante, se encuentra la escuela, la pista deportiva, y un camping.



La ribera izquierda es en la que están la mayoría de las casas. En frente del segundo puente está la Oficina de Turismo. Allí podéis encontrar toda la información turística que necesitéis de la zona y de la Selva de Irati. Son muy amables, pero las colas son enormes. Nosotros tuvimos que hacer cola desde la esquina de la calle. Cuanto más tarde vayáis peor. Una cosa está clara: para venir a este pueblo y visitar Irati, hay que madrugar muchísimo o alojarse en él (que ganas entran cuando ves lo bonito que es).



Saliendo de la oficina, si os adentráis por las cuestas siguiendo los carteles, llegaréis al Ayuntamiento y, un poco más adelante, a la Iglesia de San Juan Evangelista, del siglo XVI y con tres retablos renacentistas y otros tres barrocos en su interior. El retablo mayor es impresionante. Tanto que, cuando se acabó, el pueblo no tenía dinero para poder pagar tan inmensa obra. Tras un largo litigio con el autor, Miguel de Espinal, se murió antes de poder cobrar.



Paseo interpretativo del Bosque - Muskilda

Si no podéis ir a Irati, porque os habéis levantado tarde y ya no os dejan pasar, o simplemente tenéis tiempo para pasear tranquilamente por Ochagavía, este paseo en una alternativa perfecta para pasar la mañana antes de pasar por alguna sidrería.

Subiendo la calle de la iglesia, tenéis que seguir las señales cuesta arriba que indican Muskilda.

La ruta completa es de 6’3 km. El recorrido va por el camino viejo de Irati todo inmerso en naturaleza, y lleno de paneles interpretativos en su primera parte.







Tras llegar a una gran explanada donde la gente hace una parada para disfrutar de las vistas y reponer fuerzas, el sendero continúa cruzando la carretera. Este tramo es un poco más dificultoso, pero no exige tampoco mucho.

La siguiente parada es la ermita de Muskilda, del siglo XII. En medio del bosque aparece un recinto pequeño y amurallado en el que se encuentra la ermita, una casa para el capellán y otra para el ermitaño.  

Antes de entrar hay un pilar de piedra con una imagen de la Virgen con la inscripción: “La villa de Otxagabia hizo hacer este Pilar, año 1654. Jesús María”.



Dentro de la ermita hay una imagen de madera de 60 cm, de madera y pan de oro, de los siglos XIV – XV (no se sabe con certeza). Una leyenda cuenta que un pastor se la encontró cuando vio a un toro escarbando bajo un roble. Se la llevó al pueblo varias veces, pero siempre desaparecía y volvía a su lugar de origen. Supusieron que la imagen no quería irse de allí y construyeron la ermita para albergarla.




Saliendo de la ermita, el sendero continúa, más salvaje, bajando de vuelta al pueblo.





Si no queréis andar, os perderéis este magnífico paseo, pero también podéis ir directamente a Muskilda en coche, siguiendo el desvío que sale a la izquierda por la carretera principal del pueblo y continuando 4 km. Está señalizado.


Dónde sacar dinero en Ochagavía

Ochagavía tiene un cajero de la Caja Rural de Navarra y otro de La Caixa. Los dos están junto al río, en la misma acera que la oficina de turismo. Uno antes, y otro después de la misma. 

Dónde aparcar en Ochagavía

Las principales zonas para aparcar son las que se encuentran a ambos lados del río.

También hay habilitado un aparcamiento cruzando el puente que sigue al medieval peatonal. Justo al lado del hostal- sidrería Kixkia Sagardotegia. Es gratuito, pero también se llena. 

Visitas guiadas: en ciertas épocas del año se realizan visitas guiadas por el pueblo gratuitas o por muy poco dinero. Esta información la podéis encontrar en este enlace

Compártelo

Entradas relacionadas