El Monasterio de Piedra, el primer chocolate europeo


Un lugar increíble. Uno de los lugares más bonitos de todos los que he visitado en España. La entrada, en un principio, nos puede parecer bastante cara pero, si tenemos en cuenta todo lo que incluye, es bastante aceptable.

En el siglo XIX, Juan Federico Muntadas, descubrió este lugar que más tarde (1945) se convertiría en Paraje Pintoresco Nacional y que en 2014 fue nominado para el listado de las Siete Maravillas Naturales de España.

El recorrido de unos 5km disfrutando del parque ha sido modelado por el río Piedra en todo su esplendor que, durante cientos de años, ha conseguido formar casadas, lagos, grutas y un paisaje incomparable.

Después de dejar el coche en el amplio parking, atravesamos la Puerta Colorada para acceder a la Plaza de San Martín y allí hacer la larguísima cola de las taquillas. Si habéis comprado la entrada por internet, no hace falta esperar. Basta con llegar a los tornos y enseñarla. Allí os darán un plano del parque y tendréis la oportunidad de comprar por 2€ una bolsa de comida para peces. Merece la pena comprarla porque luego no hay ningún puesto donde la vendan y podéis pasar un buen rato alimentando a las grandes truchas de la piscifactoría.



Después de los tornos eso ya parece una feria. Entre la gran cantidad de gente que hay visitándolo y los empleados que no paran de ofrecerte fotos como si de un parque temático se tratara (que a la salida puedes ver en un panel y comprarlas), se rompe todo el encanto de la entrada. Menos mal que luego ya no hay tanto espectáculo (mucha gente sigue habiendo) y se podrá disfrutar mejor.

Después de todo este tinglado, llegamos a Cuatro Calles. Siguiendo las indicaciones iremos recorriendo los distintos puntos de interés acompañados, en todo momento, por el sonido del agua del río Piedra.

Aunque todos son reseñables, a mí los que más me gustaron fueron la zona de la piscifactoría y el lago espejo, la gruta arco iris y la Cola de Caballo, con sus más de 50 metros de altura).


Si nos quedamos con ganas de más también podemos hacer el recorrido adicional que nos lleva por el Paseo de la Olmeda, atravesando el cañar, hasta llegar al Mirador de la Puerta Negra, con el Monasterio al fondo.

Además, hay un espectáculo de rapaces cerca de la entrada del parque. En las taquillas os darán información sobre los horarios del día.

EL MONASTERIO

Fuera del complejo del parque, a la derecha de las taquillas, está el Monasterio. Éste fue fundado en el siglo XII por trece monjes de Poblet a los que Alfonso II de Aragón y Sancha de Castilla habían donado el Castillo de Piedra para este propósito. Contando con un espacio de 30km², construyeron su primer emplazamiento provisional en la orilla izquierda, el Monasterio de Pedra Vieja, realizado en madera y adobe. Más tarde, se mudarían a la orilla derecha al acabar el Monasterio de Piedra Nueva. Y ahí es donde lo vemos ahora.

Actualmente, la iglesia está en ruinas. El Monasterio atravesó tres desamortizaciones: con José I los mojes fueron expulsados y el ejército francés saqueó la abadía y la convirtió en hospital, durante el Trienio Liberal muchos de sus bienes fueron subastados y con Mendizábal la orden quedó suprimida del todo.



Tras la subasta de 1844, el complejo fue adquirido por la familia Muntadas Campeny. Sus propietarios realizaron un jardín paisajista, convirtieron el convento en una instalación hostelera e hidroterápica y construyeron una piscifactoría pionera en España. Hoy en día es una Sociedad Anónima.

Durante nuestra visita podremos ver el claustro, la sala Capitular con su excelente portada, la Puerta de Santa María que da acceso a la Iglesia en ruinas, acceder a la cripta panteón bajo la antigua capilla mayor, el pasillo de los legos conversos, el refectorio, el calefactorio y el famoso Tríptico Relicario del gótico mudéjar (Bueno, una imitación. El auténtico se conserva desde 1851 en la Real Academia de Historia.)

Además, podemos ver tres pequeños museos:
  • El Museo del Chocolate, ubicado en la antigua cocina. No hay que olvidar que el Monasterio de Piedra fue el primero en realizar este manjar en Europa. Fray Jerónimo de Aguilar, fraile de este monasterio, acompañó a Hernán Cortés en la Conquista de México. Cuando volvió trajo el cacao con él y en estas cocinas se hizo el primer chocolate europeo. Los monjes afirmaban que como no estaba citado en el Antiguo Testamento, el chocolate no debía entenderse como alimento, así que su consumo no rompía sus ayunos litúrgicos.
  • El Museo de Carruajes lo podemos ver en el mandatum y donde están los restos de una torre puerta del antiguo castillo. En él se exponen los que se usaban para llegar a Piedra a finales del XIX y principios del XX.
  • El Museo del Vino pretende resaltar la importancia de la Denominación de Origen de Calatayud. Se encuentra en la antigua cillería, repartida en tres plantas. Aquí se encontraba una de las neveras del monasterio, el lagar para recoger el mosto y las cubas donde fermentaba. Y es que, además del chocolate, estos monjes producían vino para consumo propio (“una jarra diaria de caldo”) y para vender en Calatayud y Daroca.

DÓNDE COMER:

A la entrada del complejo hay dos restaurantes de precios moderados y una zona de picnic.
Ya en el coche, nos encontramos con gente dando folletos en el cruce con ofertas muy buenas de restaurantes de la carretera y de Nuévalos.

HORARIOS:
  • De abril a octubre: de 9’00 a 19’00
  • De noviembre a marzo: de 9’00 a 18’00
  • Monasterio: de 10’00 a 13’00 y de 15’00 a 18’00.
PRECIO:
  • Adultos: 15€
  • Niños (de 4 a 11 años) y mayores de 65 años: 11€
  • El precio incluye la visita al parque, la exhibición de rapaces y la visita al monasterio. La entrada sólo para ver el monasterio es de 8€, pero no merece la pena.
CONSEJOS:
  • Comprar la entrada por internet. Puede salir más barato y se ahorra mucho tiempo de cola porque entras directamente.
  • Llegar a primera hora de la mañana o a la hora de comer. Siempre está saturado de gente y no se disfruta igual porque no se puede ni hacer fotos tranquilamente con tanto empujón.
  • Con tanta agua por todos lados y en umbría, llevad algo de abrigo aunque haga buen tiempo. 
EXCURSIONES CERCANAS:



MONASTERIO DE PIEDRA
Calle Afueras, s/n    50210 Nuévalos, Zaragoza
Teléfono: 976 870 700


Compártelo

Entradas relacionadas