Una paradita en Nuévalos


Una excursioncilla que podemos hacer de camino que visitamos el Monasterio de Piedra es pasear un ratito por Nuévalos y tomarnos algo en alguno de los muchos restaurantes y bares baratos que tiene este pueblecito de poco más de 300 habitantes.

Junto al embalse de la Tranquera, Nuévalos ya estuvo habitado en el siglo II a. C., tal y como demuestra el yacimiento celtibérico y romano que encontraron bajo la Ermita de la Virgen de los Diegos.


El monumento más relevante que podemos encontrar allí es la Torre del Castillo, del siglo XIV, adosada a la Iglesia de San Julián y Santa Basilisa. Originariamente el castillo perteneció a la Orden del Santo Sepulcro y resistió las dos invasiones que Pedro I de Castilla realizó en el lugar, su fama de castillo inexpugnable le precedía.  Fue restaurado en el 2002 y hoy acoge el Centro de Información Turística, una sala de exposiciones y un mirador.


La localidad también tiene varias ermitas y la Casa del Obispo (antiguo palacio renacentista del siglo XVI), actual Ayuntamiento.

Compártelo

Entradas relacionadas