Opinión de la Excursión a Safari Park Madrid


Abierto desde 1973, este lugar es increíble. Un sitio imprescindible para los que quieran pasar un buen día alejados del ruido de la ciudad y disfrutando de los animalillos.

A 32 kilómetros de Madrid, en un encinar entre los ríos Aberche y Perales, y ocupando un espacio de 78 hectáreas, este proyecto de Félix Rodríguez de la Fuente, su primer director, cuenta con cinco secciones donde poder ver animales en semilibertad,  y muy cerquita de tu coche.

La aventura comienza comprando unas bolsitas de zanahorias en la entrada, junto con tu ticket. No es obligatorio, pero sí que altamente recomendable si no queréis perderos el espectáculo de poder darle de comer a los herbívoros directamente de vuestra mano.


El recorrido se realiza en coche y, salvo en la zona de los herbívoros, no se pueden bajar las ventanillas. El safari ha tenido pocos accidentes, pero todos ellos han sido por gente descuidada que no hace caso de las advertencias y se cree que los animalillos (como los leones) son gatitos inofensivos. De hecho, yo vi a varios descuidados que instaban a sus hijos a hacerles fotos con el móvil a todo tipo de animales peligrosos, sacando medio cuerpo por la ventanilla. (Luego que se quejen…).


El primer apartado que vemos será el de los antílopes y, a continuación, pasamos con el coche por las puertas que nos llevan a la sección 1, donde nos encontraremos con animales como jirafas, orix, tigres de bengala…


La sección 2 está llena de dromedarios, cebras, watusi..., y varios elefantes asiáticos.



En la tercera veremos de lejos a varios leones en sus amplios terrenos protegidos por una valla. Y otros bien cerquita y sin valla alguna.


En la cuarta hay bisontes, búfalos y caballos.



Y la más espectacular es la última de todas. Para acceder a ella hay que esperar a que un guardia nos abra una puerta, que cierra después de que hayamos pasado. Y es que dentro sólo pueden estar a la vez un número reducido de vehículos. En ella podemos ver muy de cerca hipopótamos, monos, rinocerontes e incluso osos (aunque cuando nosotros fuimos éstos estaban durmiendo L ).




Poder ver animales como éstos tan cerca de ti, es un espectáculo único. Y se ve que están bien cuidados por su aspecto, por el amplio sitio disponible que tienen (que es enorme), y por el alto número de crías que están teniendo.

Fuera de la zona de safari también hay otros lugares interesantes:

1. El reptiliario: una zona llena de espectaculares serpientes (pitones, boas…), algunas de una longitud y grosor que asombran a los visitantes.



2. El insectario: este lugar, en cambio, nos decepcionó un poco. La mayoría de lo que se exhibía allí eran reproducciones, aunque también había algunos ejemplares vivos. Aun así, la zona está un poco abandonada.



3. La gruta de los cocodrilos: un paseíto increíble a escasos metros de estos animales, tan sólo separados por una valla a media altura. Genial para poder verlos bien. Además, también estaba lleno de torturas enormes.



4. El rincón de las aves: un espacio dedicado a las aves exóticas, algunas de ellas en peligro de extinción. Cuenta con una de las mayores colecciones de estos ejemplares de toda la Península. Están llevando a cabo un riguroso programa de cría a partir de ejemplares procedentes del tráfico ilegal de especies.


5. El mini-zoo: la mayoría de los animales que aquí se exhiben también proceden del tráfico ilegal. Aquí podemos ver, en sus jaulas, animales tan atractivos como el puma, tigres, puercoespines, lobos, monos, e incluso un jaguar en todo su esplendor. Un lugar bastante cuidado, recorrido por un riachuelo y a orillas de un lago.




6. El rincón de los mansos: particularmente fue una de las áreas en las que más disfruté. Una vez entras en el recinto, te encuentras rodeado de cabritas enanas y cerdos vietnamitas.  Lo más bonito eran sus crías. Podías cogerlas en brazos y darles de comer zanahorias. Un sitio muy bucólico.



7. La zona de ocio: esta área me pareció un poco destartalada. Deberían renovarla un poco si quieren que sea más atractiva para los visitantes, y es que está todo muy desvencijado, descolorido por el sol, dejado. Aquí  una pequeña piscina (muy inhóspita y descuidada), una pequeña pista de karts (de la que no vendría mal indicar el precio) y un tobogán gigante. También hay una zona reservada para los paseos en pony y en camello.


Por si todo esto os ha sabido a poco, el parque realiza tres exhibiciones maravillosas:

- Exhibición de aves rapaces: el primero que lo puso en marcha fue el mismísimo Rodríguez de la Fuente. En ella se muestran aves tan majestuosas como el cóndor, el buitre leonado, el águila esteparia, el pigargo de cabeza blanca y el halcón peregrino. Aves volando en total libertad, mostrando sus técnicas de vuelo y caza.



- Exhibición de zorros y felinos: es la primera vez que veo una exhibición así. Increíble y precioso. En ella podéis ver cómo realizan diversos juegos con los pequeños zorritos y otros animales.





- Exhibición de reptiles: justo a la salida del reptiliario hay una zona de picnic y un bar. Allí se realiza la demostración de varias de las serpientes y lagartos del  reptiliario. Incluso los puedes tocar y… ¡cómo resbalan!



Hay varias áreas para comer y descansar por todo el parque, así como servicios limpios y una tienda de recuerdos. A lo mejor deberían invertir un poquito en renovar la pintura de las instalaciones para que no dé esa primera impresión de descuidado porque, la verdad  es que una vez superada ésta, la experiencia es maravillosa, se ve que los animales están bien cuidados y disponen de espacio suficiente y se disfruta mucho.

Otro punto a su favor es el amplio folleto informativo que dan a la entrada donde explican todo su proyecto y presentan datos de los animales más impresionantes que hay en el parque.

CONSEJOS:
  • No vayáis con el coche recién limpiado, ni recién comprado. Los animales babosean los cristales en busca de sus preciadas zanahorias y, algunos (aunque pocos) incluso se intentan subir al coche y hacen pequeños rallajitos.
PRECIO:
  • Adultos: 17€
  • Niños: 13€

HORARIO:
  • Todos los días de 10’30 a 19’00
  • Exhibición de aves y zorros:
    • Laborables: 13’30
    • Fines de semana: 13’00 y 17’00
  • Exhibición de serpientes:
    • Laborables: 14’30
  • Fines de semana: 14’00 y 18’00


SAFARI MADRID
Carretera Navalcarnero-Cadalso de los Vidrios Km 22
Aldea del Fresno (Madrid)
Coordenadas: Norte 40º 18.548’ Oeste 4º 15.254’
Teléfono: 918 622 314



Compártelo

Entradas relacionadas