Visitando el Museo San Isidro o de los Orígenes de Madrid


En pleno barrio de La Latina encontramos este museo famoso por contener el Pozo donde San Isidro obró su milagro.

Inaugurado en el año 2000, este museo complementa al Museo de la Ciudad, del que ya hablé en otra entrada de este blog. Éste último presentaba objetos e información desde 1561, año en el que Madrid adquiere la capitalidad, hasta los primeros años del siglo XX. En el Museo de San Isidro encontraremos información mucho más antigua.



Se encuentra ubicado en uno de los edificios civiles más antiguos de Madrid: el solar del palacio de los Condes de Paredes, quienes fueron sus propietarios hasta mediados del siglo XIX. Construido en el siglo XVI por la familia de los Lujanes, de la época solo se conserva un patio renacentista del siglo XVI y la capilla del siglo XVII. En 1974 se derribó casi por completo debido a su estado ruinoso y se reconstruyó tras hacer una excavación arqueológica.

Comúnmente se llama a este edificio La Casa de San Isidro. Y es que parece ser que en ese lugar, pero mucho antes, se levantaba el palacio de los Vargas, amos de San Isidro. Y en éste fue donde vivió e hizo sus milagros el Santo.

La visita

Su colección está organizada en varios ámbitos expositivos, distribuidos en tres plantas:

▪  Antes de Madrid: desde hace 500.000 años hasta la época romana y visigoda. En estas salas podemos ver restos paleontológicos (animales y humanos) procedentes de yacimientos madrileños, herramientas de los habitantes del Neolítico, y objetos de los primeros cazadores y recolectores hasta que se convierten en sociedades productoras. Hasta podemos ponernos unas gafas 3D para ver algunas reproducciones.




▪  Mayrit-Madrid: desde la fundación islámica hasta el reinado de Felipe II.

▪  El jardín arqueobotánico: permite hacer un recorrido por la flora documentada en las excavaciones arqueológicas madrileñas y desde el que podemos observar el ábside de la Capilla del Obispo (s. XVI).



▪  La religiosidad y muerte del Madrid renacentista: con importantes pinturas de la época, como La Virgen de la Leche, de Berruguete. También se exhiben los Sepulcros de Don Francisco Ramirez (el Artillero) y su mujer Doña Beatriz Galindo (La Latina), llamada así por su gran conocimiento del latín. Fue una de las mujeres más cultas de su época y con tan sólo 16 años entraría en la Corte para dar clases de este idioma la mismísima Isabel la Católica.


▪  El Patio renacentista: éste es uno de los restos que aún nos quedan del antiguo Palacio de los Condes de Paredes. En él se guardan esculturas originales que provienen de famosos monumentos madrileños. Para que no se deterioren los originales se guardan aquí y han sido sustituidos por réplicas, como varios caños que provienen de la Fuente de Cibeles.



▪  Almacén visitable: en el sótano se exponen más de 600 piezas arqueológicas. Pertenecen a los fondos del museo y nos dejan visitarlos, aunque sería mejor que estuvieran integrados en la exposición principal.

Las salas dedicadas a San Isidro

▪  El Pozo:  en la primera sala dedicada a este Santa se encuentra el Pozo del Milagro, en el que San Isidro, según la tradición, salvó a su hijo de morir ahogado haciendo subir milagrosamente el nivel de sus aguas. Éste está acompañado por litografías y varias pinturas, como una reproducción del Milagro del Pozo, de Alonso Cano, cuyo original podemos ver en El Prado.


▪  La Capilla: la leyenda cuenta que se edificó sobre el lugar donde se encontraban los aposentos de San Isidro y su mujer, Santa María de la Cabeza. Sus bóvedas están decoradas con pinturas murales de Zacarías González Velázquez. Al final hay una hornacina con la figura del Santo, de autor desconocido y colocada allí a petición de los Condes de Paredes. El resto de la sala está llena de cuadros y tallas que representan a San Isidro y a su mujer.





▪  Los Milagros: la sala cuenta varias maquetas y con dos obras medievales que hablan de San Isidro. Una de ellas es el Códice de Juan Diácono, un manuscrito del XII que narra las andanzas de un personaje del siglo XII llamado Isidro cuyo cuerpo fue encontrado perfectamente conservado en el cementerio de la Parroquia de San Andrés. Desde ese momento empezó la devoción al Santo y la Iglesia concedió a la población el permiso para promover su culto.


La otra obra es la reproducción del Arca de San Isidro, del siglo XIII. Fue realizada originariamente para guardar su cuerpo sustituyendo a su sepulcro original. Pero en 1620 ésta también fue sustituida, en esta ocasión por una urna de plata. El Arca original podemos verla en la Catedral de Madrid.

Consejos
  • Si queréis ver la exposición tranquilamente, podéis ir en cualquier fecha menos en el puente de San Isidro.
  • Si queréis disfrutar más del folklore id en este puente, cuando está todo lleno de flores y de gente. Aprovechad para comer unas rosquillas y unos barquillos, participar en el gentío de chulapos y goyescas y pasear por la Pradera.
Por cierto, un diez para el personal. No he visto personal más atento y amable que éste en ningún museo de la capital. Felicidades.

Horario
  • De martes a domingo y festivos: de 9’30 a 20’00
  • Agosto:
    • De martes a viernes: de 9’30 a 14’30
    • Sábados, domingos y festivos: de 9’30 a 20’00
  • Cerrado: todos los lunes 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre.

Cómo llegar al Museo de San Isidro
  • Metro:
    • Tirso de Molina (L1)
    • La Latina (L5)
  • Autobuses: 3, 17, 18, 23, 35, 60, 65, 148.

Precio: entrada gratuita.



   MUSEO DE SAN ISIDRO – LOS ORÍGENES   
Plaza de San Andrés, 2. Madrid
Teléfono: 913 667 415


Compártelo

Entradas relacionadas