Si vas a Calatayud...


La verdad es que la visita a esta ciudad nos dejó mal sabor. Una pena que tanto monumento estuviera rodeado de calles sucias y destartaladas. Lo digo desde la pena, sin querer ofender a nadie, pero esa fue mi impresión. Lo bueno es que parece que se está invirtiendo mucho en tareas de restauración porque había varias obras repartidas por el casco antiguo. Por eso, habrá que volver a Calatayud más adelante para sacarle el jugo.

Lo primero que hay que resaltar del lugar es su recinto fortificado de 4 km de perímetro: el más antiguo que se conserva de los árabes en toda la Península. Construida a principios del siglo IX, su muralla rodeaba la ciudad y sus cinco castillos: el de Doña Martina, el del Reloj, el de la Peña, el de Torre Mocha y el de Ayyub. Muchos están en condiciones lamentables y sus restos están rodeados de chabolas.




Por otro lado, Calatayud cuenta con varios ejemplos impresionantes del mudéjar aragonés, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001, como la Colegiata de Santa María y su gran torre de 70 metros, fundada (parece ser) por Alfonso I. 



Otras maravillas que nos encontramos de repente paseando por allí: la Colegiata del Santo Sepulcro, de 1605; la iglesia de San Andrés, la iglesia de San Pedro de los Francos (mandada construir por Alfonso I tras la reconquista de Calatayud).



Mención aparte merece la Iglesia de San Juan el Real cuyo crucero se cierra con una cúpula sobre pechinas decoradas con pinturas de Goya representando los cuatro Padres de la Iglesia occidental. La primera obra maestra de Goya, pues la realizó con tan sólo 20 años.

Sus calles tranquilas están llenas de estas sorpresas. Palacios de estilo aragonés de los siglos XVI y XVII, arcos, puertas legendarias como  la de Terrer, plazas… todo esto lo podremos encontrar en su casco antiguo.




Además, hay cinco museos que cuentan la historia de la ciudad:
  • El Museo de Calatayud. (Gratuito).
  • El Museo Parroquial de San Juan el Real. (2€ por persona)
  • El Museo de la Semana Santa. (Gratuito)
  • El Museo de la Colegiata de Santa María. (2€ por persona)
  • El Museo de la Dolores, lleno de referencias a este famoso personaje que cuenta, además, con un centro de interpretación de la Denominación de Origen de Calatayud en la bodega medieval de este mesón. (2€ por persona).

En fin, lo dicho, le debemos otra visita para continuar descubriendo sus maravillas y disfrutar de un buen vino. Pero nuestro camino continúa hacia el origen de todo: Bilbilis.


Si queréis más información sobre esta ciudad, visitad su web turística. Bastante útil: http://www.calatayud.es/turismo/visitar


Compártelo

Entradas relacionadas