Visitando la Nave de Motores de Pacífico


Después de haber visitado hace tiempo el Andén 0, aún nos quedaba por ver el segundo de los dos museos que Metro Madrid tiene. Éste pilla algo alejado, pero aun así, merece la pena hacerle una visita por la historia que tiene.

Es un recorrido corto que comienza con un vídeo documental sobre el origen y funcionamiento de esta antigua central térmica o fábrica de electricidad, como la llamaron en sus tiempos. Inicialmente el Metro de Madrid se abastecía de energía gracias a un contrato que tenía con la Unión Eléctrica Madrileña, pero como la mayoría de su producción era hidroeléctrica el suministro dependía mucho del nivel de los pantanos y los cortes eran muy comunes. Esto y los desacuerdos con las compañías eléctricas de Madrid hicieron que tomaran la decisión de crear la suya propia. Así nació la central eléctrica más potente de España por aquel entonces (1924). Al igual que el Andén 0, su arquitecto fue Antonio Palacios (como muestran sus característicos azulejos) y estuvo en funcionamiento hasta 1972.

Visto el vídeo, la guía nos lleva a la Nave de Motores. Allí podemos ver tres enormes motores diésel de cuatro cilindros y dos tiempos. Cada motor se acopla a un alternador trifásico de tipo voltante y diámetro de 6 metros. Las barandillas que los protegen, o mejor, las que nos protegen a nosotros de caernos por ellos, son las originales de los años 20.

Éstos son los grandes protagonistas por su gran envergadura, pero también podemos ver en la nave otro tipo de motores eléctricos, botellas de aire comprimido, depósitos de combustibles, herramientas… incluso unos curiosos lavaderos portátiles de aceite para las herramientas.

Al fondo de la nave se encuentra el panel de control de la central. Totalmente original. Desde él se controlaba todo su funcionamiento, con ocho pupitres para gobernar los motores diésel y los alternadores, y los paneles para regular la cantidad de energía necesaria que llegaba a las estaciones y a los metros.

El centro cuenta también con una planta sótano que contaba con un túnel que la conectaba con la estación de metro de Pacífico. Pero en nuestra visita no nos la enseñaron.

La visita continua fuera, en el jardín. Allí podemos ver cinco grandes depósitos subterráneos de hierro en los que se guardaba la mayor parte del combustible.  La visita acaba echando un vistazo al rectificador estático de vapor de mercurio, utilizado originariamente para transformar la corriente alterna en continua. Cuando descubrieron la alta toxicidad de los vapores del mercurio, (nos preguntamos cómo lo descubrirían) dejaron de usarlos e instalaron las conmutatrices que también se pueden ver allí.

La guía magnífica y la visita también. La única pega es que te dejan hacer fotos de su interior, pero no publicarlas en ningún sitio. Ni siquiera en un blog. Así que os dejo con esta foto mía y otra de la puerta.

HORARIO:
  • Todos los viernes, sábados y domingos de 10’00 a 14’00, incluyendo festivos.
  • Todas las visitas son guiadas y gratuitas.

CÓMO LLEGAR:
  • Metro:
    • Conde de Casal (L6)
    • Pacífico (L1, L6)
    • Menéndez Pelayo (L1)
  • Cercanías: Madrid-Menéndez Pelayo
  • Autobuses: 10, 56, 156.


NAVE DE MOTORES DE PACIFICO
Calle Valderribas, 49 Madrid
Teléfono: 902 444 403



Compártelo

Entradas relacionadas