Mostrando entradas con la etiqueta Melbourne. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Melbourne. Mostrar todas las entradas

Qué hacer en el Yarra Valley - Australia


A menos de una hora de Melbourne, tenemos esta joya llena de impresionantes paisajes.

1. Estar cara a cara con los animales del Healesville Sanctuary

Uno de los dos únicos lugares en Australia que han logrado criar ornitorrincos. Healesville Sanctuary está especializado en la fauna australiana. Una buena oportunidad de disfrutar de animales autóctonos, como los dingos o los koalas. Pagando un plus de 12$ también podremos tener encuentros más cercanos con algunos animales, como los canguros.



2. Visitar una de las más de 80 bodegas existentes

El valle de Yarra es una zona llena de viñedos y bodegas. Su clima fresco la hace especialmente buena para producir chardonnay, pinot noir y vino espumoso.



3. Hincharse a chocolate en la Chocolaterie Ice Creamery

16 hectáreas para disfrutar de esta delicia. La entrada es gratuita y hay muchas oportunidades para probar sus productos gratis también. http://www.yvci.com.au



4. Subirse al histórico Puffing Billy

Desde este histórico tren se pueden disfrutar de espectaculares paisajes en la zona de los Dandenongs. El recorrido de ida y vuelta dura unas 5 horas y su destino es la hfamosa estación de Gembrook, desde Belgrave. www.puffingbilly.com.au

5. Hacer senderismo

El Valle del Yarra y la zona de los Dandenong Ranges está lleno de áreas recreativas y senderos para disfrutar de increíbles rincones naturales, como las Stevenson Falls, o el Kurth Kiln Regional Park.


6. Pasearse por Gembrook

El histórico pueblo de Gembrook fue famosa durante la Segunda Guerra Mundial por su producción de carbón y de madera, así como de proveer de productos de granja a la ciudad de Melbourne a través de la línea del Puffing Billy. Podemos seguir las eñales ara hacer el recorrido histórico por Gembrook, coger el tren de vapor, recorrer algunos de sus senderos por el Wright Forest,  ver el inmenso centenary log, visitar el Vintage Motoring Museum lleno de vehículos antiguos y probar sus productos locales.   


www.epqgembrook.org

7. Visitar una “granja de lavanda”

La Warrantina Lavender Farm se puede visitar de manera gratuita para ver sus instalaciones. De noviembre a febrero organizan el Lavender Time. En su Tea Room se puede disfrutar de los tés más típicos de Devonshire hechos con lavanda.  La granja organiza paseos, tiene parking, área de picnic y tienda de regalos. www.warrantinalavender.com.au


8. Esquiar en Marysville

El camino de los 40km que separan Healesville de Marysville ya merece la pena por sí mismo. La nieve se concentra en la zona del Lake Mountain y en la comercial Murchinson Street nos podemos hacer con todo el equipo necesario para disfrutar de los deportes invernales. Un lugar clave es el Lake Mountain Alpine Resort, donde se puede esquiar y hacer tobogganing.

www.marysvilletourism.com



Mapa del Yarra Valley





Australia: Día 3 – Recorriendo la Great Ocean Road en campervan


Por la mañana temprano salí del hotel para recoger la campervan a las 9’00. Las condiciones fueron las mismas que cuando contré con Jucy Rental la campervan en Nueva Zelanda. La única diferencia fue que tuve que dar los datos de otra tarjeta de crédito para que descontaran de ahí los gastos que tuviera en autovías de peaje electrónico. Por suerte, fueron 0.

Después de coger la Jucy, y tras dar algunas vueltas para acostumbrarme a conducir por el otro lado de la carretera, inicié mi viaje por la Gran Ocean Road. Esta carretera panorámica llega hasta Allansford. Yo sólo quería llegar hasta los 12 Apóstoles, haciendo algunas paradas por el camino. Sabía de sobra que iba a ser una paliza, porque iba a tener que volver de noche al hotel (y conducir de noche por Australia no se lo recomiendo a nadie), pero teníala impresión de que iba a merecer la pena.


El recorrido completo dura 243 km desde Torquay hasta Allansford. Yo di un poco de vuelta deteniéndome en algunos lugares míticos. La carretera hasta Torquay fue un caos. Llena de tráfico y de camiones enormes que me ralentizaron muchísimo. Por fin, al llegar a Torquay y coger el desvío que indicaba Great Ocean Road, todo fue mucho más calmado, aunque no fácil. La carretera es de dos carriles (uno para cada sentido), está llena de curvas y hay muchas zonas de derrumbamiento y suelo peligroso. Aun así, había mucho mantenimiento y lo estaban adecentando todo. En muchos tramos así, la velocidad límite sigue siendo 100 km/h.





Tras varias paradas pequeñas para disfrutar del espectacular paisaje costero y ver con los prismáticos algunas ballenas, mi primer destino fue el Memorial Arch.






1. Great Ocean Road Memorial Arch

Este arco de madera está dedicado a los hombres que construyeron la carretera y como tributo a los caídos en la guerra. Una gran obra de ingeniería que comenzó al final de la Primera Guerra Mundial y que se completó en 1932. En su construcción participaron más de 3000 hombres y la velocidad de progreso era de 3 km al mes en las zonas más escarpadas. El arco se colocó en 1939, aunque el que vemos ahora es de 1983, ya que los tres anteriores se destruyeron por diversos incendios que asolaron la zona.



En la zona hay un aparcamiento y varios carteles con información sobre la Great Ocean Road. GPS: Lat: -38.47205   Long: 144.044708


2. Erskine Falls

A menos de 15 minutos del arco está localidad de Lorne, que no tiene mucho interés. Cogí el desvío que sale a la derecha hasta las cascadas de Erskine, ubicadas en la cordillera de Oatway y a unos 12 minutos en coche. En tan poco tiempo, pasamos del paisaje costero y soleado a un bosque denso, el rainforest, húmedo, con llovizna y frío.



Después de dejar el coche en el aparcamiento, seguí las escaleras por un camino muy corto, hasta el primer mirador. El agua tiene una impresionante caída de 30 metros hasta el Erskine River. Al segundo mirador se accede por un camino algo más largo, no mucho, a través de los 240 escalones hasta la base la cascada. La entrada y el parking son gratuitos. Sin duda, mereció la pena el desvío.


3. Otway Cape – Faro de Otway

Después de parar varias veces para intentar ver koalas sin éxito, decidí salir un poco de la Great Ocean Road y dirigirme desde Apollo Bay al Faro de Oatway. Inmersa en el bosque de eucaliptos y, tras atravesar increíbles paisajes de pastos de color verde intenso, empecé a ver lo que buscaba.

Justo antes de llegar al faro, os recomiendo dejar el coche a un lado de la carretera y hacer un poco de este camino andando silenciosamente. Al principio es difícil porque no sabes muy bien qué buscas. Pero, una vez distingas la primera bolita peluda dormitando en una rama, el resto será pan comido. Y, por suerte, esta carretera está llena de esas bolitas.   ;)








4. Los 12 Apóstoles

La verdad es que me tiré tanto tiempo disfrutando de los koalas que ya lo de ver los 12 Apóstoles era algo secundario para el poco tiempo que quedaba de luz. Al menos pude llegar al mirado principal, aunque tuve que dejar el famoso Puente de Londres porque ya no se veía nada.

Los 12 Apóstoles son unos pilares de piedra caliza que emergen del Océano Antártico, unas enormes columnas que se elevan hasta los 45 metros de altura. A pesar de mantener este nombre, actualmente sólo hay ocho. El último Apóstol que se cayó fue en 2005.




Siguiendo la Gran Ocean Road está muy bien señalizado. Hay que coger un desvío que lleva hacia un aparcamiento y un centro de información, con cafetería, aseos y tienda de recuerdos. Desde allí parte un camino que lleva de nuevo a la costa y desde el que se accede a varios miradores. Uno de ellos es el de las Escaleras de Gibson, un recorrido de 70 metros hacia abajo por el acantilado hasta llegar hasta la arena de la playa.

Para llegar al London Bridge, el más alejado de los Apóstoles, hay que llegar a Port Campbell y continuar la carretera unos 7 km más.

Después de un día muy aprovechado, inicié el camino de vuelta (ya de noche) hacia Melbourne. Esta vez lo hice por la carretera de arriba, no por la Great Ocean Road, por parecer más segura, sin tanta curva. Desde Port Campbell, se pasa por Colac, Warncoort, Winchelsea y Geelong.

Un recorrido imprescindible si vais por esta zona de Australia. En tan sólo un día obtuve: paisajes impresionantes (costeros, de rainforest, de bosques de eucaliptos y de praderas verdes inmensas), avistamiento de ballenas y de koalas en libertad, y un inmejorable anochecer con los 12 Apóstoles de fondo. Me faltaron tan sólo dos guindas: ver canguros en libertad (no apareció ninguno) y pingüinos en las playas de los 12 Apóstoles (la gente dice que van al anochecer, pero el mar estaba muy agitado y no vi nada).


Total de kilómetros:
  • De ida: 348 km.
  • De vuelta: 240 km.
Si queréis ver más fotos de Australia, podéis encontrarlas en mi tablero de Pinterest.

Australia: Día 2 – Recorriendo el centro de Melbourne


Con un poco de jetlag todavía en el cuerpo, decidí disfrutar de la ciudad y St Kilda andando. Desde el hotel Kimberley Gardens, y parando antes en el 7Eleven para desayunar, comencé a andar hacia el centro de Melbourne. Ciudad limpia, ordenada, con el aire nuevo que tienen las grandes ciudades australianas.




Mi primera parada fue para ver el Shrine of Remembrance, dejando a un lado el Grand Prix Circuit, a la derecha aparecen los Royal Botanic Gardens, una de las maravillas de Melbourne. Desde la carretera ya se puede ver este emblemático  monumento construido en memoria de los caídos del Estado de Victoria en la Primera Guerra Mundial. Su diseño se inspiró en el Mausoleo de Halicarnaso, una de las siete maravillas del mundo antiguo. Su importancia es tal en la ciudad que está prohibido construir cualquier otro edificio que tape su vista desde Swanson St hasta Lonsdale St. Se puede entrar para ver el interior y escuchar las explicaciones gratuitas. (Horario: de 10’00 a 17’00).

Después de pasear un poco por los jardines atravesé el puente sobre el río Yarra y llegamos a la mítica Federation Square. Esta plaza es punto de quedada para los habitantes de Melbourne, en ella hay varios monumentos importantes, como el Ian Potter Centre, el Museo de la Imagen, la estación de Flinders Street y la Catedral de St Paul. No es tan llamativa como otras plazas y me decepcionó un poco.


Lo primero que hice fue bajar hasta la Oficina de Información Turística. Allí varias personas mayores se encargan de ofrecerte un montón de folletos sobre cosas que hacer y que ver en Melbourne y alrededores. Hay que coger número y esperar a que te atiendan. Además, está lleno de videos documentales.

Folleto en mano me fui a la Catedral Anglicana de San Paul, construida en 1880 siguiendo los diseños del arquitecto Butterflield, quien no se dignó a visitar la ciudad y se limitó a enviar los dibujos y las instrucciones. (Horario: de 8’00 a 18’00, los sábados abre sólo hasta las 17’00).


Cansada ya de tantos kilómetros andados aproveché el servicio gratuito de tranvías que ofrece Melbourne. En Flinders Street, tras ver la bonita estación, cogí el City Circle Tram e hice el recorrido completo (que dura poquito) viendo varios de los monumentos más representativos del centro de la ciudad. Los comentarios que sonaban por los altavoces no se escuchaban muy bien, pese a no haber mucha gente y poder ir sentados cómodamente.


Me bajé en la misma parada donde lo cogí, Flinders Street y empecé a visitar algunos de los callejones famosos del centro. El primero de todos está junto a la catedral, el Hosier Lane. La verdad es que no es más que una calle estrecha llena de grafitis por todos lados, con gente bebida y con pintas raras entre muchos turistas haciendo fotos. Personalmente, no me gustó nada. No estoy yo preparada para este tipo de contra-cultura…



Después de callejear un poco por allí y aprovechando para ver algunos monumentos importantes que me encontraba por el camino (Old Treasury Building, Parliament House, Town Hall, The State Library…) acabé en el Royal Exhibition Building. Construido para la Exposición Universal de 1880, hoy es Patrimonio de la Humanidad. Fue el primer edificio en el que ondeó una bandera australiana y donde se estableció el primer Parlamento del país. La entrada cuesta 10$. Los jardines son gratuitos y desde ellos se pueden hacer unas bonitas fotos. Yo no tenía tiempo para visitarlo por dentro, y no era mi intención. Mi viaje se iba a centrar más en la naturaleza y no tanto en ver museos. Por eso sólo le dediqué un día a Melbourne, para poder hacer parte de la Great Ocean Road a la mañana siguiente.


Volví tras mis pasos pasa visitar Chinatown. Es pequeña, pero de las que vi en Australia fue la que más me gustó. Los restaurantes no son caros y, además, está el Food Court: dentro de un edificio hay un minicentro comercial cuya parte de abajo está llena de puestos de comida asiática. Lo mejor es que la mayoría son buffet libre. Pagas por un plato o por un tupper. Y ya lo llenas tú de lo que quieras hasta que rebose. Al final, la gente con las ansias hace una mezcolanzas…



Desde allí comencé el segundo gran paseo del día hacia Southbanks y los Docklands. Atravesé el Etihad Stadium y la polémica noria para llegar a una de las zonas con los restaurantes más pijos al lado del río Yarra. Cruzando el puente de la telaraña y tras descansar un poco las piernas, empecé el camino de regreso hacia St Kilda y, sí, una vez más decidí hacerlo a pie para ir viendo las ricas pastelerías de St Kilda, sus boutiques y sus casitas pequeñas.



Después de haber hecho unos 20 km andando (o eso decía Google Fit), me quedaba el plato fuerte del día. La verdad es que de Melbourne podría haber prescindido, pero los pingüinos de St Kilda, no. Es lo que más os recomiendo de todo lo que hice en mi primer día de recorrido en Australia. 


Australia: Día 1 – Opinión sobre el Kimberley Gardens Hotel de St Kilda



Alojamiento: Kimberley Garden Hotel & Serviced Apartments

Llegué al aeropuerto muy tarde, por culpa del retraso del avión. Aduanas y control de pasaportes los hice muy rápido. Me hicieron algunas preguntas sobre los medicamentos que llevaba, les dijimos que sólo tenía un botiquín de viaje y listos.

Mi idea inicial era coger el transporte público para llegar a St Kilda y desde ahí ir andando al hotel. Pero, como era tan tarde, ya no había. Así que tuve que coger por la siguiente opción más barata: montarme en el Skybus hasta Southern Station y desde ahí coger un taxi. El Skybus me salió por 19$ y el taxi me cobró 15$. Si hubiera cogido un taxi desde el principio me hubiera salido mucho más caro.


St Kilda es una zona bastante pija, fuera ya del centro de Melbourne, y con una gran fama por sus pastelerías. A unos 20 minutos en coche y a hora y media andando. Por la mañana y a la hora de salir del trabajo hay muchísimo tráfico por todo el camino en dirección a Melbourne.

El hotel está situado en pleno barrio judío. En la zona hay muchos hoteles, tiendas escuelas, bibliotecas judías y muchos rabinos paseando. De hecho, su imagen es un candelabro de siete brazos. Tiene habitaciones dobles y apartamentos donde caben hasta 8 personas. Tiene wifi gratis en todas las habitaciones.



Mi habitación era standard. Limpia, sin muchas pretensiones. El pasillo y la moqueta sí que estaban algo dejados. El personal fue muy amable y, algo que ya no volví a ver en Australia, la recepción habría hasta muy tarde. Tiene un restaurante bastante caro en la planta baja y en el lobby hay una zona reservada a los desayunos. No lo contraté, pero, por lo que vi, no parecía merecer mucho la pena por 22$ por persona.

Todos los alojados tienen acceso gratuito a su piscina cubierta. No la usé porque tenía tantísimo frío y el tiempo era tan malo que ni se me pasó por la cabeza, aunque fuera climatizada.

Lo mejor del hotel, y por lo que lo elegí, es que tiene parking dentro gratuito y, si no hay hueco, se puede dejar en la calle porque hay muchísimo espacio y es una zona muy tranquila. La estación de tren está muy cerca y a unos diez minutos hay un 7-Eleven donde desayunar por 2$. Además, está muy cerca de donde recogí la campervan (Jucy Rentals) y a unos 40 minutos andando de la famosa colonia de pingüinos



Cómo llegar al Kimberley Gardens Hotel desde el aeropuerto:

Para llegar al hotel desde el aeropuerto cogiendo el transporte público, como lo íbamos a hacer nosotros, hay que coger el autobús 869 hasta St Kilda (96 Barkly Street) y, desde allí, andar unos 25 minutos rectos hacia Inkerman Street. Ese trayecto cuesta 21$ y los autobuses son verdes, blancos y amarillos; con una especie de carrillo verde detrás para meter el equipaje. Se cogen siguiendo la señal de Airport and Peninsular Shuttle Bus justo en frente de la zona de Arrivals. En las dársenas de en medio.  http://www.fapas.com.au/


   KIMBERLEY GARDENS AND SERVICED APARTMENTS ****   
441 Inkerman St, St Kilda East VIC 3183, Australia
Teléfono: +61 3 9526 3888