Normas de tráfico - Coduciendo en Australia


Para quien esté acostumbrado a conducir, hacerlo en Australia es bastante sencillo (si no nos metemos por donde no debemos – como carreteras recomendadas sólo para 4x4). La norma más importante: mantenerte a la izquierda. Se conduce por el mismo lado que en Reino Unido y, para que no se nos olvide, hay señales recordándonoslo por todos lados. Si aun así se nos olvida, las multas parten de 165$.


Límites de velocidad en Australia

Aunque no nos percatemos, radares hay por todos lados – incluso en zonas que parezcan muy aisladas. El límite de velocidad si no hay ninguna señal que indique nada, es de 100 Km/h para todo el país, menos para Western Australia y Northern Territory para los que hay un límite de 110 km/h. En muchas autopistas y autovías es de 130 km/h.

Si estamos en una zona construida, la velocidad se reduce hasta los 50 km/h y 60 km/h en Northern Territory.  

Es curioso que exista un tramo de 200 km en la Stuart Highway entre Alice Springs y Barrow Creek en el que no existe ningún límite de velocidad.

Cuando veamos una señal que indique la finalización de una restricción de velocidad, se asume que, una vez rebasada, rige la norma de 100 km/h y 110 km/h (WA y NT).


Las multas comienzan por 106$ si nos hemos excedido por menos de 10 km, hasta 3330$ si lo hemos hecho por 45 km. Si la infracción se realiza en una zona escolar, se considera agravante. A todo esto hay que añadir todos los cargos que nos ponga la empresa que nos ha alquilado el coche. Los gastos por tramitación de multas son muy altos.


Cuidado con las distancias

Lo más normal es que durante vuestro viaje por Australia lleguéis a recorrer distancias larguísimas. Nosotros llegamos a hacer alrededor de 5900 km. Mucho más de lo que hay entre Madrid y Moscú en coche. Si lo extrapolamos a las distancias en Europa, es una burrada.


La principal dificultad es que tenemos que planificarnos muy bien. Hubo días en los que hicimos muchísimos kilómetros sin encontrar nada. Llevad siempre agua en abundancia y suministros de sobra por si acaso y tener muy claro dónde están las gasolineras que os podréis ir encontrando a lo largo de vuestro camino, para evitar sorpresas. Prueba de esta monotonía en las carreteras con rectas interminables, es el hecho de que hay señales para que vayas jugando al Trivial y así te entretengas y no te duermas.


Un punto a su favor es que hay muchas áreas de descanso cada 100 km o así, en las principales carreteras. Los aseos están siempre limpios y tienen papel. Incluso en muchas ofrecen café gratis a los conductores. Son muy útiles.





Cuidado con conducir por la noche

La verdad es que los animales nos pueden sorprender en cualquier momento, pero por la noche son más comunes estos tipos de accidentes. En general, las carreteras están bien mantenidas, y los servicios de emergencias vienen pronto aunque estés en mitad de la nada (lo digo por experiencia propia) pero siempre puede haber imprevistos.


En las cunetas hemos visto decenas de animales muertos, sobre todo canguros. Estos causan al año miles de accidentes. Se sienten atraídos por las luces y van hacia ellas. Si vemos algo saltando en mitad de las carreteras, lo mejor es reducir mucho la velocidad e incluso, si podemos, pararnos. Los canguros suelen desplazarse en manadas por lo que, si hemos visto a un adelantado, lo normal es que los demás vengan a continuación. Tener mil ojos, ir bien atento, evitar conducir de noche e ir siempre a una velocidad segura, de modo que si se cruza un animal, seamos capaces de reducir la velocidad.


El peligro de los camiones en Australia

A este tipo de camiones se les llama trenes de carretera y, cuando los vemos aparecer, imponen. Este tipo de camiones no están permitidos en la Unión Europea. Pueden llegar a medir la longitud de diez coches seguidos y, si vamos a unos 100 km/h, tendremos que recorrer unos 2’5 km para adelantarlos. Son un verdadero peligro porque la corriente de aire que generan es enorme y nos pueden sacar de la carretera. Si no estamos seguros, no adelantamos. Para haceros una idea de cómo son: en el 2006, los australianos entraron en el Guinness de los Récords al hacer transitar un camión con 112 remolques y 1474 metros de largo.


www.cairnsunlimited.com


Aparcar en Australia

El aparcamiento en las ciudades grandes es horroroso. A veces es mejor dejar el coche en las afueras y coger el transporte público. Así hicimos en Melbourne, Canberra, Syndney y la Gold Coast. Por todos lados hay señales que restringen el aparcamiento hasta en las zonas más insospechadas, como pueblos pequeñísimos. Se siguen las mismas normas que en Nueva Zelanda. Existen tres tipos de señales:

No parar, ni aparcar en las horas y días indicados:


El número que hay debajo de la P indica el máximo de tiempo que nos dejan aparcar sin pagar. Hay veces que ni pagando podemos dejar el coche.



Esta señal indica lo mismo que la anterior, pero pagando. Te dejan aparcar durante 240 minutos, si pagas.


Los precios de los parkings en muchos casos son excesivos. Si aparcáis en un lugar donde no se puede, las multas son de 80$ en adelante. Hay mucho personal vigilando las horas de aparcamiento. Si no tenéis el ticket puesto en el coche, o se os ha pasado la hora, las multas parten de los 50$.


Los peajes en Australia

Muchas de las vías principales de las grandes ciudades, como Melbourne o Sydney, requieren pagar un peaje para transitar por ellas. Este peaje es electrónico, por lo que hay que tener cuidado. Puedes llegar a no percatarte de que has entrado en una de estas carretera, sin embargo, tu matrícula ha sido fichada y el pago se le pasará a la empresa de alquiler. Para evitar problemas, las empresas piden una tarjeta de crédito en la que se van cargando los gastos que generéis en concepto de peajes. Os aconsejo ir siempre con un GPS para poder evitarlas, dejar el coche en las afueras y usar el transporte público.


Teléfono de emergencias en Australia

El número de emergencias para Australia es el 000. Nosotros tuvimos que llamar porque el coche que iba delante nuestro chocó con una rama en el suelo, dio un trompo y acabó boca abajo en la cuneta. Por teléfono nos pidieron los datos y tuvimos que informar de dónde estábamos y qué había ocurrido con mucha precisión. Además, nos pidieron que no nos moviéramos del lugar del accidente hasta que vinieran las autoridades. Vinieron muy pronto y, por suerte, todo se resolvió bien y con mucha celeridad.



Requisitos para alquilar un coche en Australia

  • Tener más de 21 años.
  • Tener el carnet de conducir internacional o uno traducido al inglés.
  • Tener un permiso para conducir de más de un año de antigüedad.
  • Dar una tarjeta de crédito con una cantidad disponible mínima que depende de cada compañía. A nosotros nos pidieron 3000$. Hacen el cargo para comprobar que tienes ese dinero y luego te lo devuelven sin problema.


Espero que os sirva de ayuda    ;)

Compártelo

Entradas relacionadas