Nueva Zelanda: Día 5 – El Lago Taupo y Huka Falls en helicóptero


El Lago Taupo (pronunciado Toupoo) es el más grande del país, casi del mismo tamaño que Singapur,  y descansa en la caldera de un volcán formado hace 300.000 años. El último gran cataclismo se produjo en el año 180, y creó una nube de ceniza tan grande que cubrió el cielo de rojo y se registró incluso en la antigua Roma y en China.


En él nace el río más largo del país: el Waikato, que desciende por las cascadas Huka y acaba desembocando en la costa de Auckland. Aunque el agua está helada, en algunos lugares hay aguas termales. Famoso por todas las actividades de aventura que se pueden practicar en él (jet boat, kayak, cruceros para ver tallas gigantes maoríes, ski acuático…) también cuenta con otras atracciones como la piscifactoría de gambas Huka Prawn Park o los panales de miel de Honey Hive. Al año se pescan más de 28.000 truchas.


Mi visita a la región fue bastante corta pues tenía que atravesar toda la isla norte para llegar a mi próximo destino, Wellington,  antes de que fuera noche cerrada (aún así, no lo conseguimos).

Visitando las Huka Falls 

Las cascadas Huka están muy bien señalizadas (a 3km de Taupo Town)  y cuentan con parking gratuito y WC de pago. Por ellas pasa el río más largo del país, el Waikato, dejando una imagen espectacular de agua azul, de un azul impresionante. El río se precipita desde 10 metros de altura a una laguna. Desde el puente se puede ver la fuerza del agua, llamada en maorí Hukanui (Gran Cuerpo de Espuma). La visita es gratuita y no dura más de 20 minutos. Aquí podréis hacer unas fotos geniales.



Si tenéis más tiempo, también podéis hacer un alto en Aratiatia Rapids, donde la presa se abre cuatro veces al día (a las 10’00, a las 12’00, a las 14’00 y a las 16’00) dejando que el río descienda 28 metros en tan sólo 1km.

Viaje en helicóptero sobre el Lago Taupo 

Justo antes de llegar a Huka Falls, hay una empresa de viajes en helicóptero que hace varias visitas por la región. Me llamó la atención y elegí una de ellas. Fueron muy amables. Primero me enseñaron sus instalaciones y vi un helicóptero viejo que tienen en exposición, donde puedes entrar, sentarte y hacerte fotos. Luego me dieron una charla sobre cómo funciona el helicóptero y sobre seguridad y, por fin, empezamos a volar. Fue una experiencia increíble. No se puede ir a Nueva Zelanda sin darse un paseo como estos en las múltiples empresas especializadas que hay por todo el país. 





El vértigo está asegurado. Me costó unos 100$ y el viaje no llegó a 15 minutos, ideal para el tiempo que tenía disponible. La empresa fue Helijet: www.helicoptertours.co.nz



Vistas del Tongariro National Park y del Monte del Destino 

De camino a Wellington atravesé el Tongariro National Park, el primer parque nacional de Nueva Zelanda y el cuarto del mundo, fue fundado en 1887. Hoy es uno de los tres lugares del país declarados Patrimonio de la Humanidad.

Sus tres enormes volcanes: Ruapehu, Ngauruhoe y Tongariro, fueron donados a Nueva Zelanda por una tribu local, viendo este acto como el único modo de conservar esta zona de especial valor espiritual.

El principal interés del parque para nosotros estaba en el Monte Ngauruhoe, de 2287 metros. Es un volcán cónico perfecto, con un solo cráter, y os sonará por ser el Monte del Destino en El Señor de los Anillos.


El Monte Ruapehu es el volcán más alto y activo del parque, con sus 2797 metros de altura. Su nombre significa Pozo del Ruido, por sus habituales erupciones (una cada 50 años, más o menos). La última fue en el 2007.

El último de los volcanes de parque es el Monte Tongariro, el cráter rojo, con 1968 metros. Su última erupción fue en el 2012.

El centro del parque está en Whakapapa Village, donde hay algunos hoteles y comercios, y sólo tiene 200 habitantes. 

BAÑOS:

En el i-site de Taupo hay WC con ducha caliente por 2$


Compártelo

Entradas relacionadas