Nueva Zelanda: Día 2 – La playa de arena negra Karekare


La tarde la pasamos probando el coche por carretera antes de meternos la tralla del día siguiente. Teníamos miedo de que tuviera algún problema y que nos pillara lejos. Así, si ocurría algo con él, era rápido volver al mismo sitio donde lo habíamos cogido.

Aprovechamos la visita para conducir hasta Karekare. La carretera se vuelve serpenteante y llena de vegetación. Parecía la selva. Un paisaje totalmente distinto al de Auckland, estando tan cerca. Y es que en Nueva Zelanda, el paisaje cambia constantemente sin dejar de sorprenderte.

La playa de Karekare es virgen, sin explotar. Es un paraíso alejado de turistas. Tan sólo vimos algunos kiwis paseando por allí. Tras bajar por una carretera bastante estrecha, se llega al aparcamiento, que cuenta con WC.


Atravesando el puente con un arroyo se llega en 15 minutos a la playa, famosa por su arena negra volcánica. Aquí se han rodado películas como El Piano y series como Xena, la princesa guerrera.

Eso sí, está considerada como una de las playas más peligrosas del país. Así que, no penséis en bañaros. El oleaje es extremo. La playa, preciosa, está llena de exóticas conchas que, por supuesto, no te dejan coger.



CUIDADO:

En la carretera hacia Karekare apenas hay gasolineras. En la zona de la playa no hay tiendas ni negocios de ningún tipo. Se llega por la Scenic Dr y la Piha Rd. Está muy bien señalizada.


Si tenéis más tiempo, esta visita se suele combinar con la cercana Piha Beach, una playa de arena cobriza que sí que está más poblada, aunque sólo hay una tienda.
Karekare está a 38 kilómetros de Auckland. 


Compártelo

Entradas relacionadas