Nueva Zelanda - Problemas que me encontré para visitar Wellington



Hay tres grandes problemas a la hora de visitar Wellington. Me fui de allí con la impresión de no haber disfrutado para nada de la capital.

El primero es el aparcamiento. Está mucho peor que en Auckland, al menos en Auckland encontré algunos sitios gratis, o gratuitos durante 2 horas, algo que me fue imposible en Wellington. Además, los lugares turísticos están bastante distantes unos de otros, por lo que es imprescindible coger el coche o el autobús para desplazarse. Hay multitud de cuestas y muchos sitios donde no hay acera, así que lo de moverse a pié todo el día queda descartado.

El segundo es el viento. Windy Welly es ventosa de narices. A mí me dejó sin gorro. Es desagradable, hay mucha presión y parece que los oídos te van a estallar. No pude disfrutar de pasear por la ciudad porque el viento molestaba demasiado.

El tercero, como en toda Nueva Zelanda, es el horario de apertura y cierre de las atracciones turísticas: abren tarde y cierran muy pronto.

Un consejo: dejad de dar vueltas por la ciudad y tener muy claro lo que vais a ver y cuánto tiempo le vais a dedicar a cada cosa, y jugad con eso. Aparcar en el sitio más próximo a lo que queréis ver, vedlo y moved el coche hacia otro lugar. Ahorraréis tiempo, gasolina y quebraderos de cabeza. Los parking de pago es la última opción, aunque me parecieron exageradamente caros, pero ante la desesperación…

Compártelo

Entradas relacionadas