Mostrando entradas con la etiqueta Badajoz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Badajoz. Mostrar todas las entradas

Qué ver en Mérida en un día - Itinerario


El centro de Mérida se puede visitar tranquilamente en día viendo lo más representativo de la ciudad. Yo hice una visita rápida desde Cáceres y lo aproveché todo lo que pude. Aquí os dejo este itinerario por si os sirve de ayuda.


1. Teatro y Anfiteatro Romano de Mérida: como es lo más visitado, fue lo primero que vi para no tener que aguantar luego mucha cola y tener que estar agobiada por tanto turista en un día de fin de semana. Son impresionantes.


El anfiteatro se utilizó durante la época del Imperio romano para los espectáculos de lucha de gladiadores. Se alzó a finales del s. I a.C. y se abandonó en el siglo IV d. C. Hoy se pueden ver sus gradas, escaleras y vomitorios, las celdas donde esperaban los gladiadores antes de salir a luchar, la arena y el foso donde guardaban las bestias.




Justo al lado, tenemos el teatro, datado en el año 16 a.C. Se encuentra en tan buen estado que actualmente es sede del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y tiene fama de tener muy buena acústica. Tenía capacidad para alojar a 6000 espectadores. El teatro también fue abandonado en el siglo IV d. C. tras la oficialización en el Imperio romano de la religión cristiana, que consideraba inmorales las representaciones teatrales. Hoy podemos ver las gradas, la orchestra para el coro, el escenario y el peristilo, impresionante, lleno de columnas y pórticos. Detrás del teatro hay un jardín lleno de restos de esculturas y lo que queda de las letrinas.

2. Museo Nacional de Arte Romano: después de salir del este conjunto, me dirigí hacia este museo, que está justo en frente de la puerta de entrada al teatro. Su creador fue Rafael Moneo allá por el año 1986. Mosaicos, pinturas, esculturas, monedas, inscripciones… Tanto su contenido, como pasear por su monumental interior, merece la pena.







En la calle donde se encuentra el Museo, José Ramón Mélida, podéis encontrar muchos bares y restaurantes, algunos más baratos que otros. Hay mucha oferta. 

3. Pórtico del Foro: continué por la calle Sagasta hasta que encontré estos restos de un pórtico monumental del s. I. Estuvo íntegramente revestido de mármol, como se aprecia en algunas zonas. Gira en torno a una plaza rodeada por un canal.



4. Templo de Diana: sorprende encontrártelo en medio de la calle, entre los edificios. Es la única construcción religiosa que se conserva en su lugar original. Detrás, se encuentra el palacio del Conde de Corbos. Debió de erigirse aún bajo el poder de Augusto. Su estado de conservación excepcional se debe a que, durante siglos, el templo sirvió de cimiento y armazón del anexo palacio renacentista, del que se conservan aún algunas partes.



5. Arco de Trajano: dejando el Ayuntamiento a un lado, seguí mi camino hasta este arco que sirvió de puerta al recinto de un antiguo templo.




6. Concatedral Metropolitana de Mérida: buscando ya el paseo del río, me topé con la Plaza de España, en la que se encuentra la Concatedral gótica, no muy impresionante después de todo lo que llevaba visto a lo largo de este día.

7. Zona Arqueológica de la Morería: frente al Puente de Lusitania me encontré de sorpresa con otros restos arqueológicos. Esto me pareció increíble al pasear por la ciudad, no es extraño encontrar reliquias mientras vas caminando sin rumbo. Junto a unos edificios, hay una parcela de 14 m2 donde se conserva un tramo de la muralla. También hay restos de la Casa de Los Mármoles, una suntuosa vivienda de finales del siglo III, que contaba con termas. La visita es muy rápida.



8. Alcazaba: siguiendo el paseo junto al río llegué a la Alcazaba árabe, construida por Abderramán II en el 835. Por fuera es más impresionante que por dentro, o así lo percibí yo. Podéis visitar las murallas, bajar a un antiguo aljibe, restos árabes y romanos.





9. Puente Romano de Mérida: desde la misma alcazaba podéis ver el puente sobre el Guadiana. Tiene sesenta arcos de medio punto, casi 800 metros de largo y 12 metros alto.


10. Casa de Mitreo: estos restos se encuentran en mitad de un gran parque. Fueron construidos a finales del siglo I, extramuros. Sus habitantes pertenecían a la alta sociedad romana, como demuestran sus estancias. El conjunto tiene tres patios, un atrio, varias salas, zócalos, un gran mosaico... También había un estanque, jardines, restos de un peristilo y de unas termas.





11. Centro de Interpretación de los Columbarios: desde la Casa de Mitreo, sin salir del complejo, podéis andar por un paseo entre cipreses hasta llegar a esta zona. Allí están depositadas, entre otras, las urnas cinerarias de las familias de los Voconios y la de los Julios en sendos mausoleos. Este conjunto funerario pertenece al siglo I.



Desde allí volví a la zona del Teatro para comer y seguir nuestra ruta un poco después.



12. Termas Romanas de la calle Reyes Huertas: siguiendo por la calle de detrás del Museo de Arte Romano, me encontré, también de sopetón, con los restos de unas termas romanas entre unos bloques de viviendas. No se sabe muy bien si fueron termas, o tuvieron otros usos, pero todo apunta a que se utilizó como pozo nevero durante el siglo III, además de usarse otras dependencias como termas. Lo curioso es que existen fuentes escritas que apuntan a la existencia de un nevero allí mismo y que fue usado todavía entre los siglos XVII y XIX.




13. Acueducto de San Lázaro: en mi camino para ver el Circo, pilla de paso este acueducto. Bajo los imponentes arcos que se conservan pasaba la calzada que más adelante se bifurcaba bien dirección hacia Córdoba, bien hacia Toledo y Zaragoza.

14. Circo Romano de Mérida: a la entrada ponen un vídeo explicativo sobre el circo que merece la pena ver antes de adentrarnos en el yacimiento. Sirve para comprender mejor qué usos tenía cada parte, ya que, una vez dentro, vemos una gran extensión de hierba que no nos puede decir mucho si no nos hemos documentado antes. Mide 403 metros de largo y 96’5 metros de ancho. Pudo albergar a más de 30.000 espectadores. Esto lo convierten en uno de los más grandiosos del Imperio y hoy es uno de los mejores conservados.



Como ya estaba bien aprovechado el día, me fui a buscar el coche, que lo había aparcado junto a esta tienda que me hizo gracia.


15. Acueducto de los Milagros: ya en coche, vi este otro acueducto que traía el agua desde el pantano de Proserpina o desde la Charca de la Albuera. Se conservan más de 800 metros.

Así dije adiós a Mérida y a este fin de semana por tierra extremeñas.

Precios y entradas para los monumentos de Mérida:

Lo que más merece la pena, es comprar una entrada conjunta por 15€ que sirve para ver todos los monumentos. Teniendo en cuenta que sólo el Teatro y el Anfiteatro ya cuesta 12€ entrar… salen las cuentas.

Aquí tenéis los tipos de entradas, precios reducidos y otra información actualizada.


Visitando Alburquerque y su Castillo de Luna


En mi viaje por Extremadura hice una parada rápida en este pueblo de poco más de 5000 habitantes famoso por su magnífico Castillo de Luna y por haber nacido aquí la presentadora Isabel Gemio.

Alburquerque se encuentra en la provincia de Badajoz, en la Sierra de San Pedro. Ya desde la carretera, allá en lo alto, se ve un castillo que impresiona. Entramos en el pueblo y dejamos el coche en una callejuela cerca de la Plaza de España, donde está la Oficina de Turismo. Desde allí empezamos a caminar hacia el barrio de Villa Adentro.

Villa Adentro

Este singular barrio gótico está compuesto por todas construcciones que se encontraban dentro de la muralla medieval. En él se asentaba la comunidad judía del pueblo hasta su expulsión en el siglo XV. Para llegar a él atravesamos la Puerta de la Villa, del 1276 y con una capilla en su interior.


Las calles no pierden su estilo medieval. En ellas quedan vestigios de una era pasada, como el Pozo de Alcántara o la antigua sinagoga.


Siguiendo el camino sin rumbo hasta que llegamos a la Iglesia de Santa María del Mercado, justo debajo del castillo. La iglesia data del siglo XV, aunque se cree que pudo ser edificada sobre una antigua construcción románica. En sus laterales, por fuera, se pueden ver los restos de unas tumbas antropomórficas.



Subiendo por un camino de tierra nos encontramos con el Castillo de Luna, uno de los castillos fronterizos con Portugal más importantes. Se empezó a alzar en el siglo XIII, aunque lo que hoy podemos ver se corresponde en su mayoría con la reconstrucción que tuvo lugar en el siglo XV por orden de Don Álvaro de Luna, Maestre de la Orden de Santiago y Condestable de Castilla. De esta época es la gran Torre del Homenaje.

En su interior se conserva la iglesia de Santa María del Castillo, de finales del siglo XIII, bajo el influjo del estilo de transición entre el románico tardío y el gótico. 

Desde arriba hay unas bonitas vistas de las tierras vecinas:


El castillo se compone de cuatro recintos amurallados escalonados. El primero de ellos, se llama el Recinto de los Portugueses ya que se construyó en el siglo XVIII cuando la plaza estuvo ocupada por los portugueses durante once años.

Bajamos el mismo camino que recorrimos, pero esta vez elegimos dejar Villa Adentro por la Puerta de Valencia con sus dos torres de trece metros de altura. 

Cerca me topé con esta autoescuela muy original ;) No pude evitarlo y tuve que hacerle una foto. 


No me dio tiempo para más, pero me llevé  una buena impresión de este bonito pueblo. 

Horario para visitar el Castillo de Alburquerque:
  • Turnos de mañana: 11.00, 12.00 y 13.00 horas
  • Turnos de tarde: 17.00 y 18.00 horas
  • Lunes: cerrado
  • Precio: Gratuito.

Las visitas son todas guiadas, no se puede visitar por libre.

Información actualizada: 




Opinión sobre Los Chozos de la Roca de la Sierra en Badajoz


Ubicación

El complejo se encuentra a 1 km de la Roca de la Sierra, un pequeño pueblo de Badajoz con un puente románico y restaurantes para tomar algo.

Los chozos están en plena dehesa extremeña, aislados para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza. Hay varios caminos para hacer senderismo y observatorios para ver las aves. Es envidiable. 

El acceso se hace a través de la Carretera EX214, en el km 31,5 sale un desvío hacia una carretera sin asfaltar, atravesamos un portón para el ganado y recorremos este camino lleno de zonas para pastorear. Algunas ovejas vienen a nuestro encuentro.



A unos pocos minutos, siguiendo la señal, entramos en los chozos.

A menos de una hora en coche podéis visitar Badajoz, Cácereso Mérida; aunque cerca podéis disfrutar de muchos entornos naturales y actividades de aventura.

Los chozos

El complejo es súper tranquilo. Consta de siete chozos repartidos entre las encinas. Son casitas circulares de piedra totalmente equipadas.


En su interior hay una cocina, con microondas, vitrocerámica, vajilla y un montón de cacharros. En la nevera hay productos de minibar al precio que los puedes encontrar fuera.


Una zona salón-comedor, con televisión, aire acondicionado y chimenea. El cesto de leña cuesta 3€.



Un cuarto de baño con plato de ducha, un poco frío en invierno.


La habitación con un montón de mantas, para pasar las noches pacenses.


Lo que más me gustó fue la decoración, totalmente cuidada. Todo limpio y arreglado hasta el mínimo detalle. Se nota que le ponen empeño.





Lo que menos me gustó fue que pasé un poco de frío, porque el aire acondicionado y la chimenea están en el salón y, aunque caldean la casa, nosotros tuvimos mala suerte porque fuimos en plena ola de frío. Como el tiro de la chimenea no iba muy bien y acabó todo ahumado y tuve que ventilar. Tendremos que probar a ir en otra época del año.

El exterior

Junto a los chozos hay una zona de barbacoa y una piscina. Las barbacoas nos dijeron que se podían usar, aunque no estuviera abierta la piscina por ser invierno.


La recepción está a la entrada de un Centro de interpretación de la naturaleza dedicado a las aves. Yo llegué muy tarde al hotel y el dueño quedó conmigo para esperarme. A pesar de ser tan tarde, me abrió el centro para que tuviera información sobre la zona en la que estábamos y me recomendó muchas actividades. Fue muy amable.  




Según me contó y la información de su web, estas son las aves que habitan la zona:

Grulla, alcaraván, triguero, águila imperial ibérica, buitre, anátidas, abejarucos, elánio azul, sisón, ganga ortega, alcaudón real, rabilargo, milano real y milano negro, águila culebrera, aguilucho cenizo, aguilucho pardo, buitre negro, águila calzada, abubilla, cuervo, roca, curruca cabecinegra, gorrión chillón, codorniz, archibebe claro, ánade friso, pato cuchara, somormujo lavanco, zampullín chico, chorlitejo chico, andarríos grande, andarríos chicho, martín pescador, garza, cigüeña, limícolas, avutarda, cernícalo, espátula, garceta blanca, ganso europeo, lavandera blanca, grajilla, estornino.



Además de las aves, una laguna que está muy cerca y los animales de pastoreo, el entorno es ideal para observar la noche estrellada de Extremadura, considerada uno de los pocos santuarios nocturnos españoles para ver las estrellas.



   CHOZOS DE LA ROCA DE LA SIERRA   
Ctra. EX-214 km 31,5 De la Roca de la Sierra a la Nava de Santiago.
06190 La Roca de la Sierra – Badajoz.
Teléfonos: 636 558 795  /  682 682 535