Día 8: Argentina – Senderismo por el Parque Nacional Tierra del Fuego



Después de mi viaje en el Tren del Fin del Mundo, mi autobús me dejó en el aparcamiento de Puerto Arias. Desde allí, inicié mi camino por el Parque Nacional Tierra del Fuego. Creado en 1960, constituye el área protegida más austral de Argentina. Tiene una superficie de 68.909 hectáreas, aunque solamente 2.000 de su extremo meridional están abiertas al público. El resto del parque tiene la categoría de Reserva Natural Estricta. De todos modos, parece ser que (al igual que pasa en Bariloche) dentro del parque existen dos propiedades privadas.

Este aparcamiento es el final de la Ruta Nacional 3, cuyo punto de partida es la ciudad de Buenos Aires y que puedes seguir uniéndola con otros países hasta llegar a Alaska para recorrer todo el continente.


Desde allí, llegué a la Bahía Lapataia a través de un sendero lleno de pasarelas y miradores. Esta bahía es un fiordo en la margen del Canal de Beagle y se encuentra rodeada de bosques magallánicos. Su nombre proviene de los yámanas y significa Bahía del bosque o Bahía de la madera.




De vuelta al aparcamiento, inicié el sendero para llegar a la Castorera. Un pequeño camino al que se accede remontando el curso del Arroyo Los Castores por su margen derecha. Al final del sendero se puede ver el impacto que la introducción de esta especie no autóctona ha tenido en el parque.




Volviendo por el mismo camino, tomé el desvío hasta el Mirador Lapataia, desde donde se obtiene una vista panorámica preciosa de la bahía.



La vegetación más llamativa durante todo el camino que llevaba ya hecho era el Pan de Indio, un hongo que crece en los troncos de los árboles y las Barbas de Viejo, un liquen.



Desde el mirador, busqué el camino para llegar a la Laguna Negra. Sin embargo, una vez encontrado, cada vez se iba haciendo más peligroso por todo el hielo y la nieve que empezaba a haber en el camino.



Pronto llegué a la carretera y la cosa se suavizó un poco. Vi la señal que indicaba dónde estaba la laguna (incluso hay un aparcamiento delante del sendero) y lo seguí.

A unos pocos metros del aparcamiento apareció la Laguna Negra, que en realidad es un gran turbal formado en una depresión creada por los glaciares hace miles de años. El agua es de color negro debido a la cantidad de materia orgánica que hay en su interior.


De vuelta a la carretera, la seguí siguiendo el curso del río Ovando hasta llegar a la Laguna Verde. Aquí las aguas del río forman una especie de meandro tomando una coloración verdosa y rodeando varias islitas llamadas el Archipiélago Cormoranes.




La carretera me llevó a un gran puente, que atravesé para llegar a donde me recogería mi autobús: el Centro de Visitantes Alakush. Sin embargo, llegué un poco tarde y tuve que esperar al siguiente minibús para volver a Ushuaia.




Mientras tanto, aproveché el tiempo para disfrutar de las vistas tomándome un chocolate en su cafetería y viendo el museo que tienen allí, que curiosamente ha contado con la ayuda del Ministerio de Medio Ambiente de España 😉



Otras entradas que te pueden interesar:



Compártelo

Entradas relacionadas