Día 11: Argentina – Visitando la estación de esquí de Cerro Catedral



Media mañana la había perdido en tener que cambiarme de mi alojamiento de Playa Bonita al de Bariloche, porque no había encontrado un sitio donde pudiera estar cinco noches seguidas, ya que estaba todo lleno por las Vacaciones de Invierno.

Cuando dejé mis cosas en el hostal, cogí el autobús número 55 para ir a Cerro Catedral, la estación de esquí más grande del hemisferio sur. Como me monté en una de las primeras paradas, aún había sitio para sentarse. Después se fue montando gente y acabaron todos espachurrados y de pie. Mucha gente se quedó sin poder subirse.

El Cerro Catedral está a 19 km de Bariloche y el trayecto dura unos 40-50 minutos. Tiene una altura de 2.388 m y en él hay 120 kilómetros de pistas distribuidas en una superficie de 600 hectáreas. Su creación se remonta a la década de 1930, cuando se llevó a cabo la primera competencia deportiva.  


A día de hoy cuenta con 34 medios de elevación (entre aerosillas, cabinas y medios de arrastre) que permiten el ascenso a 36.000 personas por hora. Imagínate cómo estaba de colas un fin de semana de las Vacaciones de Invierno. Así que estaba Bariloche vacío…


Como no soy mucho de esquiar (sólo he hecho una vez y no tuve muy buena experiencia), mi idea era montarme en un telesilla para llegar a los miradores desde los que contemplar los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez, los Andes y el Cerro Tronador. Hice una fila enorme y, cuando me quedan tan sólo dos delante, los cierran por viento fuerte. 😒


Así que me di una vuelta por allí para ver lo que había. Al lado de la estación hay una zona de casitas dedicadas a los alojamientos hoteleros (Villa Catedral), discotecas, pubs y un casino. Lo comercial empieza donde está el Club Andino Bariloche.


A partir de ahí hay bastante tiendas de esquí y restaurantes. A la derecha, unas escalerillas llevan a la Plaza Vicente A. Robles, desde las que hay unas bonitas vistas.



En el centro de todo hay un gran centro comercial en el que guarecerte un rato del frío, Shopping Las Terrazas. Es bastante caro si lo comparamos con los precios de Bariloche. Después de tomarme algo allí, me fui a visitar tiendas y a ver un campeonato de volley nieve, que ya había que tener gana de andar en pantalones cortos por allí…



El viento cada vez estaba siendo más fuerte y la gente se estaba empezando a arremolinar frente a la parada del autobús. No perdí tiempo y me puse en la cola. En los dos primeros que vinieron no pude entrar. Tuve que esperar hasta que pasó un tercer autobús para ir de pie y espachurrada para volver a Bariloche.

En Bariloche estaban celebrando la Fiesta Nacional de la Nieve y estaba todo lleno de puestos de comida, incluida la española, que estaba representada por un puesto del País Vasco.




Compártelo

Entradas relacionadas