Visitando la Feria de la Palmerita de Morata de Tajuña



El dulce más querido de la comarca madrileña de Las Vegas ha hecho famosa a Morata de Tajuña, un pueblo de unos 8.000 habitantes, que recibe cientos de visitantes durante el fin de semana que celebra la Feria de la Palmerita.

Para ser un pueblo pequeño, hay que decir que cuenta con muchas pastelerías y obradores que participan:

💗 La Dulcería
💗 Paco-Pan
💗 Panadería Conejo
💗 Panadería Encarni
💗 Pastelería de La Torre
💗 Pastelería Real

En la última edición hubo tres grandes aparcamientos a las afueras del pueblo para recibir a tanto visitante. Desde allí, se llega rápidamente andando hasta la Plaza Mayor, donde están preparados todos los puestos de los obradores para vender sus palmeritas. También se aprovecha para vender otros productos, como Vino Licinia.


La estrella es la gran palmera gigante, que se empieza a repartir gratuitamente entre los asistentes más madrugadores. También hay otras actividades complementarias, como talleres y conciertos.


En un solo fin de semana se llegan a producir más de 115.000 unidades de palmeritas. Su elaboración se hace de manera artesanal de un día para otro y no se congelan. Están buenísimas y las hay de varios sabores distintos: fresa, chocolate negro, chocolate blanco, tradicionales…


En los puestos de la plaza se agolpa muchísima gente. En ellos sólo se pueden vender cajas del mismo sabor. Si quieres probar varios, no pierdas el tiempo y vete directamente a las pastelerías. En ellas sí que hay peso y te puedes llevar una caja de palmeritas variadas.


Mi consejo es que vayas pronto porque, una vez empezada la feria, las colas son enormes, tanto en la puerta de las pastelerías, como en los puestos de la plaza.



Cuando te hinches a palmeras, puedes hacer la ruta andando de la Vía Verde que une Morata con Perales de Tajuña. Es muy bonita y así no te sentirás tan culpable.



Compártelo

Entradas relacionadas