7 lugares imprescindibles que ver en Torrelaguna



A pocos kilómetros de la provincia de Guadalajara, en pleno Valle del Jarama, la madrileña villa de Torrelavega cuenta con menos de 5.000 habitantes, pero se llena durante los fines de semana de lugareños que escapan de la capital y quieren descansar paseando por sus tranquilas calles y disfrutando de su gastronomía. Su patrimonio es también fuente de visitas, siendo toda la villa Monumento Histórico Artístico Nacional.


Sus orígenes están ligados a la historia de ciudad de Uceda, lugar del que partieron algunos de sus habitantes y acabaron en los terrenos de Torrelavega estableciendo aquí una granja. Poco a poco fue creciendo, hasta configurar las siete granjerías o barrios que perduran en la actualidad. Su nombre proviene de la tribu bereber que la ocupó durante la época musulmana: laggūna.


Su época de mayor esplendor fue durante lo siglos XV y XVI, cuando el Cardenal Cisneros honró a Torrelavega con diversas construcciones por ser la ciudad que le vio nacer. En frente del Ayuntamiento hay una cruz que indica el lugar en el que se encontraba su casa natal.


Qué ver en Torrelaguna

1. Iglesia de la Magdalena: es el edificio que más sobresale de toda la villa. Una imponente construcción gótica del siglo XIV que se alza en la Plaza Mayor. Tiene una planta de tres naves y una torre en la que aparecen los escudos de la villa y del Cardenal Cisneros. Su portada pertenece al siglo XVI y es una mezcla de gótico mudéjar y Renacimiento que hacen referencia a la Resurrección.

En su interior puedes ver retablos barrocos y platerescos, un Cristo que el papa Borgia regaló a los Reyes Católicos y la capilla de San Felipe, donde descansan los restos del poeta Juan de Mena, que murió en esta villa en 1456.


2. Ayuntamiento: el antiguo pósito del siglo XVI mandando construir también por Cisneros alberga el edificio del Ayuntamiento. De su estructura original sólo queda la fachada, el resto es fruto de las diversas remodelaciones que ha sufrido a lo largo de la historia.


3. Puerta del Cristo de Burgos: Torrelavega estaba rodeada por una muralla de la que ahora sólo quedan algunos restos. La única entrada que queda es esta puerta.


4. Abadía de las Franciscanas Descalzas: del antiguo convento, construido en el siglo XVI, destaca su portada plateresca y el mausoleo renacentista en el que se encuentran enterrados sus fundadores.

5. Ermita de Nuestra Señora de la Soledad: al final de un bonito paseo dentro del mismo pueblo, está la ermita dedicada a la Patrona de la villa. Data del siglo XIV y antiguamente actuó como el Humilladero de la Vera Cruz.



6. Palacetes y arquitectura popular: la localidad está llena de bellos ejemplos casas blasonadas tradicionales y de antiguos palacetes, como el Palacio de Arteaga o el de Salinas.



7. Antigua Casa Patata: en Torrelaguna hay varios restaurantes. Uno de los más famosos es el Mesón Antigua Casa Patata, en la calle Malacuera. Su comedor principal se encuentra en el sótano, en unas antiguas cuevas del siglo XVII.



Mapa de Torrelaguna: www.torrelagunaweb.es

Compártelo

Entradas relacionadas