Visitando Ea, uno de los pueblos más bonitos de Vizcaya



Ea siempre sale en todos los listados de los pueblos más bonitos de Vizcaya, y con razón. Con unos 800 habitantes, el municipio es uno de los más visitado por los turistas para perderse haciendo fotos. Puedes dejar el coche en su amplio parking público y recorrerlo mientras te deleitas con uno de los ejemplos más llamativos de la arquitectura tradicional marinera vasca, que se hace patente en caseríos como el de Dendarikua.

Sus orígenes se remontan al siglo XVI, cuando varios pescadores de zonas cercanas se juntaron para crear un asentamiento en el puerto natural que forma la ría cuando desemboca al mar.

El río Ea atraviesa el pueblo y lo divide en dos barrios, que a lo largo de la historia han pasado por épocas de enemistades por ser a bandos distintos: los oñacinos y los gamboinos. Fruto de esta antigua separación es la existencia de dos iglesias en Ea, pertenecientes a cada uno de ellos. En el siglo XIX el puerto se unió a estos barrios (Bedarona y Natxitua), estableciéndose la municipalidad en él y pasándose a llamar sólo Ea.  



Hoy en día, las casas de Ea siguen situándose junto a este río formando dos calles paralelas y contando con cuatro puentes que las unen. Puedes recorrer una de ellas hasta llegar a su pequeño pueblo y a su playa, que sólo se ve cuando la marea está baja, y volver por la otra calle.  Las casas de los primeros pescadores se han perdido, y las que quedan son de mediados del siglo XVIII como lo indican las fechas grabadas en sus dinteles: Casa Urrutia, de 1774; Casa Abaitua, Etxeandi, Casa de Bedarona, de 1790. Son más abundantes las del Siglo XIX, como la Casa Zabala de 1807.



A lo largo de este agradable paseo por sus estrechitas calles te encontrarás con la Iglesia renacentista de Santa María de Jesús, que data de 1725, y la de San Juan Bautista, separadas por un puente. Además, el municipio cuenta con otras dos más: la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación, en el barrio de Natxitua, y la de San Pedro, en Bedarona.


En el paseo de la Tala verás el Belletxe, la construcción más característica de Ea. Está realizada en madera y sujetada por grandes pilares de piedra y era utilizado para guardar los aparejos de pesca. El Belletxe y el puente medieval de Ea son los grandes símbolos del municipio y por eso aparecen en su escudo.

Una vez llegado al puerto puedes caminar hasta una atalaya en la que verás la Ermita de Talako Ama, lugar donde los marineros ofrecían sus exvotos antes de hacerse a la mar.

Cuando la bajamar lo permita, también podrás disfrutar del enclave de Ogella, una cala de piedra de gran riqueza ambiental y en la que está presente el alga endémica Mucus Chalonii.

Para completar tu visita a Ea, puedes hacer alguna de las rutas de senderismo que parten desde este municipio, como el Sendero de las Letanías, de unos 5 km de longitud.













Compártelo

Entradas relacionadas