Mostrando entradas con la etiqueta Burgos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Burgos. Mostrar todas las entradas

Senderismo: Cómo es la visita al Salto del Nervión



Ruta 1: Casa del Parque – Mirador del Salto del Nervión (Lineal)

La ruta comienza desde la Casa del Parque, un centro de interpretación dedicado al Parque Natural del Monte Santiago que se encuentra justo en frente del parking 3, el más cercano al Salto del Nervión. Desde aquí parte la senda empedrada de 2 km que llega al Mirador y que no admite el paso de vehículos.

El paraje de la Casa del Parque es envidiable. Allí hay unos baños (que no siempre están abiertos) y paneles informativos sobre el entorno que nos rodea y su historia.


A pocos metros se encuentra la Fuente de Santiago, un manantial de agua que surge del subsuelo del parque gracias al complejo sistema kárstico que lo recorre para, unos pocos metros después, volver a desaparecer descendiendo por galerías subterráneas para salir de nuevo en Ojo Lecea, en las paredes verticales del Cañón del Nervión.




De vuelta al camino, justo en frente del acceso a la fuente, aparecen las ruinas del monasterio medieval de Sancti lacobi de Langriez.


El bosque que rodea todo está lleno de singulares formaciones kársticas conocidas aquí como Calzada del Gigante, y que se asemejan a las antiguas calzadas romanas, pero realizadas con piedras mucho más grandes.



Totalmente señalizado, el camino continúa recto unos 1’7 km, cuando se bifurca en dos. A la derecha, merece la pena que te desvíes un poquito para ver La Lobera, una construcción realizada por los antiguos pastores que se remonta al Neolítico. Es la única de España que consiste en dos hoyos paralelos, de 2 metros de profundidad, construidos para que los lobos cayeran en ellos y así poder darles caza.




Para continuar la senda, hace falta que vuelvas al desvío que tomaste y continúes por el otro camino, cruzando la tapia que marca el final del bosque y el inicio de una amplia planicie.


La pista, más ancha, gira un poco hacia la izquierda. Junto a la meseta por la que pisas se alza el Cañón del Delika. Te encuentras en el punto más alto de la zona. Si tienes suerte, podrás disfrutar de los vuelos de los buitres leonados que lo habitan.


Un poquito después ya aparecerá ante ti el Mirador del Salto del Nervión. Desde allí, un gran balcón forjado te permitirá ver el Salto de Agua más alto de la Península Ibérica, con 222 metros de altura. En las lindes que unen los territorios de Burgos, Álava y Vizcaya, nace el río Nervión, el que, más adelante, dará origen a la Ría de Bilbao. El Salto pertenece a tierras alavesas, pero el Monte de Santiago es ya de la provincia de Burgos.



🚶 Distancias y tiempos (ida y vuelta):

■ 4’6 km desde el aparcamiento 3 (Casa del Parque): 1h.

🌄Dificultad: baja

Hasta el Mirador del Salto del Nervión el camino es casi llano y puedes llevar carritos y sillas. Las personas con movilidad reducida pueden solicitar al parque el acceso por medio de vehículos hasta los miradores.

🌊 No hay fuentes en el camino.

🔆 La altura es grande y el viento puede ser muy fuerte. Llévate algo de abrigo, aunque haga sol y calor al inicio de la ruta. 




Ruta 2: Casa del Parque – Mirador del Salto del Nervión – Mirador Esquina Rubén – Casa del Parque (Circular)

Una vez realizada la Ruta 1 hasta el Mirador del Salto del Nervión puedes optar por continuar el camino hasta el Mirador Esquina Rubén, que está a una hora de camino desde este punto (2’9 km).

A la izquierda de la explanada surge un cartel que indica el comienzo de esta nueva senda y que discurre por el lindero del bosque. Aquí el camino es mucho más estrecho y tiene más desnivel.

Cuando las sendas se separan, te aconsejo que sigas siempre el camino de la derecha, que el que bordea los verticales cortados que dan al valle del Nervión. Hay que subir pequeñas cuestas hasta llegar al Mirador de Rubén, pero las vistas merecen mucho la pena.


Este es el final de la ruta. Desde allí, un poste marca la vuelta al aparcamiento de la Casa del Parque. Este camino, mucho más acondicionado y más ancho, es similar al que te encontraste cuando comenzaste la Ruta 1. En 1’5 km llegarás al parking 3.

🚶 Distancias y tiempos (ida y vuelta):

■ 6’7 km desde el aparcamiento 3 (Casa del Parque): 1h 50’
■ 9’7 km desde el aparcamiento 2: 2h 30’
■ 12’7 km desde el aparcamiento 1: 3h 05’

🌄 Desnivel acumulado: 355 m

🌄 Dificultad: baja

☛ Hasta el Mirador del Salto del Nervión el camino es casi llano y puedes llevar carritos y sillas. Las personas con movilidad reducida pueden solicitar al parque el acceso por medio de vehículos hasta los miradores.

☛ Desde este mirador hasta el Mirador de Esquina Rubén, el camino se complica y ya no es tan accesible.

🌊 No hay fuentes en el camino.

🔆 La altura es grande y el viento puede ser muy fuerte. Llévate algo de abrigo, aunque haga sol y calor al inicio de la ruta. 


¿Cuándo tiene agua el Salto del Nervión?

Debido a las formaciones kársticas que recorren toda la zona, la mayoría del agua discurre por el interior de las rocas y sale a la superficie sólo cuando su interior está ya inundado.

La mejor época para visitarlo es un día o dos después de una gran tormenta, cuando haya habido varios días seguidos de lluvias o cuando se está produciendo el deshielo.


Cómo llegar al Salto del Nervión y cuánto cuesta el parking




🌄Cómo llegar al Salto del Nervión desde Orduña

Una vez llegado al pueblo vasco de Orduña verás señalizado perfectamente el desvío para el Salto del Nervión.

Hay que seguir por la carretera BU-556 hasta la entrada al Parque Natural del Monte Santiago. Siguiendo esta sinuosa carretera, encontrarás la entrada justo a la izquierda. Allí hay una caseta que indica el paso al primero de los aparcamientos. Éste tiene capacidad para unas 60 plazas, pero es el más alejado del Salto, que está a 9’4 km.

Si no hay mucha gente, continúa por la carretera para acercarte más. Pronto encontrarás el parking 2 (más pequeño) y el parking 3.

El parking 3, llamado Fuente Santiago, es el más cercano al inicio de la ruta que lleva hasta el mirador del Salto del Nervión. Allí se encuentra la Casa del Parque de Monte Santiago, un pequeño centro de interpretación en un entorno envidiable y que cuenta con baños públicos. Aunque éstos no están abiertos cuando el centro está cerrado, a pesar de encontrarse fuera del recinto. Desde aquí, el Salto está a tan sólo 2 Km andando.


🚘 Cuánto cuesta el parking del Salto del Nervión

Precio: en temporada alta puede que el acceso cueste 3€ por coche, aunque no siempre es así. En temporada baja, no se cobra el parking. Cuando yo fui no me cobraron.

🌄Cómo llegar al Salto del Nervión desde Delika

La otra opción es ver el Salto del Nervión desde abajo. Para ello tienes que ir hasta la localidad de Delika y dejar el coche allí mismo. Existe un parking junto al restaurante y el camino comienza justo a la derecha de éste.  La ruta está muy bien indicada y transcurre siguiendo el curso del río hasta la gran cascada atravesando el cañón de Delika.

Cuando ha llovido mucho puede que el camino no esté muy accesible porque el agua lo haya inundado o lo haya convertido en un barrizal.

El camino es de unos 7 km (ida y vuelta), es bastante sencillo salvo en el último tramo, en el que hay que ir trepando un poco para llegar a la misma base de la cascada. Aunque desde un poco más alejado también se obtienen unas bonitas vistas.

Existe el proyecto de construir una nueva ruta que una esta localidad con la base del Salto del Nervión y que mejore la anterior, haciéndola más accesible: https://www.gasteizhoy.com/salto-del-nervion-alava-delika/

Otra entrada que te puede interesar

➤ Senderismo: Cómo es la visita al Salto del Nervión

7 lugares imprescindibles que ver en Briviesca en una mañana



La villa es conocida como la La bien trazada, y es que su centro histórico mantiene la organización original que se trazó en 1305 cuando la infanta Blanca de Portugal la adquirió y la trasladó a su emplazamiento actual. Una planificación urbanística en cuadrícula insólita en las poblaciones medievales hasta entonces y que sirvió a los Reyes Católicos como ejemplo para urbanizar las futuras ciudades americanas, como Santa Fe de Granada.

Este trazado se basa en dos ejes longitudinales formados por las calles Medina y Mayor, que son atravesados por la calle Justo Cantón Salazar, encontrándose todas ellas en la Plaza Mayor, que actúa como centro. Antiguamente todo el casco histórico estaba protegido por una gran muralla y un alcázar.

Su posición geográfica hizo que creciera su importancia por estar situada en los caminos que conectan La Meseta con el Cantábrico y con Francia, además de ser paso obligado en la antigüedad para los peregrinos que iban a Santiago, antes de ser desviados hacia Burgos. Tal fue su fama, que en 1387 se celebró en Briviesca la reunión de las Cortes de Castilla en la que se creó el título de Príncipe de Asturias

La villa fue un lugar de descanso de los viajeros de una de las rutas más utilizadas del reino entre los siglos XVIII y XX. La apertura de la autopista de peaje supuso la pérdida de gran parte del tráfico que antes circulaba por el pueblo. Aunque hoy también forma parte del Camino de Santiago,  en su ramal que va por Bayona. 


Como recuerdos de una época dorada, en tu paseo por Briviesca podrás deleitarte con multitud de palacetes de los siglos XVII y XVIII, como la Casona de los Martínez de España o el Palacio de los Torre.

Antes de irte, no olvides pararte en alguno de sus tiendas a comprar productos típicos de la zona, como sésamo garrapiñado, cuajadas o embutidos.


Qué ver en Briviesca

1. El Palacio de los Soto-Guzman: en uno de los lados de la Plaza Mayor se ve la torre de este palacio del siglo XVII. El edificio tiene en su fachada los escudos de la familia y alberga una Custodia del Santísimo Sacramento. Desde 1856 alberga el Ayuntamiento de la villa. Allí también está la Oficina de Turismo, con la que tienes que contactar para ver por dentro el Conjunto de Santa Clara.


2. La Iglesia Colegiata de Santa María: la primera colegiata de la diócesis de Burgos hasta el XIX, es una de las construcciones más emblemáticas de Briviesca. Conserva su estructura gótica original, a pesar de haber sido reformada en varias ocasiones. Data de 1794 y sólo se puede visitar en Viernes Santo.


3. La Iglesia de San Martín: templo gótico en el que se encuentra el sepulcro de don Pedro Ruiz de Briviesca y el de su esposa, Teresa Ruiz.


4. El Convento de Santa Clara: fundado por doña Mencía de Velasco en el siglo XVI, está compuesto por un monasterio, una iglesia, un hospital y una casa solariega. Dentro puedes ver el mayor tesoro del pueblo: un gran retablo de madera de nogal de 24 metros de altura.

5. Mirador de los Pinos: desde donde se obtienen las mejores vistas de Briviesca.

6. El paso del río Oca: paralelo al río Oca puedes pasear por la senda arbolada del Parque de la Florida.

7. El Santuario de Santa Casilda: a 11 km del centro de Briviesca, puedes ver este santuario del siglo XI construido en honor a Santa Casilda, la hija del rey moro Al-Mamún de Toledo, que se convirtió al cristianismo y se hizo eremita. El edificio actual es una obra del siglo XVI y en su interior se puede ver la estatua de la Santa tallada por Diego de Siloé.

Atravesando el Desfiladero de Pancorbo


En mi viaje para el País Vasco atravesé este imponente paso en los Montes Obarenses. No pude reprimirme y tuve que parar para hacer unas fotos. Un sitio bellísimo.

El Desfiladero de Pancorbo separa la meseta castellana de la costa atlántica, por eso se le conoce como Puerta de Castilla. Al ser un camino tan importante para ir del norte al sur o viceversa, se ha utilizado desde tiempos inmemoriales. Los romanos que usaban la Vía Aquitania, los peregrinos del Camino de Santiago francés, las tropas musulmanas de Abd-al-Karim (que fueron derrotadas aquí), los hombres de los Cien Mil Hijos de San Luis…todos pasaron por Pancorbo.


En el horizonte se distinguen los restos del Castillo de Santa Marta, del siglo IX. Castillo que se quemó en 1835 durante la I Guerra Carlistas. Hoy quedan algunos restos de sus muros, los agujeros en las rocas que servían para anclar las escaleras y un puente entre dos peñas.

También me llamó la atención una campana que se veía a los lejos. Pertenece a la ermita de la Virgen de la Esperanza del Camino y es un símbolo de devoción de los camioneros. La ermita se encuentra a un lado de la carretera y tiene en su interior una talla de la Virgen con el niño en brazos, en la otra parte de la carretera, sobre un saliente de la roca, está este curioso campanil.


Cuando estuve, había gran afluencia de aves rapaces.


Me ha encantado este lugar. Lo guardo en mi cajón de cosas que hacer, porque este desfiladero, su pueblo y sus rutas, bien se merecen una visita con más tiempo. 


Qué ver en Lerma - Itinerario por su casco medieval

golfspain

A 200 km de Madrid, Lerma se observa ya desde la carretera como un lugar interesante para hacer una parada, con su imponente Palacio Ducal que destaca sobre las casitas al fondo.

Este pueblo de Burgos, de unos 2600 habitantes, ha servido de escenario para varias películas, cortometrajes y documentales, así como para la obra de Lope de Vega “La burgalesa de Lerma”, basada en hechos reales.

Su gran monumentalidad se debe al Duque de Lerma, favorito del rey Felipe III, quien quiso construir su propia corte en este enclave privilegiado sobre el río Arlanza. Cuando éste cayó en desgracia y se hizo cardenal para que no lo matasen, se refugió aquí hasta su muerte. Desde entonces, su fama como sitio religioso creció. Llegó a contar con seis monasterios y hoy tiene tres conventos de monjas de clausura que hospedan a más de un centenar de monjas. Uno de ellos es la sede del Instituto religioso Iesu Communio.



Dejamos el coche en la Plaza Mayor, donde hay un gran aparcamiento. Porticada, con 75 columnas y 72 balcones, el centro de la plaza fue el lugar idóneo donde Lope de Vega o Góngora representaban sus obras. Es inmensa. Mide más de 6800 metros cuadrados. El Duque también la usó para otro tipo de disfrutes, aparte del teatro, como para despeñar a los toros después de torearlos...  ☹

Pero en la plaza lo que más destaca es su Palacio Ducal. Gracias a él la villa es conocida por ser el principal conjunto arquitectónico herreriano de España y alberga el único parador de turismo de la provincia de Burgos, ubicado en el Palacio Ducal de Lerma, considerado uno de los diez mejores paradores de España. Sirvió como residencia para el Duque y también para Felipe III cuando venía a sus cacerías. La verdad es que recuerda al Escorial.

Siguiendo por la Calle de la Audiencia, se encuentra el Ayuntamiento, la Oficina de Turismo y, más abajo, la Iglesia de la Ascensión del Señor. Es el monasterio más antiguo de Lerma. Dentro tiene cuadros de Bartolomé Carducho que, si habéis visitado El Paular, os sonará. Hoy es sede del Iesu Communio y también se dedica a la repostería.



En la Plaza de Santa Clara también se ubican los Monasterios de Santa Teresa (una parte es un convento y la otra es la sede del Ayuntamiento) y Santa Clara. En el centro de la plaza están los restos del Padre Merino, un famoso guerrillero de la época de la guerra contra Napoleón.

Allí también podéis ver el Mirador de los Arcos sobre el río Arlanza, apoyo del pasadizo ducal que comunicaba el Palacio con la Colegiata. Este pasadizo era utilizado por el Duque y por el rey para ir de un lado a otro de la villa sin ser vistos Hoy se puede visitar un tramo de éste que han habilitado con audiovisuales que dan a conocer la historia de la villa y de sus personajes. Las visitas las realiza únicamente la Oficina de Turismo.

Toda la calle para abajo, llegamos a la Plaza de San Pedro para visitar su Colegiata.  De estilo también herreriano, impresiona encontrártela de frente mientras vas caminando entre callejuelas. La puerta es aún la original de 1616, hecha con madera de pino. Si la queréis visitar por dentro, os tenéis que poner en contacto con la Oficina de Turismo de Lerma, que es quien organiza las visitas porque, normalmente, no está abierta ni para el culto.



Callejeando disfrutamos de sus casas medievales y nos topamos con el antiguo Arco de la Cárcel, puerta de entrada y de salida a la zona monumental. Es lo único que hoy queda en pie de la antigua muralla. Está justo en frente del Monasterio de la Madre Dios, sede las Carmelitas Descalzas.

Antes de volver a nuestro coche, vemos el Convento de San Blas, en frente del Parador. Hasta el siglo XIX estuvo unido al palacio a través de un pasadizo. En él se puede ver una hornacina con una talla del siglo XVII de San Blas que contiene las reliquias del Santo en el pecho. Hoy alberga el Monasterio de las Dominicas, monjas de clausura que se dedican a hacer cerámica pintada a mano



En el interior de la villa hay multitud de restaurantes especializados en cochinillo asado, a muy buenos precios. En la coqueta Plaza del Mercado Viejo hay algunos bares y cafeterías, la estrecha Calle de Luis Cervera Vera está llena de restaurantes, así como su Plaza Mayor, con su famoso Casa Brigante.

Para ver los monumentos por dentro, os recomiendo que vayáis a la Oficina de Turismo. Ésta organiza unos paseos por la villa que duran 1h 30' y que visitan la Plaza Mayor, el Pasadizo Ducal, la Plaza de Santa Clara, el Convento de la Ascensión y la Colegiata de San Pedro. Horarios:
  • De martes a sábado: a las 10'30, 12'00 y 17'00.
  • Domingos: a las 10'30 y a las 12'00
  • Precio: 4€

Contactad con ellos para confirmar los horarios:  oficina@citlerma.com    Teléfono947 177 002