Una ruta sencilla por Los Lagos de Covadonga


Los Lagos de Covadonga constituyen el Primer Parque Nacional de España. Fue decretado en 1918 por Alfonso XIII y hoy es uno de los parajes más visitados de Asturias. Está formado por dos lagos permanentes (Enol y La Ercina) y uno más pequeño que se forma durante el deshielo de las montañas (El Bricial).


Para realizar esta ruta salimos muy temprano de nuestro hotel Aldea Riosol, y tomamos el desvío que lleva desde Cangas de Onís a Covadonga. Por toda la carretera hay carteles que informan de las limitaciones para subir en vehículo propio. El primer día no pudimos hacerlo, pero al día siguiente llegamos allí a las 7:30 de la mañana y sí que conseguimos pasar con nuestro coche. Aquí tenéis información sobre los horarios

Desde Covadonga a los lagos subimos por una serpenteante carretera durante unos 12 km. Las vistas son espectaculares y el asfalto es bueno. Como era tan temprano, no nos encontramos a casi nadie por ella. Bueno, sí... una pastora con un montón de cabras y ovejas. 



Poco después divisamos el primero de los lagos: Enol. Es el más grande de los tres y contiene cangrejos de río, piscardo, trucha arco iris y tenca. Su profundidad máxima llega hasta los 25 metros. En el fondo del lago, en una cueva submarina, se encuentra la Virgen de Covadonga, que cada 8 de septiembre es sacada por buceadores y llevada en procesión.



En frente hay un gran aparcamiento (La Buferrera) y un centro de interpretación, que estaba cerrado a esas horas. Desde el aparcamiento iniciamos nuestro camino hacia el Lago Enol, a escasos metros. Increíble verlo tan hermoso y sin nadie.

A la izquierda sale la carretera para llegar al segundo lago, pero nosotros decidimos ir andando. Para ello, cogimos el sendero que lleva por unos escalones hasta el Mirador Entrelagos, con espectaculares vistas de todo el entorno.

Continuamos bajando por un camino muy accesible y llegamos hasta el segundo lago: La Ercina. Éste es mucho menos profundo que el anterior, unos 2 – 3 metros.


Atravesando el aparcamiento de este lago, junto al que hay un restaurante, bajamos por otro camino hasta las Minas de Buferrera. Estas minas se empezaron a explotar a finales del XIX para extraer manganeso, hierro y cinabrio. Los minerales se llevaban con mulos a Covadonga y de allí iban al puerto de Ribadesella para exportarlos a Inglaterra y Francia, convirtiéndose en la principal abastecedora europea de materiales férricos a los aliados en la Primera Guerra Mundial.  Más adelante se instaló un cable para bajarlo a Covadonga de una manera más rápida. En 1979 la mina se cerró porque se decidió que su explotación no era compatible con la protección del entorno natural.







Antes de acabar el recorrido, atravesamos un bonito camino entre piedras para llegar al mirador y, desde allí, volver al aparcamiento. Cuando llegamos era imposible estar allí. La paz que se respiraba al principio ya no estaba y había cientos de turistas por todos lados. Así que… os recomiendo madrugar. 


En una hora y media nos dio tiempo a hacer la ruta sin esforzarnos mucho, parándonos mil veces a hacer fotos, tomándonos un café...

Puntos de la ruta: Aparcamiento La Buferrera - Lago Enol - Mirador Entrelagos - Lago La Ercina - Minas de la Buferrera - Arboreto y centro de interpretación (sin entrar) - Mirador del Príncipe - Aparcamiento.  

La ruta se puede hacer perfectamente al revés. 

Duración: 1 hora 30'.

Dificultad: prácticamente ninguna. 





Compártelo

Entradas relacionadas