Haciendo la Ruta del Cares


La Ruta del Cares se sitúa entre León y Asturias y discurre por la Garganta Divina del río Cares, un impresionante desfiladero donde nos esperan cuestas, cabras, cuevas y puro paisaje.

Nosotros empezamos la ruta en Poncebos. Nos dijeron que hacerla en este sentido era mucho más espectacular. Para llegar allí, tuvimos que atravesar Arenas de Cabrales (donde está la famosa cueva del queso), continuando carretera arriba unos kilómetros en dirección a Puente Poncebos. A lo largo de la carretera hay dos aparcamientos, uno de ellos es el del funicular. Si hay mucha gente, tenéis que dejar el coche ahí. Si no, podéis continuar más hacia arriba, ya por una pista de gravilla, para acercaros hasta el mismo inicio de la ruta. Todo está muy bien señalizado. Y hay mucho personal informando en los aparcamientos. Nosotros llegamos muy temprano y tuvimos la suerte de aparcar justo a la entrada.


La primera subida nos llevó a los Collaos, con paneles informativos sobre la construcción de este increíble camino. A partir de allí, la ruta baja un poco hasta llegar a una senda llana.


Después de la cuesta, comenzamos un trayecto llano espectacular. Llegamos al prado de Culiembro, en el que aparecen el Caserío de la Viña y  desde donde parte un canal que llega hasta el puerto de Ostón.  Continuamos por Las Párvulas y Las Armaduras.











Casi al finalizar la ruta, atravesamos los puentes del Bolín y el de Los Rebecos,  y unos impresionantes túneles hasta ya llegar a Caín.






Nada más acabar la ruta hay un kiosco, algo más caro que lo que vais a encontrar en Caín. Caín es pequeñísimo, pero también tiene encanto. Allí hay varios restaurantes y dos supermercados para reponer fuerzas junto a la iglesia e iniciar el camino de vuelta.



La verdad es que, quitando los primeros 2 km, y los últimos al volver, el resto de la ruta me pareció muy accesible para alguien que esté acostumbrado a andar.

Sin duda, una de las mejores sendas paisajísticas que he hecho hasta ahora.  

Datos de la Ruta del Cares y consejos: 

- Historia: el camino se comenzó a delimitar en 1916 para que los operarios de Electra de Viesgo pudieran vigilar el canal de agua que se usaba en la Central de Camarmeña. A mediados del siglo XX se construyó la senda actual, mejor habilitada.



- Accesos: es una ruta linear. Se puede empezar por Poncebos e ir hacia Cain o al revés.

asturiassensaciones.blogspot.com.es

- Kilómetros de la ruta: 12 km en un sentido. Completa (ida y vuelta) 24 km.

- Dificultad: prácticamente ninguna. Eso sí, hay mucha cuesta y tenéis que tener en cuenta que si padecéis vértigo hay tramos dificilillos. Lo más “pesado” del camino son los dos últimos kilómetros de subida.

- Tiempo total: tardamos en hacerla completa unas 8 horas, parando para comer y descansar un poco en Caín, antes de iniciar la vuelta.

- Precio: gratis. El aparcamiento también es gratuito.No se puede hacer la ruta en bici.


- No hay fuentes, ni nada para comprar a lo largo de toda la ruta.

- Llevad buen calzado (con suela gorda, por la gravilla), agua en abundancia, comida y protección solar.

- Los perros están permitidos, pero siempre atados.

- Id temprano para coger aparcamiento y para que no esté muy saturado, porque lo está. 

- Se puede contratar con antelación el transporte desde Caín, para no tener que hacer la vuelta andando. También veréis unos tentadores taxis esperando a la salida. Aquí tenéis los precios: http://www.fronteraverde.com/es/actividades/ruta-del-cares/



Compártelo

Entradas relacionadas