Visitando Ribadelago, el pueblo que se hundió bajo el Tera



Situado en el Parque Natural del Lago de Sanabria, se encuentran las ruinas de Ribadelago (Viejo) un poblado fundado por los frailes que venían huyendo del Califato cordobés en el siglo X.

Ribadelago fue un núcleo próspero hasta el 9 de enero de 1959, cuando ocurrió el desastre de la presa de Vega de Tera. Esa madrugada empezó a resquebrajarse fruto de una mala construcción llena de errores. Desgraciadamente sólo cinco personas fueron condenadas por un “delito de imprudencia temeraria sin circunstancia”, con penas irrisorias: un año de prisión menos e indemnizaciones irrisorias.


La consecuencia para Ribadelago fue que la presa se rompió y arrasó a los habitantes del pueblo, soltando unos ocho millones de metros cúbicos de agua y llevándose por delante a 144 víctimas, de las que sólo se hallaron 28 cuerpos. Uno de cada cuatro habitantes perdió la vida esa noche.

Prácticamente todo quedó destruido. Los supervivientes fueron realojados y tres años después, en vez de reconstruirse el pueblo, se creó uno ex profeso a dos kilómetros de distancia y dándole el nombre de Ribadelago Nuevo. En él incluso pusieron un Parador Nacional, el más pequeño de la red de paradores (contaba sólo con cinco habitaciones) y que estuvo funcionando hasta 1972.

En Ribadelago Viejo se alzó una escultura de una mujer con un bebé en brazos y a cuyos pies reza una placa en bronce con los nombres de las víctimas.


El pueblo aún sigue habitado por unas cuantas personas, aunque cuando yo fui no vi a nadie. Tan sólo vacas, cabras y perros, paseaban tranquilamente por sus calles envueltas de naturaleza.




Al final de uno de los senderos, aún están en pie los restos de la iglesia parroquial. En ellos se puede ver cómo el agua la partió entera.


A lo largo del camino se suceden lápidas y cruces clavadas en los terrenos de las antiguas casas y que honran la memoria de los que las habitaron.


El entorno natural es envidiable, eso sí. Cruzando el río puedes hacer diversas rutas de senderismo o simplemente descansar en la orilla mirando el paisaje.











Compártelo

Entradas relacionadas