Una parada en la Playa de Custa Llago, en el Lago de Sanabria


El lago glaciar más grande de la Península Ibérica, El Lago de Sanabria tiene su principal caudal de entrada y salida de agua en el río Tera. Su profundidad roza los 54 metros en algunas zonas.

Sus aguas cristalinas forman parte del Parque Natural Lago de Sanabria y sierras Segundera y de Porto, y también ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco.


En su entorno hay diversas playas rodeadas de vegetación autóctona. La Playa Custa Llago se encuentra en el extremo oeste del lago y tiene la particularidad de ser de arena fina, como su vecina Playa de Viquiella. El resto de las playas son de una mezcla de arena y piedras.


A lado de la carretera hay una amplia zona de aparcamiento, que es de pago en temporada alta. Cruzándola y bajando unas escaleritas, llegas a este pequeño enclave en el que hay un chiringuito en el que puedes refugiarte también en invierno y disfrutar de las vistas del maravilloso paisaje que lo envuelve.


Su fama se vio reforzada aún más desde el 2011, fecha en la que se fijó aquí el embarcadero Helios-Cousteau. Con una capacidad para cien personas, ese fue el primer catamarán eólico-solar del mundo. Constituye uno de los buques hidrográficos de investigación de la Estación Biológica Internacional que, como en los Arribes de Duero, hace cruceros turísticos por el lago a la vez que desarrolla programas ambientales.  Si quieres comprar tus tickets, puedes hacerlo aquí: www.duerodouro.org






Compártelo

Entradas relacionadas