Mostrando entradas con la etiqueta La Rioja. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Rioja. Mostrar todas las entradas

Visitando Ojacastro, a medio camino entre Ezcaray y Santo Domingo de la Calzada


Ojacastro se encuentra a escasos kilómetros de Ezcaray y de Santo Domingo de La Calzada. Por tener una situación tan estratégica y contar con un rico patrimonio natural, supera su población en más de 18.000 personas en verano, aunque en invierno sólo vivan allí 2000.

Sus primeros registros escritos se remontan al 939 aunque se cree que está zona estaba poblada desde la edad de hierro o incluso antes, debido a los vestigios encontrados.


El escudo de Ojacastro representa 12 aldeas, aunque hoy en día sólo son cinco: Villa de Ojacastro, Tondeluna, Arviza, Uyarra y San Asensio de los Cantos (llamada Santasensio por los vecinos).

Durante el fin de semana más próximo a la Fiesta del Pilar (2 de octubre), la población recobra su importancia gracias a la Feria de ganado y artesanía, a la que acompañan varias actividades paralelas distribuidas por todo Ojacastro, como degustaciones, puestos artesanos, exposiciones y actuaciones.

Merece la pena visitar la Iglesia de San Julián y Santa Basilia y fijarse especialmente en la pila bautismal románica y en la ventana del mismo estilo que aún se conserva.


La ribera del río Oja nos acompaña a través de un sendero lleno de tranquilidad y de casas diseminadas por el que podemos llegar de vuelta a Ezcaray.



10 lugares imprescindibles que ver en Ezcaray en una mañana


En 1312, Ezcaray recibió el Fuero por el que sus habitantes quedaban libres de todo tributo al rey, excepto 5 maravedíes por cada vecino. Asimismo, en un afán para favorecer la repoblación, éste establecía que los criminales que llegaran al valle podían refugiarse aquí sin poder ser juzgados por un tribunal exterior.

Desde el siglo XV, la villa ganó fama por su industria de paños y en el XVIII se inauguró su Real Fábrica. Como herencia de esta antigua tradición textil, aún quedan artesanos dedicados a la elaboración y venta de mantas, bufandas…

Hoy, Ezcaray se ha convertido en un gran reclamo turístico riojano. Cuenta con un gran patrimonio natural y un conjunto de arquitectura popular muy importante. Escenario de series de televisión, lugar ideal para aprender a esquiar, interesante centro gastronómico de pinchos riojanos que incluye un restaurante con dos estrellas Michelín. Todo esto, hace que nuestro destino de hoy bien merezca una visita. 


1. Plaza de la Verdura: en ella se encuentra la Argolla del Fuero, cuya función era exponer públicamente a los malhechores. La leyenda cuenta que si un criminal tocaba la argolla, durante un tiempo no podría ser perseguido por la justicia.


2. Plaza del Kiosco: hacia ella lleva una serie de calles llenas de tiendas, bares, restaurantes, construcciones tradicionales y palacetes, como:

El Palacio del Arzobispo Barroeta: palacio del siglo XVIII con dos escudos de los Fernández de Tejada en su fachada.

El Palacio del Ángel: este palacete gótico del XVIII muestra en su fachada un escudo de armas y la imagen de San Miguel en una hornacina.


3. Iglesia de Santa María la Mayor: edificada en el siglo XV sobre una construcción anterior románica, en su sacristía cuenta con un museo en el que se exponen tallas de las iglesias de las aldeas cercanas.


4. Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara: fundada en 1752, debe su nombre a la mujer de Fernando VI, Bárbara de Braganza. En 1773 adquirió el título de Compañía Real. Hoy se ha restaurado para servir de albergue y alojar el Ayuntamiento.


5. Antigua estación de tren: sirvió como escenario para la serie de RTVE Olmos y Robles, en la que se utilizó como Cuartel de la Guardia Civil y ahora se ha reconvertido en restaurante, también sirve de punto de partida de una vía verde que sigue el trazado de la antigua vía del tren. Este sendero tiene 9 estaciones, desde Ezcaray hasta las choperas de Haro, y su longitud es de 28 km.



6. Crucero de San Lázaro: del siglo XVI aunque parcialmente rehecho en el XX. En la cruz se encuentran las imágenes de Cristo y de la Virgen con Niño.


7. Taller Hijos de Cecilio Valgañón: el único vestigio que queda de la tradición de los tejidos en Ezcaray. Este taller aún se mantiene en funcionamiento y exporta sus mantas y bufandas al mercado internacional.


8. Restaurante con estrella Michelín Echaurren: 


9. Puentes medievales: Ezcaray se asienta al lado del río Oja. Sus paisajes sobre los puentes y los paseos por sus riberas, constituyen una delicia para los amantes de la naturaleza y de la tranquilidad.


10. Ermita de Nuestra Señora de Allende: en 1670 se construyó este templo de trazas barrocas, aunque la casa de los ermitaños se añadió en 1710. En su interior se pueden ver la colección “Ángeles Arcabuceros”, con cuadros donados por el Arzobispo de Lima, y la imagen de la patrona de Ezcaray, la Virgen de Allende.




Por la tarde, después de degustar los pinchos en la Plaza del Kiosco, podéis pasear por la Vía Verde o subir a la  Estación de esquí de Valdezcaray. Está a tan sólo 15 km de Ezcaray, en el Pico de San Lorenzo, y está diseñada principalmente para aprender y practicar este deporte.



10 monumentos imprescindibles que ver en Santo Domingo de la Calzada


Tierra de peregrinos, Santo Domingo de la Calzada es una zona de paso para todo el que quiera hacer el Camino de Santiago. Su fundador le da nombre al municipio, Domingo García, quien construyó un puente, un hospital y un albergue de peregrinos.  Hoy se ha convertido en un importante centro turístico a los pies de la Sierra de la Demanda. 

El famoso milagro

Cuenta la leyenda que una familia alemana estaba de peregrinaje hacia Santiago y, al pasar por Santo Domingo, se alojaron en un mesón de allí. La hija del mesonero se enamoró perdidamente del hijo de esta familia y se lo confesó. Pero, éste no la correspondió. La joven se sintió humillada y escondió un vaso de plata en su zurrón. Cuando los alemanes iban a abandonar el local, le acusó de haberle robado el vaso.

Los oficiales lo apresaron y lo ahorcaron. Los padres, con su pena, siguieron su camino hasta Santiago. A la vuelta, volvieron a pasar por Santo Domingo de la Calzada y descubrieron que su hijo seguía vivo en la horca porque lo había protegido el Santo. 

Fueron a decírselo al juez, quien estaba en la mesa con su familia a punto de comerse un plato de pollo. Al oír su asombrosa historia, no se lo creyó y replicó: "Esta historia es tan verdadera como que este gallo y esta gallina van a levantarse del plato y cantar."
Y, realmente, así sucedió.

En recuerdo de esta leyenda, en la catedral siempre hay un gallo y una gallina vivos y se generalizó el dicho:

"En Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada". 


Qué ver en Santo Domingo de la Calzada

1. Catedral de Santo Domingo de la Calzada: en la Plaza del Santo podemos ver este impresionante templo gótico del siglo XII, aunque también conserva vestigios románicos, barrocos y renacentistas. En el interior destaca su retablo mayor plateresco y el sepulcro con la talla románica del Santo. Lo que hace inigualable a esta catedral es la presencia de un gallinero en su interior, que recuerda la leyenda de uno de los milagros de Santo Domingo. Precio de la entrada a la Catedral de Santo Domingo de la Calzada: 4€. Entrada conjunta (Catedral y Torre Exenta): 5€.

2. Torre Exenta: pertenece a la Catedral, pero, curiosamente, se encuentra exenta al edificio. Esta obra barroca se añadió al conjunto en el siglo XVIII y hoy es la torre más alta de La Rioja.



3. Hospital de los Peregrinos: sin salir de la plaza, al lado de la Catedral, podemos parar a tomar algo en este Parador Nacional construido sobre un edificio del siglo XII.


4. Ermita de la Virgen de la Plaza: la tradición cuenta que se construyó sobre el antiguo oratorio que hizo Santo Domingo en este municipio. Hoy es la Patrona de la ciudad, cuya fiesta se celebra cada 5 de agosto.




5. Murallas medievales: justo detrás de la Catedral se asientan los restos de las murallas medievales de los siglos XIII y XIV.

6. Plaza de España: En ella, se encuentra el Ayuntamiento; el edificio del Corregimiento de La Rioja en el lado Este, construido en 1763, en cuya parte inferior se encontraba la Cárcel Real, la cual había sido trasladada desde la plaza del Santo; y el edificio de la Alhóndiga, antiguo lugar de venta y almacenamiento de grano, en él actualmente están las oficinas municipales.



7. Casa de la Cofradía del Santo: es una de las cofradías más antiguas de Santo Domingo de la Calzada. Su importancia es enorme para el pueblo, pues en ella se crían las gallinas que formarán parte del gallinero de la Catedral.

                                              www.alberguescaminosantiago.com

8. Defensas de la Catedral: aunque el aparato defensivo original era mucho más extenso, hoy se puede visitar el pórtico fortificado del que se conservan dos tramos: uno cubierto por una bóveda de crucería y otro descubierto. El interior está lleno de pasadizos y escaleras que lo recorren por completo. 




9. Abadía Cisterciense de Nuestra Señora de la Anunciación: su interior se puede visitar para ver su iglesia y el sepulcro del obispo fundador y sus dos sobrinos. La abadía todavía está en funcionamiento y hoy acoge a las mojas cistercienses trasladadas desde el Real Monasterio de Abia de las Torres, en Palencia, por decisión del Obispo de Calahorra y La Calzada. También funciona como albergue de peregrinos.


10. Convento de San Francisco: de estilo herreriano, hoy una parte de él se dedica como taller para restaurar obras de arte. Justo delante, está el monumento al Peregrino. 



No os olvidéis comeros un ahorcadito cuando visitéis Santo Domingo de la Calzada, su dulce más típico.

Los Ahorcaditos - El dulce típico de Santo Domingo de la Calzada


Santo Domingo de la Calzada está lleno de cafeterías y pastelerías en los que disfrutar de este magnífico dulce. Consiste en una masa de hojaldre rellena de crema de almendra o de cabello de ángel y que tiene forma de vieira. En el centro del dulce se puede ver una figura de un hombre ahorcado.  En 1953 se creó este postre en la Pastelería Isidro, pero hoy se comercializa en todo el pueblo. 

Cuenta la leyenda que una familia alemana estaba de peregrinaje hacia Santiago y, al pasar por Santo Domingo, se alojaron en un mesón de allí. La hija del mesonero se enamoró perdidamente del hijo de esta familia y se lo confesó. Pero, el joven la correspondió. La joven se sintió humillada y escondió un vaso de plata en su zurrón. Cuando los alemanes iban a abandonar el local, le acusó de haberle robado el vaso.

Los oficiales lo apresaron y lo ahorcaron. Los padres, con su pena, siguieron su camino hasta Santiago. A la vuelta, volvieron a pasar por Santo Domingo de la Calzada y descubrieron que su hijo seguía vivo en la horca porque lo había protegido el Santo. 

Fueron a decírselo al juez, quien estaba en la mesa con su familia a punto de comerse un plato de pollo. Al oír su asombrosa historia, no se lo creyó y replicó: "Esta historia es tan verdadera como que este gallo y esta gallina van a levantarse del plato y cantar."
Y, realmente, así sucedió.

En recuerdo de esta leyenda, en la catedral siempre hay un gallo y una gallina vivos y se generalizó el dicho:

"En Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada". 

Y en honor al pobre alemán, los confiteros elaboran cada día decenas de ahorcaditos


Visitando Alfaro, el pueblo de las cigüeñas


Después de mi visita a las Bárdenas Reales, por cercanía decidí visitar Alfaro, un pueblo riojano de poco más de 9500 habitantes, que se ha hecho famoso por tener las colonia urbana de cigüeña blanca más grande del mundo. Y es que en cuanto entras en el pueblo, te das cuenta de que aquí todo está preparado para cuando lleguen. 

Monumentos de Alfaro

La visita a este pueblo es rápida. Podéis dejar el coche a las afueras, cerca del río, y seguir andando, para no tener que pasar con él por calles estrechas. Al centro se llega en nada. 


Todo gira en torno a la Plaza de España, toda llena de bares donde tapear barato. Desde allí, lo que más llama la atención en la inmensa Colegiata de San Miguel. Construida en 1556, tiene más de 3000 metros cuadrados y 12 capillas laterales. De hecho, es el templo más grande de La Rioja. Hay visitas guiadas, pero se deben concertar con la Oficina de Turismo.


El otro gran templo de Alfaro es la Iglesia de Nuestra Señora del Burgo, del siglo XVII y con un retablo rococó en su interior.

Wikipedia

Del mismo siglo también se puede ver el Convento de la Inmaculada Concepción, de estilo clasicista, y el de San Francisco, que tiene dos hornacinas con imágenes de San Francisco y de la Inmaculada.

Paseando por el centro, también podéis encontraros varios palacios importantes construidos entre los siglos XVII y XIX.
▪  El Palacio Abacial: Es el más famoso y en el que se ubica el Ayuntamiento. Se construyó inicialmente para que el Abad de la colegiata tuviera un sitio para guardar los diezmos de vino que recaudaba.
▪  El Palacio Sáenz de Heredia: Construido para el abuelo del fundador de La Falange en un solar sobre el que había una antigua casona en la que se alojó Felipe V.
▪  El Palacio Remírez: Mandado construir por Teodoro Remírez en el lugar donde se encontraba el antiguo convento de los Agustinos.
Desde Alfaro también se puede ir a sitios cercanos, como a la Reserva Natural de los Sotos del Ebro, a ver los restos de un ninfeo romano del siglo I, o visitar duna de sus bodegas. Pero a mí no me dio tiempo a más.

Las cigüeñas de Alfaro

En el tejado de esta Colegiata se encuentra la mayor colonia de cigüeña blanca sobre un único edificio del mundo. Ellas solas eligieron anidar allí y, año tras año, cada vez vienen más. Han llegado a ser más de 700 en época de cría. Tan sólo se alejan de Alfaro durante tres meses al año y, desde diciembre ya se pueden ver allí. Sus crías hacen prácticas de vuelo y supervivencia en los Sotos del Ebro para prepararse para la emigración.

Las cigüeñas han elegido este lugar porque Alfaro está rodeado de una gran extensión de cultivo, 192 km cuadrados junto a la ribera del Ebro. Pero es curioso que precisamente se asienten todas en un mismo edificio. La colegiata les sigue gustando y sus nidos han llegado a pesar más de 500 kilos.

En la localidad se realizan visitas temáticas que giran en torno a ellas y que se pueden concertar a través de su Oficina de Turismo y también se celebra el Día de la cigüeña en San Blas, como no podía ser otro.


▪  Aquí podéis ver más sobre las cigüeñas del Alfaro: 

▪  En este enlace tenéis un folleto con un mapa turístico de Alfaro:

Espero que os sirva de ayuda para organizar vuestra visita 😉




14 sitios imprescindibles qué ver en Logroño en un día y dónde tapear


Lo ideal sería quedarse más de un día para poder disfrutar de todos los atractivos que presenta esta ciudad, pero si no os es posible… aprovechad al máximo. La suerte es que Logroño es muy manejable y se puede recorrer a pie fácilmente, sin tener que preocuparse por el coche. Empezamos nuestro recorrido:

1. La calle Portales: zona peatonal llena de edificios victorianos con unos preciosos soportales. Llena de tiendas, terrazas y bares. Siempre animada, atraviesa el centro histórico para llegar a la Concatedral y la Plaza del Mercado.

En el nº 50, llegamos a la Oficina de Turismo de La Rioja, para aprovisionarnos de mapas, horarios, precios y recomendaciones. Nos paramos un momento delante del Monumento al Peregrino, antes de seguir adelante.


2. El Cubo de Revellín, las murallas y la Puerta de Carlos V: justo en la calle de al lado encontramos nuestra primera parada. Construido en el s. XVI, este cubo artillero constituye la mejor conservación de las murallas del Logroño de la época. Tuvo un papel especialmente relevante durante la Guerra de la Independencia. Hoy se puede visitar gratuitamente. Dentro hay un pequeño museo que, mediante audiovisuales y paneles, explica la historia de este monumento. Las vistas desde la parte superior, descubierta, son magníficas.
http://web.logro-o.org/cubo_revellin/index.htm


3. El Museo Regional de La Rioja: Instalado en un palacio del s. XVIII, en el que vivió más tarde Espartero, recorre la historia de La Rioja desde la Prehistoria hasta el s. XX, a lo largo de tres plantas. Piezas importantes son las Tablas de San Millán, pinturas de El Greco, Navarrete, Ribera y Alonso Cano. http://www.museodelarioja.es/  El acceso es gratuito.



4. El Teatro Bretón de los Herreros, pronto llegamos al Parque del Espolón. Su estatua central del General Espartero, es punto de quedada para los logroñeses.


5. El Muro de Cervantes: Volviendo al casco antiguo por el Muro del Carmen, llegamos a la Plaza Amos Salvador, a la derecha nos quedaría el Ayuntamiento y el Muro de Cervantes, una curiosa calle cuyos edificios presentan unas fachadas estrechísimas, como en Amsterdam, pero mucho más señoriales y elegantes.


6. La Iglesia de San Bartolomé: Desandando lo andado, desde la Plaza Amos Salvador tenemos dos edificios importantes: el Palacio de los Chapiteles, antiguo Ayuntamiento y hoy sede de la Consejería de Cultura, Deportes y Juventud del Gobierno de La Rioja; y la Iglesia de San Bartolomé, la más antigua de la ciudad (s. XII). Tiene un bonito pórtico y una torre mudéjar del siglo XVI.

Wikipedia
7. La Concatedral de Logroño: Enlazando de vuelta a la peatonal calle Portales, llegamos tranquilamente a la Plaza del Mercado. Allí se encuentra el edificio más característico de todo Logroño: La Concatedral. Templo del siglo XVI, con una monumental portada dedicada a la Asunción y sus dos torres gemelas del XVII. En su interior guarda un pequeño cuadro de la crucifixión atribuido a Miguel Ángel. Sorprendentemente, la entrada aquí también es gratuita.


8. La iglesia de Santa Mª de Palacio: construida en el s. XII sobre un antiguo palacio perteneciente a Alfonso VII de Castilla. Destaca su aguja gótica piramidal.


9. La Reja Dorada y el Centro de la cultura del Rioja: Cerca de la iglesia hay dos puntos importantes: el primero es La Reja Dorada, una antigua casa señorial (convertida hoy en restaurante) en la que vivió Jacinta Martínez de Sicilia, Duquesa de la Victoria y mujer de Espartero. Hasta hace poco fue la bodega más antigua de la ciudad. El segundo es el Centro de la cultura del Rioja, con su fachada morada. La arquitectura moderna de su interior contrasta con el exterior del siglo XVI. Se puede entrar al patio gratis, pero para visitar las bodegas hay que pagar la entrada.



10. El Puente de Piedra: Atravesamos la rotonda para acercarnos al Ebro cruzando el Puente de Piedra. El original data del siglo XII. Desgraciadamente en 1871 se derrumbó y el que vemos hoy es una obra de 1884. Con sus 198 metros de largo y sus siete arcos, actualmente es uno de los símbolos de Logroño, apareciendo en su escudo y siendo el lugar de entrada del Camino de Santiago a la ciudad.


11. La Casa de las ciencias: Justo al final del río. Si no tenemos tiempo para entrar, podemos descansar un ratito junto a su entrada, donde también hay algunos artilugios para hacer experimentos.


12. El Puente de Hierro: La vuelta al centro la hacemos cruzando este puente, de 1882. También se conoce como Puente de Sagasta, ya que fue él quien impulsó su construcción.


13. Iglesia de Santiago el Real: Dando un paseíto por el Parque del Ebro, volvemos al casco histórico para ver la Iglesia de Santiago el Real. Situada en el casco antiguo de Logroño, en esta iglesia se reunía el Concejo Municipal y se guardaban los documentos más importantes del Ayuntamiento. Comenzó a construirse en 1513 y posee una nave de tres tramos con crucero. La fachada está decorada con dos esculturas del apóstol Santiago: en una aparece representado con los hábitos de peregrino y en la otra como guerrero a caballo. El templo se encuentra junto a la Plaza de Santiago, en cuyo suelo se reproduce un singular juego de la oca con motivos relacionados con el Camino de Santiago.


14. La calle Ruavieja: Nuestro paseo acaba regresando por la famosa calle Ruavieja, paso indispensable para cualquier peregrino, por la que volveremos al inicio de la ruta.


¿Dónde tapear en Logroño? 

Tanto paseo, da hambre. Y Logroño es un sitio estupendo para tapear. Dos son los centros más famosos del tapeo logroñés:

 ▪ Calle Laurel: paralela a la calle Bretón de los Herreros, donde estaban las antiguas murallas. En ella se ubicó el bar más antiguo de la ciudad, el Blanco y Negro, que hoy sigue existiendo. A lo largo de sus 200 metros hay más de 60 bares y restaurantes, sitios indispensables para disfrutar de unos pinchos y unos riojas. http://www.callelaurel.org/

 ▪ Calle San Juan: está decorada con placas en el suelo con imágenes de los monumentos más importantes de La Rioja y con un panel informativos sobre los bares de la zona y sus pinchos más representativos. A lo largo de sus 150 metros hay más de 20 bares. Esta calle es mucho más barata que la Laurel.
A la zona de pinchos compuesta por las calles Laurel, Albornoz, San Agustín, San Juan y Travesía del Laurel, se las conoce popularmente como "La Senda de los Elefantes", ya que se dice que todo el que entra sale con trompa y a cuatro patas.