Mostrando entradas con la etiqueta Cáceres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cáceres. Mostrar todas las entradas

Qué ver en Cáceres en un día - Itinerario


Aunque Cáceres bien se merece más de un día para poder verlo con detenimiento, si no disponéis de mucho tiempo, aquí os dejo el itinerario que hice yo por si os sirve de inspiración. 



Esta ruta es circular, comienza y acaba en la Plaza Mayor y recorre el casco antiguo, Patrimonio de la Humanidad.


La Plaza Mayor se encuentra fuera de la muralla, esta plaza rebosa de alegría y de gente. Bajo sus soportales hay un montón de bares y restaurantes. Yo comí en el Requeté, bastante barato y de buena calidad. 




Luego subí por una cuestecita para entrar en la Ciudad vieja a través del Arco de la Estrella, de 1726 y que cuenta con una imagen de dicha Virgen.


Una vez dentro del casco histórico, fui a la Oficina de Turismo para que me dieran un plano y me informaran un poco de la zona. Después me dirigí a la Torre de Bujaco, una construcción defensiva árabe del siglo XII. Allí visitamos el Centro de Interpretación de las Tres Culturas. Lo más interesante es que se puede subir y visitar un tramo de la muralla para tener unas buenas vistas del conjunto. La entrada cuesta 2’50€.




Después de hacer unas cuantas fotos, en pocos metros llegué a la Plaza de Santa María, donde se pueden ver bastantes monumentos. Yo coencé por el Palacio Episcopal, del siglo XIII (gótico-renacentista) y me desvié un poco para ver el Palacio de Carvajal. Los Carvajal lo construyeron en el siglo XV para estar cerca de la Concatedral. Dentro se puede visitar el patio, unas salas que pertenecen al centro de Interpretación de la provincia y el jardín, en el que hay una higuera con más de 300 años. Entrada gratuita.



Volviendo sobre mis pasos, llegué de nuevo a la Plaza de Santa María para ver la Concatedral de Cáceres, templo más antiguo de la ciudad. Su estilo es románico de transición al gótico. En una de las esquinas de la iglesia aparece la estatua de bronce de San Pedro de Alcántara. Dentro hay un retablo de madera de roble impresionante. La entrada cuesta 4€.


En esta plaza y la siguiente nos encontramos con un montón de palacios y edificios importantes, como el Palacio de los Golfines de Abajo, la Diputación, la sede del Ministerio de Fomento… Pero mi siguiente parada fue una calle que me hizo gracia al leerla en el plano: la Calle del del Mono. Cuenta la leyenda que allí vivía un matrimonio que tenía como mascota a un mono. La mujer tuvo una aventura y se quedó embarazada de su amante. Cuando dio a luz a un niño, el mono muerto de celos, lo tiró por la ventana.



Pronto llegamos a la Plaza de San Jorge (Patrón de la ciudad), donde se encuentra la Iglesia barroca de San Francisco Javier, del siglo XVIII, y conocida como la iglesia de la Preciosa Sangre porque la custodian los padres misioneros de la Preciosa Sangre. Llama la atención porque tiene dos torres de color blanco que contrastan con el resto de los edificios.





Subiendo por uno de sus laterales encontramos el Museo de la Semana Santa, ubicado en la cripta de la iglesia. En él se puede ver una muestra de los hábitos de Semana Santa y hay varios audiovisuales relacionados con este tema. Es pequeñito, por lo que la visita no dura mucho. Pero, lo verdaderamente interesante de este recinto es que permite también acceder a un aljibe del siglo XVIII que está situado debajo del antiguo colegio de formación de novicios. La entrada es gratuita.



Mi siguiente visita fue la Plaza de las Veletas, allí está el Museo de Cáceres. A través de sus salas se puede tener una visión muy buena sobre Cáceres, su historia y sus costumbres.




Lo mejor de este museo se encuentra en la planta baja. Sobre los restos de la antigua alcazaba se abre paso un maravilloso aljibe del siglo XII, que dicen que es el segundo más grande del mundo, después del de Estambul . Los guías van organizando grupos para poder visitarlo, aunque no os hayáis unido a ningún grupo de visita. El pasillo de entrada es estrecho y no quieren que se amontone la gente. Esta idea es excepcional porque así se disfruta mejor de las vistas y se pueden hacer unas rápidas fotos con la tranquilidad de que no haya decenas de personas empujando. El lugar es muy mágico. La entrada es gratuita. Detrás del museo se ubica la antigua zona judía, con su sinagoga, ahora Ermita de San Antonio. Si tenéis tiempo merece la pena desviarse un poquito del camino para verla por fuera.


La entrada que compré en la Torre de Bujaco, también incluía la visita al Baluarte de los Pozos, en pleno Barrio de San Antonio, en las calles de la judería. Allí se puede visitar una torre almohade del siglo XII que protegía unos pozos estratégicos que abastecían a la ciudad en caso de asedio militar. También se puede bajar al jardín para admirar las vistas.




Volví por mi camino para llegar a la Plaza de San Mateo, con su iglesia gótica con portada plateresca, el Convento de las Clarisas y el Palacio de las Cigüeñas en una esquina.

En frente del Convento de las Jerónimas dejamos a un lado el Palacio del Comendador de Alcuéscar, hoy Parador Nacional de Turismo, y la Casa de los Perero, del siglo XIII.


Para acabar mi visita llegué al Palacio de los Golfines de Arriba, construido por la misma familia que había hecho el Palacio de los Golfines de Abajo cuando se trasladó para está más cerca de la Iglesia de San Mateo.
Finalmente bajé por donde había entrado a la Ciudad Vieja, por el Arco de la Estrella y aproveché la ocasión para comprar algunos recuerdos y productos típicos en la tienda del centro que vimos más barata y con un nombre curioso: El Mangurrino de la Estrella (Plaza Mayor, 7).

La verdad es que aproveché mucho la visita. Cuando empezó a atardecer, antes de volver al hotel, hice alguna rutilla por el Monumento Natural de Los Barruecos, que os lo recomiendo totalmente. 





Ruta de Senderismo por Los Barruecos - Cáceres


Declarado Monumento Nacional en 1996, Los Barruecos impresiona a todo el que se adentra en sus senderos. Incluso el equipo de Juego de Tronos quedó cautivado por ellos. Su geología y su fauna hacen que sea un sitio realmente especial.

¿Qué significa Barrueco?

Un barrueco es una gran roca de granito aislada. Y esto es lo que, junto con las cigüeñas, predomina sobre esta planicie cacereña con muy poca vegetación.



La zona está llena de estos grandes bolos de piedra y de charcas alimentadas por el río Salor.

Existen cuatro rutas distintas para disfrutar de estos paisajes:
  • La ruta de las Peñas del Tesoro: 30 minutos de duración.
  • La ruta del Barrueco de Arriba: 1 hora de duración.
  • La ruta del Patrimonio: 2 horas de duración.
  • La ruta de las charcas: 3’5 horas de duración.


La más visitada es la de la Peña del Tesoro, que parte del Museo Vostell y rodea la Charca del Barrueco de Abajo. Comenzamos a subir un poco para contemplar esta charca y pronto empezamos a descender la ladera bordeándola a través de un caminito que nos lleva a las peñas. Allí, sobre estas rocas, se encuentra una de las colonias de cigüeña blanca que inundan este paraje. Hay tantas que Los Barruecos fue ha sido considerada la mayor de Europa en estado natural.





En este mismo sitio vemos algunas obras de Wolf Vostell al aire libre, como El coche empotrado. Al parecer es una metáfora contra los vehículos en los espacios naturales, pero, personalmente, no me gustó nada encontrármelo allí. Para mí, rompió el encanto del momento. Tal metáfora me estorbó.


El camino de vuelta se realiza por el mismo sendero, pero se puede combinar con otra de las rutas propuestas. Así podréis ver abundantes yacimientos arqueológicos desde el Cacolítico, como muestran algunas pinturas rupestres; también hay restos de una antigua villa roma asociada a la colonia Norba Caesarina y algunas tumbas antropomórficas al sur de la carca del Barrueco de Abajo.



Si os quedáis con ganas de más, a 3 km de este paraje, tenéis la dehesa de La Hijadilla, donde encontraréis un dolmen muy bien conservado.

Fauna que os podéis encontrar en Los Barruecos:

Además de muchas cigüeñas, este entrono es un paraíso para un montón de aves. Al estar entre dos ZEPAS, la de San Pedro y la de los Llanos de Cáceres, muchas anidan aquí o utilizan la zona para cazar. Así, a lo largo del camino pueden aparecer ánades reales, garzas, águilas, milanos…








Entre las rocas habitan los lagartos celados y en las charcas hay nutrias, tritones, galápagos y tencas.

Los Barruecos en Juego de Tronos

La productora HBO localizó algunas de las escenas de la séptima temporada en Cáceres y su entorno. El rodaje se centró en el Barrueco de Arriba, a 10 minutos en coche de Cáceres. Este entorno representa Altojardín, el hogar de la casa Tyrell. Se puede ver en el tercer capítulo, donde se sitúa el mayor enfrentamiento de la penúltima temporada, contando con más de 400 extras.


¿Cómo llegar a Los Barruecos?

Este Monumento Natural se encuentra en Malpartida de Cáceres, a 16 km de Cáceres. El acceso se suele hacer por la carretera N-521. Está muy bien señalizado.

Siguiendo las indicaciones, se llega el Centro de Interpretación donde hay un gran espacio para aparcar. Si no hay sitio, también se puede aparcar junto al Museo Vostell y su restaurante.

Precios: la entrada a Los Barruecos es gratis. El Museo Vostell cuesta 2’5 €