Qué ver en Cáceres en un día - Itinerario


Aunque Cáceres bien se merece más de un día para poder verlo con detenimiento, si no disponéis de mucho tiempo, aquí os dejo el itinerario que hicimos nosotros por si os sirve de inspiración. 



Esta ruta es circular, comienza y acaba en la Plaza Mayor y recorre el casco antiguo, Patrimonio de la Humanidad.


La Plaza Mayor se encuentra fuera de la muralla, esta plaza rebosa de alegría y de gente. Bajo sus soportales hay un montón de bares y restaurantes. Nosotros comimos en el Requeté, bastante barato y de buena calidad. 




Luego subimos por una cuestecita para entrar en la Ciudad vieja a través del Arco de la Estrella, de 1726 y que cuenta con una imagen de dicha Virgen.


Una vez dentro del casco histórico, fuimos a la Oficina de Turismo para que nos dieran un plano y nos informaran un poco de la zona. Después nos dirigimos a la Torre de Bujaco, una construcción defensiva árabe del siglo XII. Allí visitamos el Centro de Interpretación de las Tres Culturas. Lo más interesante es que se puede subir y visitar un tramo de la muralla para tener unas buenas vistas del conjunto. La entrada cuesta 2’50€.




Después de hacer unas cuantas fotos, en pocos metros llegamos a la Plaza de Santa María, donde se pueden ver bastantes monumentos. Nosotros comenzamos por el Palacio Episcopal, del siglo XIII (gótico-renacentista) y nos desviamos un poco para ver el Palacio de Carvajal. Los Carvajal lo construyeron en el siglo XV para estar cerca de la Concatedral. Dentro se puede visitar el patio, unas salas que pertenecen al centro de Interpretación de la provincia y el jardín, en el que hay una higuera con más de 300 años. Entrada gratuita.



Volviendo sobre nuestros pasos, llegamos de nuevo a la Plaza de Santa María para ver la Concatedral de Cáceres, templo más antiguo de la ciudad. Su estilo es románico de transición al gótico. En una de las esquinas de la iglesia aparece la estatua de bronce de San Pedro de Alcántara. Dentro hay un retablo de madera de roble impresionante. La entrada cuesta 4€.


En esta plaza y la siguiente nos encontramos con un montón de palacios y edificios importantes, como el Palacio de los Golfines de Abajo, la Diputación, la sede del Ministerio de Fomento… Pero nuestra siguiente parada es una calle que nos hizo gracia al leerla en el plano: la Calle del del Mono. Cuenta la leyenda que allí vivía un matrimonio que tenía como mascota a un mono. La mujer tuvo una aventura y se quedó embarazada de su amante. Cuando dio a luz a un niño, el mono muerto de celos, lo tiró por la ventana.



Pronto llegamos a la Plaza de San Jorge (Patrón de la ciudad), donde se encuentra la Iglesia barroca de San Francisco Javier, del siglo XVIII, y conocida como la iglesia de la Preciosa Sangre porque la custodian los padres misioneros de la Preciosa Sangre. Llama la atención porque tiene dos torres de color blanco que contrastan con el resto de los edificios.





 Subiendo por uno de sus laterales encontramos el Museo de la Semana Santa, ubicado en la cripta de la iglesia. En él se puede ver una muestra de los hábitos de Semana Santa y hay varios audiovisuales relacionados con este tema. Es pequeñito, por lo que la visita no dura mucho. Pero, lo verdaderamente interesante de este recinto es que permite también acceder a un aljibe del siglo XVIII que está situado debajo del antiguo colegio de formación de novicios. La entrada es gratuita.



Nuestra siguiente visita es a la Plaza de las Veletas, allí está el Museo de Cáceres. A través de sus salas se puede tener una visión muy buena sobre Cáceres, su historia y sus costumbres.




Lo mejor de este museo se encuentra en la planta baja. Sobre los restos de la antigua alcazaba se abre paso un maravilloso aljibe del siglo XII, que dicen que es el segundo más grande del mundo, después del de Estambul . Los guías van organizando grupos para poder visitarlo, aunque no os hayáis unido a ningún grupo de visita. El pasillo de entrada es estrecho y no quieren que se amontone la gente. Esta idea es excepcional porque así se disfruta mejor de las vistas y se pueden hacer unas rápidas fotos con la tranquilidad de que no haya decenas de personas empujando. El lugar es muy mágico. La entrada es gratuita. Detrás del museo se ubica la antigua zona judía, con su su sinagoga, ahora ermita de san Antonio. Si tenéis tiempo merece la pena desviarse un poquito del camino para verla por fuera.


Con la entrada que compramos en la Torre de Bujaco, también nos incluía la visita al Baluarte de los Pozos, en pleno Barrio de San Antonio, en las calles de la judería. Allí se puede visitar una torre almohade del siglo XII que protegía unos pozos estratégicos que abastecían a la ciudad en caso de asedio militar. También se puede bajar al jardín para admirar las vistas.




Volvemos por nuestro camino para llegar a la Plaza de San Mateo, con su iglesia gótica con portada plateresca, el Convento de las Clarisas y el Palacio de las Cigüeñas en una esquina.

En frente del Convento de las Jerónimas dejamos a un lado el Palacio del Comendador de Alcuéscar, hoy Parador Nacional de Turismo, y la Casa de los Perero, del siglo XIII.


Para acabar nuestra visita llegamos al Palacio de los Golfines de Arriba, construido por la misma familia que había construido el Palacio de los Golfines de Abajo cuando se trasladó para está más cerca de la Iglesia de San Mateo.
Finalmente bajamos por donde habíamos entrado a la Ciudad Vieja, por el Arco de la Estrella y aprovechamos la ocasión para comprar algunos recuerdos y productos típicos en la tienda del centro que vimos más barata y con un nombre curioso: El Mangurrino de la Estrella (Plaza Mayor, 7).

La verdad es que aprovechamos mucho la visita. Cuando empezó a atardecer, aprovechamos para, antes de volver al hotel, hacer alguna rutilla por el Monumento Natural de Los Barruecos, que os lo recomiendo totalmente. Aquí os dejo la entrada.







Compártelo

Entradas relacionadas