Ruta de senderismo: ascensión a la Silla de Meira


La silla que apareció de repente en Moaña (Pontevedra) lleva desde 2011 en el pintoresco pueblo de Puebla de la Sierra. Esta silla gigante se levantó en lo alto de un monte gallego sin que nadie supiera quién la había dejado allí, ni por qué. Ni siquiera el Concello tenía ni idea de su procedencia.


A los pocos días, los autores se dieron a conocer: Xulio Lago y Roberto Brañas, dos artistas locales que la retiraron por miedo a las represalias. Puebla de la Sierra cuenta con el Valle de los Sueños, un recorrido de obras de arte al aire libre del que ya os hablé en otra entrada, y se vieron interesados en la silla. Si no la quiere nadie, pues me la quedo yo. Y allí que se la llevaron, para que estuviera en lo alto del monte, pero, en este caso, uno de la Sierra madrileña del Rincón. 

Cómo llegar a la Sierra de Meira

A la silla sólo se puede llegar andando, por lo que os recomiendo que dejéis el coche a la entrada del pueblo, en el aparcamiento que hay delante del frontón. Aprovechéis para visitar su entorno, sus esculturas, su ermita (que cuenta con una antigua fuente árabe), su bar… Si es temporada, os podéis hinchar a comer moras y, si tenéis la suerte de ir el 9 de septiembre, de disfrutar de sus fiestas con concierto típico incluido.


Desde el aparcamiento tenéis que ir andando por el arcén de la carretera hacia Prádena. No hay ninguna señal que lo indique. Seguid la carretera hasta que haya un desvío para el Molino de Arriba.

Ahí, tenéis que cruzar la carretera y continuar por un sendero que sale a la derecha. Os encontraréis una señal muy pequeñita que indica el inicio del camino.



Desde allí son unos 30 minutos de caminata cuesta arriba mientras disfrutáis de la vistas de la sierra.


No está muy bien indicado dónde está exactamente la silla. Tenéis que dejar atrás un antiguo establo, allí veréis un banco. Continuad subiendo un poco más hasta las próximas ruinas y aparecerá a vuestra izquierda.




 Si no os dais cuenta y seguís andando, veréis un cercado lleno de ovejas. Ya os habréis pasado, por lo que daos la vuelta y mirad bien, porque está justo antes, con sus cinco metros de altura, en lo alto de la colina. Las vistas son espectaculares. 


Mapas: aquí os muestro más o menos la ubicación de la silla:




Si queréis ver más fotos como éstaspodéis encontrarlas en mi tablero de Pinterest.



Compártelo

Entradas relacionadas