9 cosas que hacer en Irkutsk


1. Visitar el Mercado Central: al final de la calle Chekhova, al lado del centro comercial central, hay un enorme mercado donde podréis encontrar de todo: productos típicos de Siberia, ropa, fruta, verdura, carne, frutos secos con bonitas bolsas... También hay puestos de comida y pequeños restaurantes (aunque algunos de dudosa pinta, la verdad). 

Hasta allí os lleva la marshrutka 61, que opera entre la estación de tren y el mercado. Abre todos los días de 8'00 a 20'00.


2. Seguir la línea verde: por las calles céntricas de Irkutsk hay pintada en el suelo una linea verde de 5 km de longitud. Empieza en el Monumento a Alexander III, en el Boulevard Gagarin, y acaba en Sedov Street, delante de la Iglesia de Krestovozdvijenskaya. Si la recorréis entera, os llevará a 30 lugares importantes en la historia de Irkutsk (calles, plazas, monumentos, iglesias...). En esta entrada tenéis más información sobre los sitios que visita: 
http://irkvisit.info/its/about#greenline


3. Salirse de la línea verde para ver otros monumentos importantes: pero Irkutsk es mucho más que esos 30 puntos seleccionados. Existen un montón de iglesias, monasterios, museos, e incluso un templo budista. Basta con salirse un poco de la línea verde y dejarse llevar por sus callejuelas para impregnarse de la arquitectura tradicional y del suelo polvoriento de sus aceras.


3. Aprender sobre la arquitectura tradicional de madera: el centro histórico de la ciudad fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad debido a su importante arquitectura. La madera fue el material de construcción por excelencia usado en esta región. Como muchas otras ciudades siberianas, Irkutsk comenzó como una ciudad fortificada hecha en madera, por ser el material más accesible en la zona. Los primeros colonos provenían de las regiones que estaban más al norte de Moscú, por eso la arquitectura de allí no se diferenciaba mucho de la de aquí. En la ciudad hay muchos ejemplos de estas construcciones, aunque muchas de ellas den el aspecto de que están ruinosas. Sin embargo, si os quedáis con ganas de más, siempre podéis visitar el Museo de Talsty, a 47 km de la ciudad, en el que hay reproducidas un montón.


4. Pasear y comprar algo en el Distrito 130: se trata de una calle peatonal con casas de madera que siguen el estilo del siglo XVIII. Lo que vemos aquí es una reconstrucción del 2011 que se hizo para conmemorar los 350 años de la fundación de la ciudad. Al final de la calle hay un inmenso centro comercial lleno de restaurantes y tiendas. Aquí siempre hay mucho ambiente, músicos y desfiles chinos cuando llega la hora de comer.


5. Darse un paseo por Konny Island: cruzando el puente sobre el río que atraviesa Irkutsk llegaréis a una isla llena de gente divirtiéndose. En ella hay quioscos, actividades para los niños, playas salvajes y un trenecito que recorre una parte.


6. Comer Cheburek y pozi: el cheburek es una empanadilla hecha con harina, agua y sal, rellena de carne picada y frita (aunque a veces tiene otros rellenos). Los pozi son dumpling rellenos de carne procedente de la cocina buriata (los habitantes autóctonos de zonas como Olkhon Island).



7. Dar un paseo por la calle comercial Uritskovo: La calle peatonal que lleva hasta el mercado también está llena de vida y de tiendas. Lo más característico de ella es una pequeña escultura de la Torre Eiffel, recordando que, allá por el 1900, Irkutsk era conocida como la París de Siberia.


8. Montarse en un tranvía antiguo: Los tranvías son el transporte público más antiguo de Irkutsk. Existen 7 rutas que funcionan todos los días. Las rutas más útiles son:
  • 1: Volzhskaya — Studgorodok. Con él es fácil llegar a la estación de tren, al Museo de los Decembristas, a Europa House y al centro.
  • 2: Estación de tren – Estación de tranvías. Con él es fácil llegar al mercado central y al centro.
  • 4ª: Estación de tren – Bratskaya Street en el distrito Rabocheye. Con él es fácil llegar al Museo de los Decembristas y al Irkutsk Datsan.
Precio de los tranvías en Irkutsk: 15 rublos.


ymtram.mashke.org

9. Probar el omul: El omul es un pez de la familia del salmón que sólo se encuentra en el lago Baikal y en los ríos que en él desembocan. Considerado un auténtico manjar en Rusia es  posible encontrarlo cocinado o ahumado, siendo esta última versión la preferida de los rusos, aunque su sabor puede resultar algo fuerte para los paladares menos acostumbrados.






Compártelo

Entradas relacionadas