Mostrando entradas con la etiqueta Suzdal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Suzdal. Mostrar todas las entradas

Día 7: Suzdal, el pueblo más bonito que visité en Rusia


A las 7’15 cogí el tren rápido Strizh desde la estación de Kurskaya para ir a Vladimir vía Nizhni Novgorod. Compré los billetes con un mes de antelación y aun así ya había muchísimos asientos ocupados. El billete de ida costó 693 Rublos por persona y el de vuelta 766. El vagón era igual que el de un Talgo español.

Con total puntualidad rusa, llegamos a Vladimir a las 11’00. El tren para muy poquito tiempo, por lo que hay que estar atentos a los anuncios que se escuchan para saber cuándo nos tenemos que bajar. La estación de Vladimir tiene varios kioscos y algunos venden café y desayunos, aunque cuando fui todo estaba agotado.

Crucé la carretera para dirigirme directamente a la estación de autobuses. Subí las escaleras para llegar a las taquillas y compré un billete para ir a Suzdal por menos de 100 rublos. Allí también había alguna tiendecilla con precios más baratos que en la estación de tren.

En el andén no había ningún turista. Fui preguntando a los autóctonos y me avisaron cuando llegó mi autobús. Me monté y allí me la liaron unas señoras porque los asientos eran numerados y yo no tenía ni idea. Arreglé la situación con ellas, a pesar de los gritos y los malos modos, y me intenté relajar en un bus sucio y anticuado.


En unos 50 minutos llegamos a la estación de autobuses de Suzdal. Allí no hay tiendas, tan sólo una máquina de café. La estación está aislada y Suzdal está a unos 15-20 minutos andando. Me bajé y me dirigí hacia el pueblo andando. Existe la posibilidad de pagar un suplemento para que el autobús os deje en el pueblo, pero el mío al parecer no podía hacer eso. En la puerta había varios taxis haciendo el agosto. Yo caminé para disfrutar del paisaje.

Suzdal es un pueblo pequeño y rural, donde parece que no pasa el tiempo. Cuando fui había turismo, pero no excesivo. Se podía pasear tranquilamente por sus calles y por sus caminos. Con una población de menos de 11.000 personas, cuenta con 200 monumentos arquitectónicos. Entre ellos hay cinco monasterios, más de 30 iglesias y varios museos. Junto con Vladimir está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad.



La verdad es que Suzdal me encantó. Fue el pueblo más bonito que visité en Rusia. Parecía un pueblo-museo. No hay trenes, no hay fábricas, no hay bloques de apartamentos… todo parece anclado en el pasado: un pueblo de campesinos, muchos ya dedicados al turismo, en el que las vacas y las gallinas campan a sus anchas entre la hierba. Parece que la contaminación tampoco tiene cabida aquí.

Hace un milenio, Suzdal fue la frontera de Rus, un principado con base en Kiev que extendió el cristianismo por Rusia construyendo iglesias, monasterios y fortalezas. En el siglo XII, fue la capital de un pequeño principado, aunque más tarde fue absorbido por Vladimir y luego por Moscú.


Pronto dejé atrás la hierba, el monasterio Vasielvsky y el camino junto a la carretera, para llegar a la calle Lenin, donde se encuentra la plaza del mercado. En ella hay multitud de tiendas de souvenirs, puestecillos de productos típicos, algún que otro restaurante caro… 




Mi primera visita fue para ver el Kremlin. Kremlin en Rusia designa una fortaleza. Ésta, en concreto, es más antigua que la de Moscú. Se construyó en 1024 y está rodeada por tres de sus lados por el río Kamenka.



El kremlin aloja la impresionante Catedral de la Natividad, uno de los ocho monumentos blancos de Vladimir y Suzdal incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Sus bellísimas cúpulas azules rematadas con oro, se crearon en 1220. Es el edificio más antiguo de la ciudad, estuvo allí incluso antes de que los mongoles llegaran.


El reloj del campanario de la catedral Pozhlestvenski, como todos los relojes de la ciudad tiene letras del alfabeto eslavo en lugar de números. La costumbre de indicar el tiempo con cifras lo trajo de Europa a finales del siglo XVII el zar Pedro I. Antes, los rusos marcaban el tiempo con uniones de letras: la "a" representaba la unidad, la "b" las dos, y para las decenas se usaba la familiar para cualquier europeo letra ´i´, que el alfabeto ruso ya ha perdido.

La entrada completa para ver el Kremlin cuesta 350 rublos. Con ella se pude visitar la Cámara de los Obispos, todas las iglesias del interior, la Catedral de la Natividad y varias exposiciones, como el Museo de los niños. A la salida, en la parte de atrás, hay unos servicios de pago.



Al lado del Kremlin está el Museo de Madera, construido a modo de antiguo poblado ruso. En el centro se encuentra la iglesia de la Transfiguración y a los lados hay isbas, pequeñas casitas de madera. Muchas de las construcciones que allí se muestran son edificios antiguos traídos de toda la región de Vladimir (la iglesia de la Transfiguración, por ejemplo, la trajeron del pueblo de Kozlyatyev y la de la Resurrección, de Patakino). La entrada cuesta 300 rublos.


Después de ver el museo, me di media vuelta para comprar algo en los puestecillos mientras veía los carruajes de caballos que llenan la calle principal en busca de turistas y me paré a visitar la Iglesia de la Anunciación.


Atravesé algunas iglesias hasta ver a lo lejos los monasterios de Sapso-Yefimev (masculino) y Pokrovsky (femenino) , que sirvieron de monasterio, fortificación y prisión. En su día fueron famosos por tener encerradas a las esposas de repudiadas de Iván el Terrible y Pedro I. Ambos estaban cerrados.

Al final de mi recorrido se encontraba el monasterio de San Eufemio, que protege la entrada norte a Suzdal. es el monasterio más grande del pueblo. A la entrada están la iglesia de la Anunciación, el campanario, la Catedral de la Transfiguración, la Iglesia de la Asunción, los aposentos del Padre Superior, la iglesia de San Nicolás, el antiguo hospital y la mazmorra, construida en 1764 para encerrar a los religiosos disidentes. Los bolcheviques usaron este monasterio como campo de concentración. Durante la Segunda Guerra Mundial, los oficiales alemanes e italianos que capturaron en la batalla de Stalingrado fueron encerrados en él. La entrada costaba 400 Rublos, pero también estaba cerrado cuando llegué. Mala suerte.


Después de ver todo lo que pude por fuera, volvií a la estación de autobuses andando para comprar el ticket para volver a Vladimir y tener algo de tiempo para visitarla.

Aquí tenéis más información sobre los precios y las exposiciones de Suzdal y Vladimir: http://vladmuseum.ru:8085/rus/visit/price.php


12 sitios imprescindibles que ver en Suzdal – El Anillo de Oro ruso


Desde la estación de autobuses podéis ir andando hasta el centro atravesando un paseo que os llevará, entre árboles y al lado de la carretera, hasta la plaza del mercado. Suzdal tiene una población de menos de 11.000 personas, pero cuenta con 200 monumentos arquitectónicos. Entre ellos hay cinco monasterios, más de 30 iglesias y varios museos. Junto con Vladimir está incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Pequeña, asequible, rural… se puede visitar a pie con facilidad.


Algunos de los monumentos más famosos son:

1. Monasterio Vasilievsky: es un monasterio ortodoxo compuesto de una catedral y de una iglesia del siglo XVII. La Basílica de la Gran Catedral del Monasterio de Vasilyevsky fue construida en 1662-1669 en el sitio de la antigua iglesia de madera. Un pequeño refectorio conecta con la catedral un campanario de tres niveles del siglo XIX, modestamente decorado con pilastras y cornisas talladas. A finales del siglo XVII, se erigió la Iglesia del Refectorio Sretensky de una sola nave. En su interior hay una hospedería.  http://svmonastyr.ru/


2. Torgovaya Ploshchad': en esta plaza hay cuatro iglesias, entre las que destaca la Iglesia de la Resurrección y la del Emperador Constantino.

3. Wax Museum: pequeño museo de cera en el que lo más llamativo es una gran cámara de tortura. Horrible. Hoy cuenta con más 150 figuras. No es muy visitado http://www.wax-museum.ru/



4. Suzdal Kremlin: fundado en el siglo XII, sirvió de base para el príncipe Yury Dolgoruky para gobernar el noroeste de Kyivan Rus y fundar la actual capital rusa. Está ciudad fortificada aloja unas cuantas calles y varias iglesias, entre ellas el grupo más importante de catedrales de Suzdal en Kremlyovskaya.

El kremlin aloja la impresionante Catedral de la Natividad, uno de los ocho monumentos blancos de Vladimir y Suzdal incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Sus bellísimas cúpulas azules rematadas con oro, se crearon en 1220.


Además, se puede visitar la cámara del Arzobispo (Arkhiyereyskiye Palaty), que contiene una exposición sobre la historia de Suzdal. Al final de la visita, se llega al Salón de la Cruz. Precio de la entrada: 350 Rublos. 

5. Museo de arquitectura de madera y vida campesina: un poco más alejado de la zona de las catedrales, este pequeño museo muestra cómo se vivía inicialmente den Suzdal. La visita se realiza a través de un corto paseo al aire libre cruzando el río. Molinos, herramientas, casas de madera, la iglesia de la Transfiguración y la de la Resurrección (s.XVIII).


6. Las iglesias Antipievskaya y Lázaro: paseando entre las calles más alejadas del centro, encontramos estas dos iglesias juntas, bastante sencillas, pero bonitas.


7. Deposition Monastery (Rizopolozhenskiy Zhenskiy Monastyr'): un pequeño monasterio con su propia plantación de verduras y hortalizas, que raramente se puede visitar por dentro. Necesita una renovación, pero merece la pena verlo por fuera para hacerse una idea de lo que fue. Se fundió en 1207, cerca del antiguo Kremlin y del río Kamenka. Los primeros edificios del monasterio eran de madera y ninguno de ellos ha sobrevivido hasta el día de hoy. La estructura más antigua que queda es la Catedral Risopolozhsky, construida a principios del siglo XVI.


8. Monasterio de la Intercesión (Pokrovsky monastery): fundado en el siglo XIV, fue el lugar donde los hombres poderosos de Moscú se deshacían de sus mujeres e hijas cuando ya no las querían. Hoy todavía hay monjas en él, cuya afición es la floricultura.


9. Monasterio Aleksandrovski: convento fundado en 1240, aunque sus construcciones actuales datan de finales del XVII. Es un sitio apartado en el que podréis ver la Iglesia de la Ascensión, el campanario con sus escaleras de más de 30 metros de altura, y otras construcciones de madera.


10. Tserkov' Simeona Stolpnika: una pequeñita iglesia ortodoxa con un coqueto campanario.


11. Iglesia de la Anunciación (Uspenskaya Tserkov'): otra iglesia pequeñita que engaña pues, a pesar de su modesto exterior, por dentro es toda una joya por todas las pinturas murales que tiene.


12. Monasterio de San Eufemio: fundado en el siglo XIV para proteger la entrada norte a Suzdal, es el monasterio más grande del pueblo. A la entrada se encuentra la iglesia de la Anunciación, el campanario, la Catedral de la Transfiguración, la Iglesia de la Asunción, los aposentos del Padre Superior, la iglesia de San Nicolás, el antiguo hospital y la mazmorra, construida en 1764 para encerrar a los religiosos disidentes. Los bolcheviques usaron este monasterio como campo de concentración. Durante la Segunda Guerra Mundial, los oficiales alemanes e italianos que capturaron en la batalla de Stalingrado fueron encerrados aquí.



Y para terminar, no dejéis de probar los dulces típicos de la zona: los Prianiki, una torta originario de Tula hecha de harina, matequilla, mermelada, miel, cardamomo, canela y jengibre. 


Cómo llegar desde Moscú a Vladimir y Suzdal



Vladimir está a 180 km de Moscú. La mejor manera de llegar a esta ciudad es cogiendo un tren por la mañana temprano. Os recomiendo que compréis los billetes por internet con bastante antelación.

Para comprar los billetes basta con registrarse en su página web, que está en inglés en Os llegará un email para confirmar el alta y ya tendréis vuestra cuenta online abierta para poder hacer reservas. Elegís el día, la hora y el tipo de tren que queréis. En función del tren escogido podréis elegir el tipo de asiento de entre los libres que aparecen en el gráfico, igual que en la página de Renfe.

Para finalizar, os pedirán rellenar los datos de los pasajeros, confirmáis la información de la reserva y la pagáis con la tarjeta de crédito. Una vez pagados, os presentará los billetes para que los imprimáis. Cuidado, para que todo sea correcto no podéis usar acentos en todo el formulario, ni siquiera al escribir vuestros datos personales.

Cuando lleguéis a la estación, basta con enseñar el billete de tren y vuestro visado para que os dejen montar.



Los trenes que tenéis que reservar son los que van dirección a Nizhni Novgorod (la línea con la que se inicia el Transiberiano). Los más interesantes son los de alta velocidad Strizh y Lastochka: 
  • El tren Strizh: tarda 1’39 h en llegar a Vladimir. Sale a las 07’15 y a las 11’00.
  • El tren Lastochka: tarda 1’45 h. Sale a las 07’15 y a las 09’30.
  • 7094M: sale a las 7’21 y tarda 2’46 h.
  • 6994: sale a las 8’05 y tarda 3’35 h.

Para la vuelta tenéis:
  • El tren Strizh: sale a las 17’59, a las 20’55 y a las 22’17. Tarda 1’41 h.
  • El tren Lastochka: sale a las 20’15 y tarda 1’45 h.
  • 145Y: sale a las 18’25 y tarda 3’10 h.
  • 6695: sale a las 18’42 y tarda 3’31 h.

Los trenes salen desde la estación de Kurskaya en Moscú. http://kursky.dzvr.ru/en/




Cómo ir a Suzdal

Desde la estación de trenes de Vladimir, basta con cruzar la carretera para encontraros con la estación de autobuses. Allí tenéis que subir las escaleras para llegar a las ventanillas y comprar directamente allí el billete para Suzdal. Los autobuses pasan cada 20 minutos. Los tickets van con los asientos numerados y cuestan unos 100 rublos por persona.

Suzdal se encuentra a 35 km de Vladimir. El autobús para en la estación de autobuses de Suzdal, que está a las afueras del pueblo. Parece ser que si no os bajáis del autobús, el conductor os pedirá pagar un suplemento por llevaros en autobús hasta el centro del pueblo, pero en nuestro caso no fue así.



Desde la estación de autobuses, podéis coger un taxi, aunque yo recomiendo que sigáis un caminito que sale a la izquierda y vayáis paseando y disfrutando del paisaje y de las casitas. Tardaréis unos 15 – 20 minutos en llegar.


La vuelta la podéis hacer del mismo modo. Llegáis a la estación de Suzdal, compráis el ticket, os montáis y volvéis a Vladimir. En Vladimir podéis quedaros a ver la ciudad y luego coger el tren de vuelta.

Yo cogí un tren Lastochka y llegué a Vladimir a las 8’54. En 2ª clase me costó 693 rublos. 

Ya en Vladimir, me fui directamente a coger el autobús y en menos de una hora estaba en Suzdal. Dediqué unas 3 – 4 horas a visitar lo más representativo y volví a Vladimir. Allí estuvevisitando la ciudad hasta las 17’59 que salía mi tren Strizh hacia Moscú. Llegué a las 19’40 y me costó 766 Rublos el billete.






Los trenes que cogí fueron iguales que en España. De hecho, eran Talgo. Muy cómodos, puntuales y limpios. Los autobuses, en cambio, estaban hechos polvo. Había gente que viajaba de pie y estaban muy sucios y viejos.